Viajes de larga distancia, la nueva modalidad de taxis y remises para trasladar varados

Viajes de larga distancia, la nueva modalidad de taxis y remises para trasladar varados

Muchas personas quedaron "atrapadas" dentro de las fronteras provinciales, paulatinamente se están trasladando a sus lugares. Sin vuelos ni micros, los taxis y remises son la alternativa.

Felicitas Oyhenart

Felicitas Oyhenart

El cierre del Aeropuerto de Mendoza y de las fronteras, debido a la crisis por coronavirus, dejó un altísimo número de varados en la provincia, tanto de nacionalidad argentina como extranjeros. De manera paulatina estas personas regresan a sus lugares, pero sin vuelos ni micros de larga distancia esto se dificulta. Una solución son los viajes entre provincias en remises y taxis con la autorización correspondiente.

Raúl tiene una flota de 10 remises, que antes del cierre del Aeropuerto de Mendoza se dedicaba a hacer traslados desde y hacia el lugar. Debido a la crisis por la que atraviesa el sector, los viajes que realizan ahora son de Mendoza a Buenos Aires, para personas que han quedado varadas en la provincia y deben volver al extranjero a través del aeropuerto de Ezeiza en vuelos autorizados.

Aquellos que se dedican a hacer este tipo de traslados de turistas varados, previamente deben obtener un permiso o autorización otorgado por el Ministerio de Transporte. El cual la solicita, en el caso de pasajeros extranjeros, la embajada de cada uno de los viajeros. 

La autorización la pueden tramitar tanto transportistas profesionales de remises o taxis, como conductores de autos particulares. Dicho permiso tiene un límite de 24 horas, es el tiempo que se otorga para hacer el traslado. “Alcanzamos a dormir 3 o 4 horas en un hotel del destino antes de emprender la vuelta a Mendoza”, cuenta el chofer. Escasas horas de sueño, si se consideran las horas de viaje de ida, las de vuelta, más el tiempo en los controles. Especialmente en San Luis “se pierden 2 o 3 horas, mientras hacen el cambio de escolta”, explica Raúl.

Este viaje se realiza por la Ruta 7 y en cada provincia hay controles, en los cuales el conductor exhibe la correspondiente autorización del Ministerio y de la embajada, además de las autorizaciones de los pasajeros.  Al cruzar el Arco Desaguadero, en San Luis son escoltados por policías en toda la ruta. 

"Todos los  vehículos están acondicionados según los protocolos. Llevan un protector  de nylon que divide la primera línea de asientos de la segunda. No pueden viajar más de dos pasajeros por unidad”, explica el hombre.

El valor de este traslado es de 15000 pesos por persona por viaje. Raúl cuenta que el importe lo recibe de parte del pasajero pero ignora si ese monto es reintegrado por la embajada que coordina el viaje.

Como Raúl hay una gran cantidad de choferes en el país que, frente a la imposibilidad de realizar los viajes a los cuales estaban acostumbrados, hoy deben ofrecer sus servicios para este tipo de viajes entre provincias. En los grupos de facebook de argentinos varados en el país abundan las publicaciones de taxistas o remiseros ofreciendo traslados de larga distancia.

Juan Cruz publica en uno de estos grupos que está varado en Mendoza y precisa volver a Buenos Aires. “Taxi con permiso habilitado para todo el país. Te paso presupuesto de tu viaje”, le responde  Ángel. Adriana también comenta: “Hola hablame al wp (whatsapp) precios accesibles taxi habilitado, gestionamos los permisos”.

Raúl y sus compañeros remiseros, seguro también los demás choferes que ofertan sus servicios, tienen miedo de exponerse. Sin embargo, es la única salida a esta crisis que los afecta, “indudablemente los riesgos son bastante altos, si evaluamos el riesgo beneficio no debería ni sacar la nariz a la puerta. Pero frente a la falta de trabajo surge la necesidad”, cuenta Raúl quién ya ha realizado 3 viajes hacia Buenos Aires desde que se cerraron las fronteras.

(El nombre del entrevistado ha sido modificado para preservar su identidad)

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?