Estudiantes de último año de medicina reclaman terminar sus prácticas y poder ayudar al sistema sanitario de Mendoza

Estudiantes de último año de medicina reclaman terminar sus prácticas y poder ayudar al sistema sanitario de Mendoza

Se trata de 160 alumnos del último año de la carrera que, producto de la pandemia, no pudieron realizar sus prácticas finales obligatorias en los hospitales y centros de salud. Consideran que, por la cantidad de horas cursadas, podrían ayudar en los efectores de salud.

Gonzalo Conti

Gonzalo Conti

Que la pandemia de coronavirus trastocó la vida de las personas, a esta altura, es una obviedad. Sin embargo, para algunas fue más caótico que para otras, y es lo que pasó con los estudiantes del último año de medicina de la Universidad Nacional de Cuyo (UNCuyo), que iniciaron el año con el objetivo de realizar sus prácticas finales obligatorias para, en diciembre de 2020, poder festejar por haberse recibido.

Sin embargo, lo que en febrero parecía un objetivo claro y concreto para estos 160 alumnos, con el inicio de la cuarentena empezó a parecer un tanto más complejo y, con el pasar de los meses, parece más una utopía que una posibilidad real.

Por ese motivo, los estudiantes está reclamando a las autoridades, tanto universitarias como gubernamentales, que les permitan realizar sus prácticas de manera presencial en los efectores de salud de Mendoza. De esa manera, además, se reforzaría un sistema sanitario que está en problemas producto de la cantidad de contagios que registra la provincia.

La situación fue explicada a MDZ por Juan Manuel MontbrunConsejero Directivo de la facultad de medicina, quien detalló: "Empezamos a cursar la práctica final obligatoria, que es lo mismo que el sexto año, en febrero de este año. Cuando estábamos por empezar la quinta semana de cursado se anunció la cuarentena en la provincia y a nosotros nos cortaron las prácticas. La Facultad modificó las prácticas, que son 10 semanas habitualmente, decidiendo que íbamos a hacer 4 semanas virtuales y 4 presenciales, empezando la presencialidad en agosto".

A pesar de haber terminado en julio el cursado virtual, la situación epidemiológica de Mendoza en agosto no era la esperada en marzo, incluso era peor respecto de los meses previos, por lo cual les avisaron a los estudiantes que no podrían empezar a cursar porque la Facultad no tenía autorización para que sus alumnos asistieran a un hospital o centro de salud.

"Hoy el problema es que la Facultad tiene armado un plan de cursado pero el ministerio de Salud no nos permite ingresar a ningún efector de salud, lo cual nos impide avanzar".

Proyección versus realidad

Básicamente, lo que buscan los estudiantes es saber qué pasará con ellos para tener un panorama un tanto más claro de su futuro cercano.

"Nosotros teníamos pensado recibirnos en diciembre, pero lo único que sabemos es que eso no pasará. Que nos recibamos en febrero, marzo, abril o más adelante, no lo sabemos", lamentó Montbrun.

Por ese motivo, el reclamo consiste en poder terminar el año cursando la mayor cantidad de semanas que se pueda. "Está el temor de empezar a cursar recién en febrero y terminar en abril. Es una locura porque teníamos previsto recibirnos el 16 de diciembre", añadió.

En ese sentido, y entendiendo que es difícil el panorama de aquí a fin de año, Montbrun aseguró que a los estudiantes no les molestaría rendir a principios de febrero, pero no quieren que la situación se posponga hasta abril o mayo de 2021.

"Podemos ayudar"

Por otra parte, y pensando en la situación actual del sistema sanitario de Mendoza, los estudiantes entienden que están en condiciones de ayudar.

"Todos los que estamos en este nivel ya tenemos más de 5.500 horas de cursado de la carrera, muchos ya más de 6.000, y el sistema de salud se está saturando. Los médicos están cada vez más complicados por los contagios, y hay en la Facultad de Ciencias Médicas 160 estudiantes más que capacitados para ayudar a hacer el triage de los pacientes como en otras cosas que no se están haciendo", dijo Montbrun.

En ese sentido, consideró que muchos médicos están destinados a la atención de la covid-19, pero que las personas siguen padeciendo afecciones típicas como infartos, ACV, y distintos traumatismos. "Los niños no están teniendo control de niño sano porque los pediatras están abocados a otras cosas", ejemplificó.

"Mendoza no va a tener nuevos médicos y médicas, mínimo hasta marzo o abril del año que viene, con una pandemia que no va a terminar este año. No somos ajenos a la circunstancia, sabemos lo que vive el mundo, pero pasaron 7 meses y no hay respuesta", cerró el Consejero Directivo.

En la Facultad son optimistas

Desde la UNCuyo no solo reconocieron el problema, sino que además agregaron que hay otro grupo de estudiantes, mucho más pequeño, que está atravesando la misma dificultad.

"Este año la cohorte 2019 terminó recibiéndose en marzo, como se acostumbraba. Por una resolución la cohorte 2020 iba a terminar este año en diciembre y no en marzo del 2020. De la 2019 quedó un grupo muy pequeño, de 16 estudiantes, que no pudieron finalizar, y lógicamente los de este año han tenido dificultades porque debían cursar en hospitales", explicaron.

Si bien admitieron la complicación para sus alumnos, destacaron que "no han podido hacer nada porque son prácticas que el ministerio de Salud no habilitó para los estudiantes por el contexto de la pandemia".

Sin embargo, confirmaron que en las últimas horas llegó a la UNCuyo una resolución nacional en la cual habilitan a las distintas unidades académicas de medicina del país a que evalúen de qué modo poder acreditar algo del cursado que no pudieron realizar.

"Es real el reclamo y que todavía no hay respuesta certera, pero habría novedades en breve. Ahora esa resolución debería pasar por el Consejo directivo de la facultad y de allí podría salir una propuesta, por lo que algo podrán acreditar", explicaron, dejando un ápice de esperanza para que el problema se solucione.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?