Denuncian al Gobierno por irregularidades en la vacunación pediátrica

Denuncian al Gobierno por irregularidades en la vacunación pediátrica

Un grupo de abogados presentó un escrito ante la Defensoría de Niños, Niñas y Adolescentes pidiendo que se investigue si hubo negligencia o dolo en el diseño de la campaña pediátrica.

MDZ Sociedad

MDZ Sociedad

La denuncia fue realizada por un grupo de abogados, padres de niños y adolescentes con patologías consideradas de riesgo para covid-19. Señalaron que hubo irregularidades en la campaña de vacunación para niños de entre 3 y 11 años. A raíz de esto presentaron solicitaron que se investigue y se determinen responsabilidades por la aplicación de la vacuna Sinopharm a menores cuando la misma se encontraba aun en etapa experimental.  

No son antivacunas. Al contrario. Integran las redes de padres VacunaMe y mini VacunaMe creadas por ciudadanos preocupados por la falta de respuestas para los niños, niñas y adolescentes con comorbilidades. María Celeste Brunori, Francisco Da Giau, María Inés Giménez, Gastón Meta, Andrea Perepliochik y Marina Simiele son los abogados que firman la denuncia solicitando intervención urgente a la defensora de la niñez. 

"Se estarían violando derechos de niños consagrados en tratados internacionales, la Constitución Nacional y leyes nacionales, en forma inminente”, dice el texto de la denuncia presentada ante el organismo que encabeza Marisa Graham. Y sigue: "Resulta por demás llamativo que el anuncio del plan de vacunación par menores de 3 a 11 años se haya establecido en un contexto en donde se observaba una baja significativa de casos, la cual se venía desarrollando a lo largo de varias semanas". 

Los denunciantes indican que el nuncio del plan fue realizado antes de que la ANMAT se expidiera en relación a la utilización de la vacuna Sinopharm. Además, recuerdan que el mismo día del anuncio la Sociedad Argentina de Pediatría "ponía en duda la existencia de los informes vinculados a la vacuna de Sinopharm para el rango que se le pretendía utilizar". 

En la denuncia los padres de la red mini VacunaMe señalan “no entendemos cuál fue la razón de oportunidad, mérito y conveniencia que llevó al Ministerio de Salud de la Nación y a los ministerios provinciales y de la ciudad de Buenos Aires a ordenar de forma tan abrupta la vacunación de ese segmento de la población, en contra de los criterios del 97% de países del mundo". 

El documento da cuenta de cómo un día después esta sociedad profesional cambió su postura luego de una reunión con autoridades del ministerio de Salud y asesores del Gobierno en cuestiones ligadas a la vacunación. Luego de esto, miembros de la red de familias que integran mini VacunaMe solicitaron acceso a la información pública sin obtener respuesta. 

La denuncia detalla además cómo se falseo información a fin de avanzar con el plan de vacunación pediátrica. Y en este sentido, los abogados detallan su hipótesis: "la vacuna de Sinopharm se habría aplicado en el rango etario de chicos de 3 a 11 años en nuestro país, cuando la misma se hallaba aún en etapa de investigación científica”.

Los denunciantes aclaran que no cuestionan la vacuna Sinopharm sino el hecho de que "aún se hallaba en etapa de investigación (cuando) fue inoculada a menores de edad sin informar dicho estado a los pacientes y sin un consentimiento expreso de sus representantes legales”.

La denuncia presentada a la Defensoría de Niños, Niñas y Adolescentes exige que: 

  • se promueva la investigación por la vía que estime procedente a los fines de determinar las circunstancias y las responsabilidades bajo las cuales se comenzó a aplicar la vacuna de Sinopharm a chicos de entre 3 y 11 años sin respetar la normativa antedicha, sin estudios de Fase 3 debidamente notificados y sin el consentimiento informado explícito en el caso e menores discapacitados. 
  • se requiera informe al Ministerio de Salud de la Nación sobre las gestiones para la adquisición de vacunas de ARN mensajero la cuál cuenta con estudios públicos de Fase 3 y aprobada por la FDA recientemente. 
  • se promuevan políticas tendientes a requerir de las autoridades sanitarias la ampliación de la propuesta de vacunas dirigidas a la población infantil, en especial a la que padece patologías de riesgo, atento el derecho a una mejor calidad en salud y a la desconfianza generada por las propias autoridades sanitarias en la vacuna que decidieron aplicar. 
  • se dé intervención a la Auditoría General de la Nación para que informe si, en el caso de la vacuna de Sinopharm para chicos de entre 3 y 11 años, recibió los contratos de adquisición de acuerdo con la ley de vacunas para Covid-19.
Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?