"Se sintió amenazado": desesperada búsqueda de un mendocino en México

"Se sintió amenazado": desesperada búsqueda de un mendocino en México

Marcelo Adrián Lucero (45) viajaba desde Estados Unidos hacia Mendoza. El viernes salió a caminar con un grupo de personas y por algún motivo percibió peligro, por lo que decidió volver solo. Desde entonces se desconoce su paradero. La familia lo busca.

Facundo García

Facundo García

fgarcia@mdzol.com

Marcelo Adrián Lucero (45) venía pensando en su viaje de regreso a Mendoza desde hacía mucho. Pero primero lo frenó la pandemia y eso lo obligó a quedarse en Dallas (EE.UU), donde vivía. Luego, el 20 de agosto, agarró la ruta y tomó rumbo sur, hacia la frontera. Pero entonces ocurrió otro incidente que tiene a su familia muy preocupada. El viernes, tras llegar a San José del Cabo (México), salió a caminar con algunos desconocidos y por motivos que se investigan se separó del grupo. Todavía no se sabe dónde está.

"Mi hermano no tiene ningún antecedente psiquiátrico ni toma medicamentos. Es una persona con carácter, pero perfectamente racional", cuenta a MDZ Mario, el hermano de Marcelo. "Por algún motivo decidió separarse, y es extraño, porque dejó su moto, su carpa, su billetera. Carga solamente las zapatillas, una remera, una bermuda y el celular, que no parece tener conexión".

Con el transcurrir de las horas, crece el misterio sobre el paradero de este mendocino que creció entre Dorrego y Coquimbito. Repasar los detalles de su historia es el primer paso para resolver la incógnita.

Una foto de hace unos días.

Gran Sur

Si uno toma un mapa de los Estados Unidos, verá que hacia el sudoeste hay una pequeña península, la de Baja California, que ya está en territorio mexicano. Es un área de gran belleza, con playas y riqueza paisajística. Tras largas jornadas -viajó entre 8 y 12 horas por día-, Marcelo Adrián llegó hasta San José del Cabo, donde se encontró con Juana Esther García Cortaza (55), la ex esposa de un amigo, quien le ofreció parar en su casa.

El trayecto que hizo Marcelo hasta ahora. 

El hermano sigue el relato: "se encontró con esta señora el miércoles. El jueves salieron a caminar por unas playas que hay por ahí y el viernes hubo una reunión con amigos de ella en una propiedad que queda en el municipio de Santiago. Él en un principio se sintió a gusto, armó su carpa en ese otro sitio y todo. Cuando la mujer se fue a dormir aceptó la invitación de algunos de los presentes de ir a caminar hacia El Chorro, unas termas cercanas. Eran las 10 de la noche".

La zona es montañosa.

Salieron con linternas. El trayecto discurría por un camino de montaña y duraba unos 20 minutos. Al llegar al sitio, estas personas se zambulleron en las aguas termales. "Acá pasó algo -continúa el hermano-. Mi hermano no se metió al agua. Los testigos me cuentan que en un momento a él se le altera la cara y les dice que no se siente bien y que 'algo cambió'". 

"La gente de allá me dice que 'se sintió amenazado'" (Mario, hermano del hombre desaparecido)

Ya en el camino de regreso, Marcelo seguía serio. "Yo no sé si habrá escuchado algo que lo preocupó o qué. La gente de allá me dice que 'se sintió amenazado'. Pero esa es una idea muy amplia. No creo que haya sido un malentendido porque él tiene muchos amigos mexicanos y conoce a la perfección cómo hablan ellos", sigue el familiar, consternado.

¿Adónde me llevan? ¿Qué me quieren hacer?— insistió Marcelo de acuerdo con los testimonios. Desde el grupo, algunas personas le respondieron que se tranquilizara, que ya iban hacia la casa.

Como sea, al llegar a una bifurcación Marcelo decidió tomar un camino diferente al del resto del grupo. Los relojes marcaban las 2 de la madrugada. 

Marcelo Lucero tiene 45 años.

Alarma

Los locales aseguran que lo salieron a buscar. La mujer que lo alojaba se despertó, y al ver que su amigo no estaba desarmó la carpa de Marcelo -incluso adentro estaba su billetera- y volvió a su domicilio, creyendo que quizá el hombre había vuelto a dedo. Nada, sin rastros. Incluso la BMW F800GS en la que viajaba el mendocino sigue intacta.

Desde aquella velada no hay más datos. "Para mí que escuchó algo que lo puso en estado de alerta -concluye el hermano-. Él conoce México, es una persona inteligente. Desde acá solo me llegan los testimonios de quienes denunciaron su desaparición el domingo. Es difícil tener certezas. Ojalá que esté bien".

Marcelo Adrián Lucero tiene cinco hijos. Tres viven en Mendoza y dos en EE.UU. 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?