La odisea de 9 mendocinos desesperados por llegar a la provincia

La odisea de 9 mendocinos desesperados por llegar a la provincia

Todos regresaron al país desde Estados Unidos en un vuelo de LATAM. Llegaron ayer y ahora están viajando en colectivo a la provincia sin comida y sin una hoja de ruta establecida. El micro no tiene agua. En Ezeiza solo le tomaron la temperatura y los rociaron con alcohol.

Juan Andrés Tuzzi

Juan Andrés Tuzzi

Nueve mendocinos están atravesando por el peor viaje de sus vidas. Es que, tras estar varados en Estados Unidos, llegaron ayer al país y en estos momentos están viajando a Mendoza en pésimas condiciones.

Los 9 mendocinos, hombres y mujeres mayores de edad, llegaron junto a otros compatriotas de Santa Fe, Córdoba y Tucumán, entre los que había menores de edad, en un vuelo de LATAM desde Miami que arribó a Ezeiza ayer sábado a las 20.45.

Tras llegar al país, según cuentan, solo "les tomaron la temperatura y los rociaron con alcohol". Romina Costa, una de las mendocinas que estaba de vacaciones en Miami con una amiga y quedó varada casi un mes en esa ciudad, comentó que cuando llegaron a Ezeiza solo había un local de comidas rápidas abierto y alcanzaron a comprar muy poco para comer porque cerró. 

Posteriormente, los subieron a un colectivo de la empresa Don Otto y emprendieron viaje sin saber que no iban a tener para comer por varias horas y sin conocer siquiera la hoja de ruta

"Nos subieron al colectivo como pudieron porque éramos muchos y salimos", manifestó Romina.  

El colectivo arribó a Rosario a las 6 de la mañana y continuó con su viaje rumbo a Córdoba, a donde llegaron cerca del mediodía. Allí se enteraron que el próximo destino sería Tucumán y que luego viajarán a Mendoza. ¿Por donde? Aún no lo saben teniendo en cuenta que seguramente no podrán pasar por San Luis y deberán hacerlo por Catamarca, La Rioja y San Juan.

Esta incertidumbre sobre cuál el camino a casa, lógicamente no permite establecer una hora exacta de regreso.

Además, denuncian que viajan en pésimas condiciones: "No nos dieron comida, tampoco podemos parar a comprar. Recién ahora (por el mediodía) pedimos unas pizzas gracias a la buena voluntad del chofer que tenía unos contactos acá en Córdoba", explicó Romina. 

Por otro lado, remarcó que "el baño no tiene agua, ni jabón, nada. Es denigrante, pareciera que no fuéramos argentinos. Es una situación total de abandono. Ojalá los próximos repatriados no sufran como nosotros".

Dentro del grupo de mendocinos se encuentra también Miguel Ortiz, quien contó: "Hace 20 días que estaba tratando de volver. Soy hipertenso y diabético. La Cancillería me facilitó los medios para comprar los remedios, se portaron muy bien en su momento, pero ahora estamos arriba de este colectivo en estas condiciones y sin nada de distancia social".

Además, recordó que cuando lleguen a Mendoza la odisea no terminará, ya que deberán cumplir el aislamiento durante 14 días en un hotel antes de regresar a sus casas.

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?