Ahora, más que nunca: cómo hacer Feng Shui en casa

Ahora, más que nunca: cómo hacer Feng Shui en casa

Implementa esta filosofía china que genera energía positiva, ayuda a equilibrar los pensamientos en un año especial de pandemia y mejora los espacios del hogar.

MDZ Sociedad

MDZ Sociedad

El Feng Shui es una filosofía china que mejora la energía en la ocupación consciente y armónica del espacio. 

Ahora más que nunca -después de vivir un difícil 2020 de pandemia por covid- hay que saber cómo lograr que todas las energías vuelvan a armonizarse. 

La segunda ola de rebrote de covid-19 parace no dar respiro y hay que seguir quedándose en casa. Nunca fue un mejor momento para replantear las energías del hogar y descubrir qué espacios tienen el potencial de reinventarse.

Mejorar la energía del hogar es sencillo y, sobre todo, económico. Lo más importante del Feng Shui es que logra influir en la consciencia del espacio con su energética positiva y holística. De esta forma, lo que consigue, es mejorar la calidad de vida.

Feng Shui significa “viento y agua” y, en sus comienzos, solo trataba el estudio de la naturaleza, con el clima y los astros.

¿Cuáles son los principios básicos del Feng Shui?

Por su gran magnitud, no es tan fácil analizarlo en profundidad. Sin embargo, esta filosofía tiene 3 aspectos fundamentales sobre los que se basa:

  • CHI - ENERGÍA VITAL. Se trata de la disposición del espacio y la orientación de los objetos. Su objetivo principal es generar energía positiva en la vida y se divide en 2: el Ying y el Yang.
  • YING YANG. Siempre están presentes en todo lo que forma el universo con sus 2 caras, la positiva y negativa, lo bueno y lo malo.
  • MAPA BAGUA. Es un dibujo con 8 lados y hace referencia a los puntos por donde se mueve la energía en cualquier hogar. 

Ahora bien, teniendo en cuenta la importancia del Feng Shui y su energía para armonizar un hogar, se pueden utilizar ciertos elementos -que bien aprovechados- podrían llegar a cambiar absolutamente el estrés o el cansancio de este año difícil que se vivió:

  • La luz
  • Los colores
  • Los adornos
  • Los pasillos y rincones
  • El orden
  • Las plantas
  • Los sonidos
  • Las puertas
  • Las ventanas 
  • Los pisos
  • Objetos que ya no se deberían tener

Entre todos esos elementos y posibles ubicaciones de la casa que se podrían comenzar a modificar, también están los cambios en la habitación: su orientación, sacar cosas que cuelguen, rever la iluminación, corroborar que las puertas se cierren bien, ver dónde están ubicados los espejos y si hay plantas interiores.

El Feng Shui, como se dijo al comienzo, abarca un amplio y profundo espectro  interminable ya sea en el amor, en los espacios de un hogar, en el trabajo y siempre aumentando la energía, productividad y riqueza.

Es momento de realizar limpiezas profundas tanto internas como externas. Pensar en qué colores nos dan armonía, qué aromas nos tranquilizan, o por dónde podemos dejar ingresar más luz.

El Feng Shui no debe confundirse con un impulso de consumo: dentro del hogar están todos los elementos para aplicarlo; la gracia está, justamente, en renovar y remover.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?