Reclamos, incertidumbre y cuentas impagables: una realidad que pesa sobre la actividad deportiva

Reclamos, incertidumbre y cuentas impagables: una realidad que pesa sobre la actividad deportiva

Una considerable cantidad de profesores y profesoras de educación física reclamaron al gobierno provincial que la actividad en gimnasios sea exceptuada.

Diego Gubinelli

Profesores de educación física y dueños de gimnasios se movilizaron a Casa de Gobierno con el fin de obtener una respuesta ante la catástrofe económica que impacta a ese rubro laboral. La crisis está causando estragos en diversos sectores, no obstante, dueños de gimnasios y piletas consideran que el trato gubernamental es injusto, ya que existen posibilidades de reapertura progresiva, al igual que lo que ha ocurrido por ejemplo con los comercios gastronómicos.

Entre llovizna, viento y un penetrante frío; ciudadanos mendocinos hicieron su reclamo de manera pacífica y respetando protocolos de distanciamiento social. Cada persona presente tenía su historia personal en relación a cómo es sobrellevada la pandemia. Sin embargo, cada rostro compartía la misma mirada llena de incertidumbre. Algunos presentes alzaban su voz al cántico de “queremos trabajar, queremos trabajar”, mientras que pensaban en todas las cuentas, sueldos y demás gastos que deberán afrontar una vez que el reclamo cese y hayan vuelto a sus hogares.

En mi casa tengo una pileta con 30 empleados y he estado pagando el 70% de sus sueldos con lo que puedo. Pasan los días, siguen llegando facturas y nosotros tenemos que asumir este costo con ahorros o plata prestada. Llega un punto que ya no se puede más”, expresó un profesional de la actividad que –posteriormente- contó tienen protocolos listos para aplicar en algunos casos.

“En las clases grupales de spinning se desinfecta cada bicicleta antes de que cada persona la utilice, siempre respetando el distanciamiento social correspondiente. En el caso del CrossFit, se le entregaría un kit personal a cada cliente sin la necesidad de compartirlo. Las salas de musculación serían con turno de 45/50 minutos para después tener 10 minutos para poner todo en condiciones para la próxima tanda de clientes. Los protocolos que se han propuesto son suficiente. Además, trabajamos con gente que no es población de riesgo. La gente mayor puede esperar. Todas estas disposiciones son reales y factibles. El gobierno tiene que dar una respuesta”.

Minutos después, concluida la reunión entre Andrea De Marco (vocera designada y titular de la Cámara de Gimnasios y Afines) y Rodolfo Suárez, la representante dio la noticia de que el pedido había sido elevado al mandatario provincial y que se aguardaba la respuesta de autoridades nacionales. “Recién hoy pudimos llegar al gobernador. Todo depende del DNU a nivel nacional. El Gobierno tenía previsto reabrir este mes pero se atrasó todo con el nuevo brote de contagios de este fin de semana”, fueron sus palabras.

De Marco contó a MDZ Online que el gobernador la autorizó a oficializar que el pedido a nación para flexibilizar la actividad de este sector es un hecho, pero aclaró: “El plazo no lo sabemos. Depende de cuánto se tarde Nación en contestar”, mientras que la multitud exigía encarecidamente que la reapertura sea el próximo lunes.

Federico Chiapetta, subsecretario de Deportes de la provincia, se acercó a la gente para calmar las aguas. Esto indudablemente no sirvió. Las personas presentes se mostraron molestas con Chiapetta, expresando que este no hizo la fuerza suficiente por ellos como encargado de la actividad deportiva de Mendoza.

“Las actividades físicas son fundamentales para el sistema inmunológico, Ministro. ¿Cómo puede ser que se haya avanzado con tanta rapidez en la investigación y reapertura de restaurantes y no en relación a nuestro sector?”, preguntaron profesores y profesoras que sentían que estaban siendo discriminados, luego de que se consideraran los pedidos de otros comerciantes.

Chiapetta aclaró que todo está sujeto a lo que suceda con el brote de contagios ocurrido durante los últimos días en Las Heras. “No es lo mismo que hayan pocos contagios a que hayan 200”, dijo a MDZ una vez finalizado su discurso.

Los autoconvocados cumplieron con excelencia su postura de diálogo, no violencia y respeto de protocolos de distanciamiento social, por lo que decidieron marcharse del recinto para así tener que seguir pensando en cómo pagar las abultadas deudas que cada día son más insostenibles.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?