Miles de alumnos sin acceso a la educación en la pandemia

Miles de alumnos sin acceso a la educación en la pandemia

El cambio de modalidad que se aplicó a la fuerza por la pandemia del coronavirus, dejó en evidencia falencias que sí tienen que ver con lo económico y el acceso a la tecnología.

Federico Lemos

Federico Lemos

La pandemia del coronavirus forzó a la población a la virtualidad en diversos ámbitos, principalmente aquellos donde las relaciones humanas es primordial y uno de los afectados fue la educación. En Argentina, se venía hablando de la aplicación de la tecnología a las clases desde hace tiempo, pero nunca se esperaba que se hiciera tan repentinamente y ese momento llegó.

Esto llevó a que los alumnos, docentes, padres, directivos, tuvieran que amigarse con los artefactos que muchos se negaban a utilizar. Por otro lado, muchos no lo hacían porque no podían acceder a ellos y menos a la conectividad

Y este dato es el que más pega a los chicos que están en el sector estatal donde según un informe de la ONG Argentinos por la Educación, solo 6 de cada 10 alumnos cuentan con conectividad.  

Lo mismo no ocurre en el sector privado donde 9 de cada 10 chicos escolarizado cuenta con wifi o banda ancha en el hogar. 

Entre las conclusiones, el informe señala que la matrícula escolarizada en el sector privado cuenta con un mayor porcentaje de acceso a wifi o conexión de banda ancha en el hogar (86,6%). En el sector estatal el porcentaje es 58,5%.

"En ambos sectores, la proporción con una conexión poco adecuada para la realización de tareas escolares es alta (cuatro de cada diez en el sector privado; seis de cada diez en el sector estatal)", agrega.

Además, si bien en el sector privado el porcentaje de estudiantes con dispositivo propio para actividades escolares (40,1%) supera al observado en el sector estatal (19,5%), las cifras muestran que la mayoría de los estudiantes, en ambos sectores, comparte el dispositivo que utiliza para la actividad pedagógica con otros miembros del hogar.

Por lo tanto, queda claro que la brecha tecnológica entre ambos sectores y las dificultades de los educadores del sector estatal para poder llevar adelante los proceso de de educación remota en pandemia. Entonces, en un contexto donde los datos epidemiológicos no son muy alentadores en el último mes, es un punto a mejorar para que la educación no decaiga o deje de caer. 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?