Hay equipo: los mendocinos que aportan a la logística contra el covid

Hay equipo: los mendocinos que aportan a la logística contra el covid

No están en la trinchera con los profesionales de la salud pero desde sus trabajos en los municipios o a través de voluntariados hacen su aporte para frenar al virus. Tres experiencias ejemplares: los rastreadores del covid, los estudiantes voluntarios y el personal legislativo en el Central.

Rubén Valle

Rubén Valle

La emergencia sanitaria ha demostrado que además de demandar conocimiento, fondos y tecnología, también requiere de una cantidad extra de recurso humano para enfrentar al coronavirus en todos sus frentes, algo que la primera línea -léase médicos, enfermeros y demás trabajadores de la salud- no alcanza humanamente a cubrir. 

Hoy, además del personal específico, son cada vez más los trabajadores del Estado y de organizaciones sociales, los voluntarios particulares y los estudiantes convocados expresamente, que complementan esa lucha cotidiana contra el virus global. 

En esa política de abrir el juego, San Rafael creó una suerte de división "rastreadores del covid-19" integrada por unos 50 empleados municipales para buscar contactos estrechos de pacientes con coronavirus y una vez detectados prevenir nuevos contagios. 

La iniciativa sureña replica, según el intendente Emir Félix, un método aplicado exitosamente en Alemania, Italia y España. El sondeo se realiza a través de varías vías: personalmente, por teléfono e incluso por medio de las redes sociales. 

La información detectada confluye en el Observatorio Covid local para darle forma al mapa de contagios, nexos y contactos estrechos. 

Otra experiencia "antivirus" une a la comuna de Godoy Cruz, la secretaría de Bienestar de la UNCuyo y la filial Mendoza de Cruz Roja Internacional que impulsan una convocatoria para jóvenes de 18 a 25 años. Su tarea es abordar y acompañar problemáticas que surgen como consecuencia de la pandemia en la provincia. 

Esta propuesta tiene un fuerte valor simbólico porque son los propios jóvenes los que deben advertirle a chicos y chicas de su edad que tomen conciencia, apliquen medidas de protección para ellos y los demás y respeten las disposiciones gubernamentales.



La idea, explican, surgió después de constatar que en el periodo de marzo a agosto se advirtió que un gran número de jóvenes contrajeron el virus. Aunque este grupo etario no sea en teoría el de mayor riesgo frente a la enfermedad, sí tiene un papel protagónico como factor de viralización que puede perjudicar a los sectores de riesgo (sus padres, abuelos, los adultos mayores en general).

La Legislatura provincial también es parte de este combo solidario "en tiempos de guerra". Desde la semana próxima, personal de las Cámaras de Senadores y Diputados realizará tareas de colaboración voluntaria para apoyar a los trabajadores del Hospital Central.

"La idea es ayudar en áreas, principalmente de logística, en las que hay profesionales de la salud que hoy están desarrollando esas tareas. De este modo, las autoridades del Hospital podrán liberar a estos profesionales para que puedan trabajar atendiendo a las personas hospitalizadas", explicó Pablo Gómez, secretario administrativo del Senado. 

Sea por decisión política de las áreas en las que trabajan o por simple voluntad de aportar a la lucha epidemiológica, son cada vez más los mendocinos comprometidos en la diaria batalla contra el virus. Un mandato social frente al cual se caen todas las grietas y disputas mezquinas de la política.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?