El malbec mendocino, relleno para chocolates 'for export”

El malbec mendocino, relleno para chocolates 'for export”

Una pareja de Buenos Aires creó tabletas y alfajores rellenos con vino que son un éxito y ya se venden en Estados Unidos. De emprendimiento casero en Buenos Aires a un negocio millonario.

El vino mendocino llegó al relleno de chocolates y alfajores de la mano de una pareja de emprendedores de Buenos Aires que hoy ya exporta sus productos.

La Goulue Chocolatier, como llamaron a su empresa, nació luego de un viaje que Guillermo Nicosia y su esposa Carla Bernardi hicieron a Mendoza en 2010. A él le gusta el vino y ella es una enamorada del chocolate, por lo que decidieron conjugar sus pasiones en estas delicatessen.

Guillermo Nicosia, creador de La Goulue

Comenzaron a experimentar en la cocina de su departamento en Ciudad Jardín, Buenos Aires, en un proceso que demandó dos años de prueba hasta lograr el producto final: tabletas de chocolate, bombones rellenos con vino de distintos varietales y su nuevo hit: alfajores de malbec.

Él es ingeniero industrial y en ese momento trabajaba en una empresa automotriz; ella es licenciada en Administración y Recursos Humanos y todavía está en una firma multinacional. Por un traslado laboral de ella, la pareja se asentó ahora en Houston (Texas, EEUU), donde buscarán hacer crecer su negocio, según señala una publicación del diario La Nación sobre la empresa.

"No es lo mismo un relleno con whisky, que tiene mucho más alcohol, que un relleno con vino, que tiene mucho contenido de agua. La metodología para mezclarlos no existía y tuvimos que hacer muchos estudios para llegar a la consistencia y el sabor que queríamos", explica Nicosia. Fueron kilos de productos tirados a la basura, ollas quemadas y explosiones de manteca en la cocina.

.

En 2013 se lanzaron al mercado con dos productos: tabletas rellenas de malbec y de cabernet. Un año más tarde, mudaron la producción de su cocina a un departamento y sumaron una máquina armada por Nicosia y su padre, también ingeniero. Gracias a eso pudieron aumentar la capacidad de producción y completar su primer encargo grande. Luego pasaron a una pequeña fábrica de chocolate -siempre en Ciudad Jardín- que es donde hoy producen 5000 alfajores y 1500 cajas de chocolate por mes. Según explicaron, la materia prima que utilizan es chocolate belga y vino mendocino o salteño, dependiendo el varietal que necesiten.

Además de las variedades con malbec y cabernet, actualmente ofrecen también chocolate relleno con torrontés y espumante extrabrut. En octubre pasado hicieron la primera exportación: despacharon 1.200 cajas de chocolates y 800 alfajores a Francia y 1.500 cajas de chocolates a Estados Unidos. El año terminó para ellos con una facturación de $3,3 millones.

Fuente: diario La Nación 

¿Querés recibir notificaciones de alertas?