Enterraron a un nene argentino en el Vaticano porque quería estar junto al Papa

Enterraron a un nene argentino en el Vaticano porque quería estar junto al Papa

Lo confirmó el propio Bergoglio. El pequeño de 11 años falleció en el 2015, y sus cenizas descansan en el cementerio alemán del Vaticano.

Redacción MDZ

Redacción MDZ

El papa Francisco confirmó este viernes que Tomás, un nene argentino de 11 años que murió de cáncer, descansa en el cementerio alemán del Vaticano, como había deseado.

Jorge Bergoglio confirmó la historia este viernes, durante una entrevista con el periódico italiano La Stampa. Según remarcaron, las cenizas del niño se encuentran en el cementerio desde el 2015. Fue el propio Francisco quien pidió los permisos necesarios para su traslado desde Buenos Aires a Roma.

Tomás era sobrino de Monseñor Joaquín Mariano Sucunza, vicario general del Arzobispado de Buenos Aires. Clarín cuenta que había llevado a su sobrino a conocer a Bergoglio cuando era arzobispo de Buenos Aires.

El pequeño expresó antes de morir su deseo de poder ser enterrado cerca del Papa. "Lo único que quería es estar cerca de mí, que lo enterrasen en el Vaticano", contó Francisco.

Hoy, los restos de Tomás se encuentran en el Cementerio Teutónico, donde alguna vez se ubicó el llamado Circo de Nerón.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?