Stevia: el endulzante natural que podrías plantar en una maceta

Stevia: el endulzante natural que podrías plantar en una maceta

¿Te gustaría endulzar tus infusiones de forma natural y saludable todos los días? Solo tenés que aprender a plantar stevia con estos trucos sencillos.

MDZ Sociedad

MDZ Sociedad

La denominación Stevia, que se ven en los "sobrecitos" comerciales que se compran en el mercado, se refiere a los glucósidos de esteviol que se extraen de la planta Stevia rebaudiana. Esta es una planta cultivada tradicionalmente en Paraguay con cualidades excepcionales y propiedades antibacteriales. 

Los especialistas en alimentación tienen claro que la stevia sigue siendo, por excelencia, la gran alternativa al consumo de azúcar. Según un estudio especializado, el uso de stevia contribuye a un estilo de vida saludable que puede ser utilizado por todas las familias sin sacrificar los sabores.

Sin embargo, más allá de que se puede comprar en cualquier mercado de alimentos naturales, si se ahonda más sobre el origen de la planta y sus beneficios, podría ser una excelente opción cultivarla en una maceta y conseguir un producto 100% orgánico, libre de los conservantes industriales que vienen "en el sobrecito".

Si te gustaría saber más sobre otros productos naturales que se pueden cultivar en el hogar, te recomendamos nuestra nota sobre huertas en casa con tips para ahorrar y comer mejor.

¿Cómo plantar stevia en simples pasos?

Según la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) se fijó una cantidad de ingesta diaria de stevia que sería aceptable. Lo ideal, es consumir solo 4 miligramos de stevia por cada kilo de peso corporal al día.

Aun así, es interesante conocer y aprovechar las beneficiosas propiedades medicinales que tiene. 
Hay diferentes procesos para plantar stevia... ¡hasta en una maceta! Algunos son:

  • Con semillas de stevia. A partir de su siembra, tardan un tiempo en crecer y lo hacen aproximadamente a unos 15 cm de altura. Por esta razón es que se sugiere hacer el cultivo de las semillas primero en un jardín amplio. 
  • La siembra protegida se realiza siempre a finales de invierno. La reproducción es por brotes y sucede en primavera. De esta manera comienza a reproducirse de forma rápida y para los principiantes es ideal. 
  • Se aconseja ir tomando una rama sin flores e ir haciendo el esquejado. Una vez que las plantas fueron creciendo lo suficiente, se procede a plantar la stevia en macetas, con piedras livianas para un buen drenaje.

La planta necesita de un sustrato esponjoso que tenga la capacidad de drenar bien para que las ramas no se pudran. Para conseguir el sustrato, se puede usar una mezcla de humus de lombriz y tierra.

Cuando se trasplantan las plántulas, se deben regar 1 vez al día durante la primera semana y, con el tiempo, se va espaciando el riego siempre asegurando que la tierra se mantenga húmeda. 

Es importante que tenga luz, pero en la sombra. La planta de stevia puede recibir el sol directo solo luego del primer mes de haber sido trasplantada.

Cuando finaliza el otoño es el momento ideal para la poda. Se verá que tiene muchas flores y las ramas son las que se irán cortando con mucho cuidado para ponerlas a secar.

Un dato muy útil es que, para poder usar las hojas secas durante todo el año, habrá que colocarlas en un lugar muy oscuro, seco y aireado a la vez. También, se pueden colgar o dejarlas simplemente sobre un papel. 

El procedimiento es sencillo, pero requiere de dedicación, paciencia y atención. 

Si te quedaron dudas o te gustaría descubrir alguna receta que contenga stevia te invitamos a escribirnos a contacto@mdzol.com y responderemos a la brevedad.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?