Qué provincias están flexibilizando la cuarentena por no tener nuevos casos

Qué provincias están flexibilizando la cuarentena por no tener nuevos casos

Jujuy, La Pampa, Salta, San Luis y Santiago del Estero, que sumadas a las dos provincias a las que nunca llegó el virus, Formosa y Catamarca, comenzaron a flexibilizar aún más las limitaciones y sus habitantes ya pueden realizar actividades que en otros sitios del país continúan prohibidos.

Redacción MDZ

Redacción MDZ

Mientras la mayoría de las provincias argentinas continúa bajo cuarentena obligatoria con importantes medidas de restricción de circulación y actividad económica, al menos otras cinco jurisdicciones que llevan más de una semana sin registrar nuevos casos de coronavirus, avanzan en estos días en un aislamiento administrado con reapertura de comercios y actividades productivas.

Se trata de Jujuy, La Pampa, Salta, San Luis y Santiago del Estero, que sumadas a las dos provincias a las que nunca llegó el virus, Formosa y Catamarca, comenzaron a flexibilizar aún más las limitaciones y sus habitantes ya pueden realizar actividades que en otros sitios del país continúan prohibidos.

En la provincia de Jujuy van 33 días sin nuevos reportes de casos de coronavirus, cuyo conteo se paralizó en 5 pacientes confirmados, todos importados. Por ende, el gobierno local decidió concentrar las medidas contra la pandemia en un plan de "fronteras seguras", que limita el tránsito de ingreso y egreso a solo dos pasos habilitados y en horario restringido entre las 7 y las 22.

Respecto a las medidas sanitarias internas, además de acondicionarse hospitales de campaña, en la provincia norteña se inició hoy un plan de testeos aleatorios en calles y casas, para lo cual se cuenta con más de 6 mil test rápidos adquiridos por el gobierno encabezado por Gerardo Morales. Además el 27 de abril se habilitó también las salidas en bicicleta; mientras que comercios, peluquerías y estéticas volvieron a la actividad y este sábado reabrirán galerías, shopping y restaurantes, que solo podrán mantenerse ocupados al 50% de su capacidad, generando distancias 2 metros entre los grupos de personas y asegurando otras medidas de bioseguridad.

Mientras que en la vecina Salta hubo solo cuatro casos positivos de coronavirus y no se han registrado nuevos pacientes en los últimos días, por lo que el gobernador Gustavo Sáenz se dispuso a flexibilizar las medidas de aislamiento social, siempre en el marco de la emergencia sanitaria que se proclamó el 13 de marzo por seis meses.

Desde el 30 de marzo, esa provincia promueve el uso del barbijo social, que una semana después se convirtió en obligatorio, mientras que el 17 de abril empezó a exceptuar algunos rubros del aislamiento social, entre ellos algunas actividades comerciales, atención médica y ópticas. En tanto, la semana pasada se comenzó a incrementar de manera gradual la actividad judicial y fueron habilitadas las obras de construcción privadas, el comercio online y algunas profesiones liberales; el lunes último se sumaron las peluquerías, personal de casas particulares, servicios de mantenimientos y hoteles para casos específicos; y hoy reabrió el comercio en toda la provincia.

En La Pampa hace 25 días que no se registran nuevos de COVID-19 en una provincia donde apenas hubo 5 casos no autóctonos y que ya se recuperaron, por lo cual el gobernador Sergio Ziliotto dispuso habilitar la apertura de algunas actividades comerciales a partir del último lunes. Las peluquerías y comercios ya abren sus puertas de lunes a viernes de 14 a 18; mientras que el servicio doméstico volverá a sus tareas entre las 8 y 18; las profesiones liberales podrán trabajar a puertas cerradas y los días feriados y fines de semana están permitidas las caminatas como actividad recreativa.

Un escenario similar se da en San Luis, donde se han detectado 10 contagios desde el 9 de marzo y todos ya fueron dados de alta; mientras que no se registran pacientes infectados desde hace más de 20 días. Esa presencia menor de la enfermedad se explica, según fuentes gubernamentales, por la temprana decisión de cerrar 8 de los 14 puntos limítrofes; sumado al protocolo diseñado por el comité de crisis para los ciudadanos que residan en la provincia y quieran regresar, lo que levantó polémica respecto al tránsito de habitantes de otras jurisdicciones como Mendoza, que necesitaban pasar por la vecina provincia para regresar a sus hogares y se vieron demorados por la falta de habilitación local para circular.

En una nueva fase de la cuarentena después del 26 de abril, San Luis decidió habilitar la reapertura a comercios minoristas, peluquerías, centros de estética, profesiones liberales y obras de construcción privadas, desalentando la utilización del transporte público, y en caso de hacerlo es obligatorio el uso de tapabocas.

Por su parte, Santiago del Estero lleva 10 días sin casos de coronavirus y desde el 28 de abril dispuso que vuelvan a circular los servicios de transporte público y semipúblico en los que los pasajeros pueden utilizar solo el total de asientos de cada unidad, mientras que en los taxis solo se puede trasladar a una persona por viaje, previo llamado a la empresa. El gobierno provincial habilitó además desde el lunes 4 de mayo, la actividad de los abogados, obras privadas, agencias de tómbola y producción de ladrillos. Estas funciones, al igual que el resto de las autorizadas, serán bajo estrictos protocolos sanitarios y de seguridad.

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?