Escuela de danzas: declaran que el atacante es consciente de sus actos

Escuela de danzas: declaran que el atacante es consciente de sus actos

Un nuevo peritaje realizado en las últimas horas determinó que Sebastián Damián Villarreal (30) sabe lo que hace y por lo tanto puede ser juzgado por el ataque en el que quiso matar a las bailarinas Julieta Antón y Sofía Bovino con un cuchillo de carnicero. Arriesga hasta 20 años de prisión.

MDZ Policiales

MDZ Policiales

Una pericia psiquiátrica concretada ayer determinó que Sebastián Damián Villarreal (30) es imputable. El hombre, que el martes por la tarde atrás ingresó a una escuela de danza en el barrio porteño de Palermo e intentó matar a cuchillazos dos bailarinas, estaría lo suficientemente orientado en tiempo y espacio como para enfrentar un juicio por lo que hizo.

Esas conclusiones contrastan con un peritaje previo, en el que se había enfatizado el carácter psicótico de Villarreal, especificando que sufría alucinaciones visuales y auditivas. De este modo, la polémica crece, porque el estudio anterior -hecho por una psiquiatra- se contrapone con el nuevo, que estuvo a cargo del Cuerpo Médico Forense de la Ciudad de Buenos Aires. 

Hasta hace algunas horas, el detenido permanecía en el hospital Tornú, aunque se ha recomendado su traslado a una institución neuropsiquiátrica. En tanto, Julieta Antón (26) y Sofía Bovino (36) evolucionan favorablemente y están fuera de peligro. 

Grave imputación

El fiscal Miguel Kessler, de la Fiscalía Penal, Contravencional y de Faltas N°5 de la Ciudad, imputó a Villarreal por "tentativa de femicidio reiterado". Hasta ahora el acusado se negó a declarar, y permanece en prisión preventiva. Se estima que en las próximas horas el juez Norberto Circo podría decidir su traslado a la cárcel de Ezeiza, donde existe un área específica para pacientes psiquiátricos.

Según pudo saberse, una de las fijaciones de Villarreal tiene que ver con una experiencia de abuso por parte de un referente religioso, hecho que le habría contado a Julieta -la profesora de danzas-: "Días antes él me contó sobre esto y yo le respondí que no sabía cómo actuar". 

Esa respuesta, sumada a la obsesión que el sujeto sentía por la mujer, habría sido lo que disparó la irracional reacción del agresor. Por la nueva calificación, Villarreal arriesga una pena que podría alcanzar los 20 años de prisión

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?