La desgarradora carta de un médico que renunció tras ser atacado por familiares de un muerto por covid

La desgarradora carta de un médico que renunció tras ser atacado por familiares de un muerto por covid

"Estoy cansado de tener que elegir a quién darle una cama y a quién darle un tubo de oxígeno semivacío. No doy más”, se lamentó el médico salteño en su cuenta de Facebook.

Redacción MDZ

Redacción MDZ

Un médico de guardia del hospital San Vicente de Paul, Orán, en Salta, decidió renunciar tras sufrir una violenta agresión de familiares de una persona que murió por coronavirus en su lugar de trabajo. Daniel Gatica se desempeñaba como residente. 

En esa provincia el sistema de salud está colapsado y los casos continúan aumentando diariamente. A día de hoy, Salta cuenta con 94 muertos y 6.762 infectados.

En un posteo en Facebook, Gatica realizó un duro descargo: “Hoy viví, uno de los días más tristes de mi vida como profesional, hoy sentí el peso de esta maldita pandemia. Hoy 13 septiembre dije Basta, basta, fueron 12 días de puro estrés de solo dar malas noticias, de tener que estar en todos lados, de no dormir, de comer lo que venga, de no tomar agua por horas y horas”.

Y agregó: "Luego de una agresión física y al alma por parte de una sociedad hipócrita e injusta que cuando se tenía que cuidar, todo era joda y joda, y hoy lloran a sus muertos y reclaman atención”.

El sábado por la tarde, familiares de una persona que murió por covid-19 apedrearon la guardia del Hospital San Vicente de Paul. Esto fue la gota que rebalsó el vaso para que Gatica renunciara. 

“Estoy cansado de tener 3 óbitos en una tarde o 5 en una noche y saber que nunca hay cama en terapia, que estamos solos, que no hay que molestar y arreglarse con lo que hay, días y días de guardia en emergencia donde hace más de un mes el oxígeno es un lujo”, explicó. 

“Me cansé de atar con alambre, de hacer lo imposible, de seguir protocolos que sabemos que no sirven, de tener que elegir a quién dar una cama y a quién darle un tubo de oxígeno semivacío y una camilla o una silla", continúo su descargo. 

El médico se lamentó y le puso fin a su trabajo: “Hoy digo basta. Hoy siento que fracasé, hoy dejo el lugar que amé, el lugar que me enseñó, que me guió, que hizo lo bueno y lo malo que soy. No puedo más”.

Por último, aclaró: “Lo siento mucho por la Guardia y por la gente que necesita atención, pero así no se puede, esto ya es costumbre Hace más de 3 años que trabajo en emergencias 24 horas todos los sábados... y cada día es peor”.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?