Caso Aliaga: los acusados aún no conocen las pruebas en su contra

Caso Aliaga: los acusados aún no conocen las pruebas en su contra

A más de dos meses de la desaparición del empresario, el fiscal Fernando Alcaraz avanza en la investigación. La causa, de hecho, ya supera las 1200 fojas. Sin embargo fuentes allegadas a la defensa reportan que aunque se abrió el secreto de sumario todavía no han accedido al expediente. Las pistas.

Facundo García

Facundo García

El expediente que inauguró la Justicia Federal para investigar la desaparición del ex aduanero Diego Aliaga (51) ya debe ser transportado en angarilla, o casi. Consta de unas 1290 fojas que ocupan 5 cuerpos. Es claro que el proceso -que tiene la carátula de secuestro extorsivo- estará lleno de vericuetos. Pero lo notable es que tras el fin del secreto de sumario ordenado este martes, fuentes allegadas a la defensa de los imputados contaron a MDZ que aún no se les ha dado la oportunidad de analizar la causa en detalle.

En criollo, esto significa que los acusados, Diego Barrera (50), Bibiana Sacolle (56), Gastón (28) y Lucas Curi (26) todavía no saben cuáles son las pruebas concretas que hay en su contra. Mientras, siguen tras las rejas en el penal de Almafuerte.

Se sabe: el aumento de contagios por la pandemia demora las rutinas tribunalicias. Se espera que en los próximas horas se habilite a los abogados el ingreso al expediente digital, para que puedan verificar cuáles han sido los resultados de los numerosos allanamientos que se realizaron en los últimos días.

Yo allano, tu allanas

Aliaga y Barrera tenían algunos negocios juntos. El 28 de julio quedaron en reunirse para ir a ver una propiedad en Rodeo de la Cruz (Guaymallén) donde pensaban abrir una clínica de rehabilitación. Aliaga salió de su casa en Palmares -se cree que junto a una trabajadora sexual- y luego su rastro se pierde. Se dice, eso sí, que tiempo después Barrera ingresó en ese barrio privado a bordo de la camioneta que hasta ese momento estaba usando el hombre desaparecido.

Todavía resta desentrañar por qué usó el auto de su socio, y qué fue a hacer a esa vivienda

¿Y Aliaga? Es el gran interrogante. En un momento, alguien llamó a la familia para lanzar una frase que a estas alturas es un leit motiv de la pesquisa: “Dejá de mover el avispero. Andá buscando un palo verde y ya te vamos a llamar". Por eso el hecho se investiga como secuestro extorsivo. Igual, nunca más llamaron.

El fiscal Fernando Alcaraz ha solicitado numerosos allanamientos. Hasta se han usado perros rastreadores para ver si detectan restos humanos. Uno de los procedimientos fue en la mencionada propiedad de Rodeo del Medio, otro en un galpón de la 4ta sección de Ciudad, otro reciente en una casa de Las Heras y otro larguísimo que se concretó ayer en la casa del barrio Dalvian donde habitaban Barrera y su familia.

El operativo de Las Heras se relaciona con la intención de detectar más pistas alrededor del llamado extorsivo. Según algunas versiones, cerca de ese sitio Gastón Curi compró un celular con el que luego se concretó el contacto para pedirle dinero a la familia de Aliaga. Obviamente, puede haberse tratado de una estrategia para desviar la atención.

El procedimiento del Dalvian, en tanto, se hizo este martes y duró más de 10 horas. En este caso se secuestró documentación, algunos teléfonos y hasta la netbook de S. (18), la hija de Barrera y Sacolle. Resta por revisar en qué consisten esos documentos y qué gravitación tendrán de aquí en más. 

 

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?