Cómo son los cuatro test argentinos para detectar el coronavirus

Cómo son los cuatro test argentinos para detectar el coronavirus

Con la aprobación del nuevo test serológico rápido desarrollado por investigadores de la Universidad de La Plata, ya son cuatro los instrumentos similares creados en el país que se destinan a la búsqueda de anticuerpos como de detección del coronavirus.

Redacción MDZ

Redacción MDZ

Con la aprobación del nuevo test serológico rápido desarrollado por investigadores de la Universidad de La Plata, ya son cuatro los instrumentos similares creados en el país que se destinan a la búsqueda de anticuerpos como de detección del coronavirus, y con los que se está trabajando en los mecanismos de vigilancia, diagnóstico, selección de plasma y cuantificación de anticuerpos en ensayos clínicos, entre otras funciones.

La Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnologías (Anmat) aprobó el lunes pasado el FarmaCov test, una prueba serológica rápida que detecta anticuerpos a partir de una gota de sangre que se coloca en una tira química reactiva, donde aparece una línea (negativo) o dos líneas (positivo), similar a como funcionan los test de embarazo. El tiempo de análisis de esta prueba es de aproximadamente 5 a 10 minutos con un valor predictivo positivo del 94%, según informaron sus desarrolladores.

Esta detección de anticuerpos es un indicador de que la persona está o estuvo con el virus, por lo que de todas formas se necesita la confirmación de laboratorio de que la persona tiene en ese momento el SARS-Cov-2 mediante las pruebas tradicionales como las PCR o las LAMP.

El test fue creado por científicos del Centro de Investigación y Desarrollo en Fermentaciones Industriales CINDEFI, ubicado en la Facultad de Ciencias Exactas, dependiente de la UNLP y el CONICET, y desarrollado y producido en conjunto con Bamboo Biotech SAS y Farmacoop Lta; en la producción de insumos también participó Instituto de Investigaciones Fisicoquímicas Teóricas y Aplicadas (INIFTA), dependiente de INTA y Conicet.

CovidAr

El primer test serológico de fabricación nacional es el CovidAr IgG, que se presentó el 6 de mayo del año pasado y fue desarrollado por investigadores de Conicet y la Fundación Instituto Leloir (FIL), con apoyo del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación (MINCyT) y la Agencia Nacional de Promoción de la Investigación, el Desarrollo Tecnológico y la Innovación en el marco de "Unidad Coronavirus".

Unos meses después, en agosto, se presentó el CovidAr IgM que permitía la medición de otros anticuerpos, sirviendo como complemento del anterior, ambos producidos por el laboratorio nacional Lemos. "Al día de hoy se produjeron 1.100.000 determinaciones y ya se distribuyeron en forma de donación unas 800.000 a autoridades de salud a nivel municipal, provincial y nacional", detalló a la agencia de noticias Télam Andrea Gamarnik, jefa del Laboratorio de Virología Molecular de la FIL, investigadora del CONICET y responsable del proyecto.

"Además los test se donaron para distintos estudios clínicos, para estudios en geriátricos, personal de salud de hospitales de todo el país, estudios de seroprevalencia en barrios (entre otras aplicaciones). También se emplearon para cuantificar anticuerpos en personas convalecientes que donaron plasma para tratamientos", añadió.

Recientemente, el grupo liderado por Gamarnik publicó en la revista científica PLOS Pathogens una investigación en la que a través del uso de CovidAr pudieron determinar que un 95% de las personas que tuvieron Covid-19 desarrolla anticuerpos a los 45 días, entre otras conclusiones que permiten comprender mejor la respuesta del sistema inmune.

Neokit

Unos días después, también se aprobó en la Anmat el uso del NEOKIT-COVID-19, otro test rápido de detección serológica que fue desarrollado por un grupo científico del Instituto César Milstein, en asociación con la empresa NEOKIT SAS, formada sobre la base de un Consorcio Público-Privado (CAPP) entre el Conicet y el Laboratorio Pablo Cassará S.R.L.

El Neokit permite la detección de material genético del virus a través de una tecnología que se conoce como amplificación isotérmica mediada por bucle (LAMP, por sus siglas en inglés), lo que permite diagnosticar si la persona tiene el SARS-Cov-2. "Hasta diciembre se produjeron 1,3 millones de determinaciones. Se vendieron 350.000 de Neokit común y 130.000 de la versión plus (sin extracción del ARN)", describió Adrián Vojnov, investigador jefe del Laboratorio de Fitopatología Molecular del ICT Milstein y referente del proyecto.

La provincia de Buenos Aires encargó 200 mil determinaciones de este test, en efecto el NEOKIT PLUS es el que se está usando en la red de diagnóstico para la temporada; en tanto que Formosa pidió 60 mil; además se exportaron a Panamá 70 mil determinaciones y se está en proceso para exportar a Canadá.

ELA-CHEMSTRIP

Otro de los test nacionales que detecta el virus es el ELA-CHEMSTRIP, desarrollado por científicos del Instituto de Investigaciones Biotecnológicas (IIBIO, CONICET-UNSAM) y de la Universidad de Quilmes en asociación con las empresas de base tecnológica CHEMTEST y Productos Bio-lógicos SA (PB-L) y fue aprobado el 13 de junio.

Este test, que también funciona utilizando amplificación isotérmica mediada por bucle, distribuyó entre julio y diciembre unas 350 mil determinaciones. "La mayoría se utilizó en hospitales públicos del conurbano bonaerense y en menor medida se enviaron a las provincias de Santa Fe, Santiago de Estero, Salta, Jujuy, Entre Ríos, Río Negro, Tierra de Fuego y Santa Cruz", informó Diego Comerci, investigador de la UNSAM y coordinador del desarrollo.

Asimismo, añadió que "en el sector privado estamos trabajando con grandes sanatorios de la Ciudad de Buenos Aires, Rosario, AMBA y Mendoza".

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?