Más de 1.000 multados por no llevar casco

Más de 1.000 multados por no llevar casco

Ese es el balance de los operativos realizados en enero en la provincia. Desde la Unidad Ejecutiva de Seguridad Vial piden evitar maniobras peligrosas y antirreglamentarias, respetar los límites de velocidad y portar documentación personal y del vehículo.

MDZ Sociedad

MDZ Sociedad

Luego de la sanción de la Ley de Seguridad Vial, en 2017, el Gobierno de Mendoza, a través de la Unidad Ejecutiva de Seguridad Vial (UESV), intensificó los trabajos de control y prevención en la provincia.

Orlando Corvalán, director de la UESV, destacó la importancia de portar la documentación tanto de los conductores como de sus motos, pero sobre todo recordó la obligación de utilizar cascos homologados y correctamente abrochados, y muy especialmente respetar los límites de velocidad.

“Se dan muchos accidentes de motociclistas sin intervención de terceros, lo cual ocurre por exceso de velocidad. Es fundamental evitar maniobras peligrosas y antirreglamentarias, para preservar la seguridad de quien conduce como de peatones y aumotovilistas”, advirtió Corvalán.

Tarjeta roja

En enero se labraron más de mil actas a motociclistas. Desde la Dirección de Seguridad Vial, dependiente del Ministerio de Seguridad, informaron que en todos los puntos de control de la provincia realizaron 1.195 actas, de las cuales 355 fueron reincidentes, 78 graves, 388 gravísimas y 370 leves.

Los montos por faltas comienzan en $1.020 para la más leve (si se paga con el descuento) y llega a $25.500. Pero si se trata de la detección de alcoholemia positiva, se agravan las multas, comenzando en $51.000 hasta $103.000.

Para un motociclista que se detecte con alcohol en sangre de 0,2 a 0,99 (gramos), la multa será entre $51.000 y $102.000, mientras que superior a 1 gramo, los valores suben entre $68.000 y $153.000.

Las causas consideradas gravísimas

Las causas consideradas gravísimas en los controles son las siguientes:

  • Licencia adulterada o falseada.
  • Licencia vencida.
  • Conducción de personas no habilitadas o menores.
  • No contar con licencia de conducir.
  • Poseer licencia no habilitante.
  • No contar con cédula de identificación del rodado.
  • No tener el seguro del rodado.
  • No poseer autorización de manejo del vehículo.
  • Circular sin casco homologado.
  • Circular con casco desabrochado o indebidamente colocado.

Prevención: lo que hay que saber al comprar un casco

  • Debe estar homologado. Esto garantiza que superó diversos ensayos de laboratorio, donde se verificaron sus prestaciones de seguridad, y por ello la Secretaría de Industria le otorgó el Certificado de Homologación de Autopartes de Seguridad (CHAS). Este organismo verifica que se cumplan las normas IRAM, que garantizan que el casco sea seguro.
  • La etiqueta debe contener el número de CHAS y se debe comprobar que esté publicado en el sitio de internet de la Secretaría de Industria.
  • Se debe chequear la fecha de vencimiento del fabricante y la garantía.
  • Los cascos se clasifican por talles. Si el tamaño es más grande, se corre el riesgo de que en caso de siniestro salga despedido y no cumpla su efecto protector. Además, debe estar correctamente ajustado, porque si no es igual a no usarlo.
  • Hay que tener en cuenta que cuando un casco se golpea, pierde su efecto de protección y hay que cambiarlo.
Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?