#Perlita: los padres millennials dieron la nota en las escuelas

#Perlita: los padres millennials dieron la nota en las escuelas

Desde que la nueva generación de padres nacidos entre 1980 y principios de los años 2000 comenzó a ser mayoría en las puertas de los colegios, muchas costumbres se transformaron y las viejas usanzas de quienes ahora pasarán a ser abuelos quedaron como cosas del pasado. Predominancia de teléfonos celulares y momentos vividos solamente mediante las redes sociales.

Una madre camina con el celular sostenido frente a ella, en posición vertical, con el lente de la cámara puesto en la vereda en reemplazo de sus propios ojos. Adelante, una nena que sin dudas es su hija corre con el uniforme del pre-escolar como si estuviera ansiosa por llegar al jardín después de las vacaciones. Corre y salta, durante apenas quince segundos. Después la madre baja el celular y le grita "¡bueno, ya está, ahora vení conmigo!".

?Son los nuevos padres millennials, caracterizados por los preceptos de estos tiempos: 1) todo se vive en las redes sociales, 2) si no está en Instragram no es importante y 3) no hay nada más práctico que una charla de WhatsApp.

Así las cosas. Un cambio en las puertas de los colegios que aparenta una tendencia irreversible. Algo que al menos este miércoles, con el inicio de clases en toda la provincia de Mendoza, realmente se hizo notar y dio cuenta, de paso, del recambio generacional que ya se siente entre los grupos de padres de cada escuela.

?No es que tomar registro de cada cosa que hacen los hijos sea una novedad. Las fotos del primer día de clases -con poses incluidas- existen desde antes de que proliferaran las cámaras en los teléfonos. Pero ahora todo se muestra un poco más dominado por la dictadura de las pantallas de los celulares.

?La madre con su hija en plena composición de su historia para Instragram es solamente un ejemplo. En otra escuela los cuadros se dan con mejores contrastes: en un rincón charlan entre ellos los padres "veteranos", los que tienen a sus hijos a punto de graduarse, en otro están los de los nuevos alumnos, con el brazo de su hijo en una mano y el celular con algún grupo de WhatsApp abierto en la otra.

La lista de casos sigue y abarca hasta los cambios en el sistema de transporte público. En las puertas de un colegio de Godoy Cruz ubicado sobre avenida San Martín, una madre -de más o menos 50 años-se queja de los problemas que le ocasionarán las nuevas obras del Metrobus, para que un padre más joven le explique con la aplicación del Mendotran instalada en su teléfono, que "ahora va a ser más fácil mandar a los chicos en colectivo".

Padres y madres millennials. Los nuevos protagonistas, además de los niños, de este reinicio de clases en Mendoza.

¿Querés recibir notificaciones de alertas?