Una buena: luego de 70 años vuelven los jaguares al Parque Nacional Iberá

Una buena: luego de 70 años vuelven los jaguares al Parque Nacional Iberá

Una iniciativa con un regreso emotivo que podría restaurar la salud del ecosistema: los jaguares vuelven al Parque Nacional Iberá de Corrientes.

MDZ Sociedad

MDZ Sociedad

Después de más de 7 décadas, el retorno de los primeros jaguares considerados como el principal depredador podría reparar el daño que se estuvo haciendo al ecosistema.

Todos los jaguares que se eligieron para traer tenían historias un poco traumáticas. Sebastián Di Martino es el biólogo que supervisa todos los proyectos de conservación en la Fundación Rewilding Argentina y quien empujó a que esta iniciativa hoy sea un hecho.

El objetivo principal que tiene este emotivo abordaje de jaguares –que fueron aniquilados por la actividad humana- es restaurar de alguna manera la salud de los ecosistemas de la Argentina.

El Parque Nacional Iberá será la sede para estos imperfectos jaguares y se dice que de los zoológicos de los que provenían, este nuevo lugar les parecerá un paraíso lleno de presas.

Los jaguares no serán los únicos depredadores carnívoros en el parque, ya que hay muchos caimanes cuando se navega por los arroyos estrechos.

Una iniciativa emotiva con un fin alentador

La idea de volver a tener jaguares en el Iberá es un proyecto de Kristine y Douglas Tompkins, quienes dirigían las empresas de equipos para hacer actividades al aire libre, Patagonia y North Face.

Gracias a que la pareja fue adquiriendo nuevas tierras valuadas en millones de dólares en diferentes zonas, es que decidieron poner cimientos para crear nuevos parques nacionales.

Aseguran que la enorme escala de destrucción en las regiones del Iberá puede hacer que sus aproximadamente 1.294.994 hectáreas de pantanos y lagos, con la llegada de los jaguares, se sientan como una nueva ilusión de vida al paisaje silvestre.

Hacer la diferencia es una tarea muy difícil y lenta, pero su obsesión por lograr que los jaguares vuelvan a tener su espacio y sobrevivan por su cuenta, es mucho mayor.

Es un desafío que están preparados a afrontar y Di Martino dijo: “No podemos quedarnos en las trincheras resistiendo”, agregando “Ahora más que nunca tenemos que ir más allá de la conservación y la restauración, lo que significa ir a la batalla”.

Cabe destacar que en un momento corrían varios rumores y las malas lenguas en la provincia de Corrientes decían que esta pareja estadounidense aparecería con la intención de embotellar el agua de manantial de la zona para convertirla en un páramo reseco.

Lejos de eso, la llegada de los jaguares (gracias a la pareja) será beneficiosa para el ecosistema de la Argentina. Y, si les va bien, el Iberá podría llegar a albergar a una población de unos 100 jaguares más en las próximas décadas. Una perspectiva alentadora.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?