¿Vigilar y abusar? Foucault vuelve a ser noticia tras una acusación de abuso

¿Vigilar y abusar? Foucault vuelve a ser noticia tras una acusación de abuso

El filósofo francés, una de las plumas más lúcidas para analizar la sociedad contemporánea, fue acusado por el autor Guy Sorman de haber contratado a niños para tener sexo con ellos en 1969. "Los abusaba en un cementerio", reveló el acusador. Sombras sobre un autor clave.

MDZ Sociedad

MDZ Sociedad

El mundo académico está cruzado de dimes y diretes esta semana, tras conocerse una terrible infidencia que hizo que algunos admiradores incondicionales del célebre filósofo Michel Foucault revisaran su postura. El periodista, economista y pensador Guy Sorman (77) acaba de acusar al difunto autor de Las palabras y las cosas de haber abusado de niños. Nada menos.

A 37 años de la muerte de quien es considerado una de las luminarias de la época, Sorman le tira barro a su figura, en medio de una pandemia mundial que ha vuelto a poner en primer plano las ideas foucaultianas sobre el poder y el disciplinamiento social.

En una entrevista publicada en The Sunday Times, Sorman comentó algo que habría pasado en Túnez en 1969. Más precisamente, en la localidad de Sidi Bou Said.

Sorman dice que Foucault estaba rodeado de chicos de entre 8 y 10 años. “Les decía: ‘nos vemos a las diez de la noche en el lugar habitual’”, recordó.

"Foucault es como un dios en Francia"

Luego -contó el entrevistado- los encontraba en un cementerio local y "los abusaba sexualmente" a cambio de plata y entre las lápidas. Parece que ningún testigo se atrevió a denunciar lo que hacía uno de los autores que marcaban aquella época. “Foucault fue el rey filósofo. Es como un dios en Francia”, conjeturó, a modo de explicación, Sorman.

“Y hay una dimensión colonial en esto. El imperialismo blanco”, siguió, al considerar que Foucault jamás se habría animado a hacer eso en Francia.

"No hay que cancelar la obra de Foucault, sino verla desde una doble mirada"

¿Qué hacer entonces, con la obra de Foucault? Sorman lo explicó en otra entrevista que concedió a colegas franceses. "Lo que hizo Foucault con niños pequeños en Túnez, y que yo vi y que me reproché por no haber denunciado en su momento, me lleva no a rechazar la obra de Foucault, sino a mirarla de una manera diferente. Creo que sobre esto se habla mucho en Estados Unidos, la llamada cultura de la cancelación. No, no hay que cancelar nada, pero hay que verlo con doble mirada”, reflexionó.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?