Vaca Muerta, un imán para la migración laboral o el cambio de vida

Vaca Muerta, un imán para la migración laboral o el cambio de vida

La captación de ciertos perfiles laborales, más la tentadora oferta económica que suponen, explican el fenómeno de relocalización que tiene al yacimiento neuquino como ejemplo más relevante. En otros casos, la decisión apunta más a una vida con menos presiones, lejos del vértigo citadino.

Rubén Valle

Rubén Valle

[ Maridaje /  Musicaliza esta columna Martyn Heyne con Fårö ]

 

La nota de MDZ, titulada "El trabajo en Vaca Muerta que paga $330.000 por mes", resaltaba hace unos días el fenómeno económico y social que representa la explotación de ese yacimiento neuquino y el poderoso efecto que está produciendo en la oferta laboral del país, sobre todo en un año de profunda crisis y altísima desocupación.  

El dato de que hay puestos (sobre todo de ingenieros) que pueden llegar a cobrar hasta $4 millones al año detonó un interés desmesurado que visibilizó no sólo la necesidad imperiosa de trabajar de muchos argentinos sino también la expectativa de hacerlo a cambio de montos muy superiores a los habituales. 

Desde distintos puntos del país llegaron a este diario consultas de cómo acceder a esos trabajos. Empleos  que no se limitan al mundo petrolero, multiplicándose las oportunidades en otros rubros complementarios, además de lo meramente comercial que nutre a todo ese universo.  



El caso de Vaca Muerta puede tomarse como modelo de una tendencia cada vez más frecuente: la relocalización de los trabajadores en base a un paquete de beneficios que ofrecen las empresas para tentar talentos hacia las plazas donde está la inversión fuerte de esas firmas. A los potenciales ingresantes se los seduce con un combo que incluye desde los traslados hasta la posibilidad de ser acompañado por su familia en el proceso de mudanza

La oferta suma a veces a terapeutas, garantías inmobiliarias y hasta asesoramiento para elegir el colegio de los hijos. Un acompañamiento que asegura un respaldo emocional e instrumental para el recién llegado. 

Desde la Dirección Nacional de Migraciones -delegación Neuquén- pueden dar fe del fenómeno. Allí, a diario registran entre 30 y 35 radicaciones, pero hay jornadas en que ese número es aún mayor.

Del caos a la "llegada suave"

En Mendoza, Eventbrite fue una de las que hizo punta en ofrecer "paquetes de relocalización" para quienes estén dispuestos a buscar nuevos rumbos laborales, solos o acompañados por su grupo familiar.  

La relocalización se impone como una alternativa al trabajo poniendo en valor a locaciones en las que se cree o hay señales de que habrá más trabajo. 

Desde Enventbrite resaltan que son muchos los argentinos que, además de buscar una posibilidad de empleo, van detrás de un cambio de vida. Son aquellos migrantes internos que hartos de su dinámica diaria o el ritmo frenético de las capitales optan por la calma que podrían depararles ciertas provincias. También están aquellos que planifican sus estudios en el "interior", trabajan allí temporalmente y tras un tiempo prudencial retornan a su lugar de origen. A ellos se les ofrece un “soft landing” o llegada suave para que el impacto sea lo menos traumático posible. 

Para los que no están dispuestos a migrar y están relativamente cómodos con su entorno geográfico, social y emocional, la opción de sostener una actividad de manera remota aparece como prioritaria y cada vez más factible. Si las condiciones ofrecidas son lo suficientemente tentadoras, ahí sí evalúan la mudanza y se suman al proceso de relocalización.

De no ser así, el plan puede ser aún mejor: poder viajar e ir trabajando desde cada lugar donde se va haciendo base temporal. Al menos en millennials y centennials, hoy lo único prohibido es ser dogmáticos. 

 

#Solapa  

Macrinomics. Crónica de una decepción política, de Carlos Burgueño (Edhasa, 256 páginas, $850)

Este libro de Carlos Burgueño, columnista de MDZ Radio, es un certero relato de los cuatro años de la gestión de Mauricio Macri. Los errores, los aciertos, las dudas, las idas y venidas, las discusiones en el Gabinete, las sucesivas crisis y las varias y profundas devaluaciones del peso, hasta que, a mediados de 2018, el proceso da muestras de agotamiento e ingresa en una pendiente que llega hasta el final del mandato. Macrinomics es reflejo fiel, y por eso a menudo sorprendente, de un gobierno destinado a inaugurar una nueva época y que se va derrotado, entregando la banda presidencial a quienes suponían que nunca volverían. ¿Qué sucedió? ¿Por qué naufragó un gobierno que despertó tantas expectativas y que parecía tener todo lo necesario para alcanzar el éxito?  

#ElResaltador

Cuidar la retórica política

"Sería bueno que los políticos cuidaran su retórica para moderar las incontinencias verbales. Macron u Obama hablan ajustándose a lo que quieren decir porque ambos son oradores formados. Pero los que tienen un estilo “Trump” usan frases de resonancia lumpen, aunque hayan sido docentes en la UBA. Quienes son profesores o lo hemos sido debemos aprender a gobernar nuestros impulsos verbales (y nos cuesta, lo digo por experiencia). Algo que Trump no aprendió en lo que lleva gobernando. Y la reina Cristina tampoco cree indispensable, porque su oratoria tiene un colorido que abre una doble vía: hacia la admiración o hacia el disgusto que produce su encabritada intolerancia. En este comienzo, le pedimos a Alberto Fernández un manejo más perfeccionado de sus capacidades retóricas. Sabélo Alberto".

[ Beatriz Sarlo,periodista, escritora y ensayista, en Perfil 

#ALaCabeza

Zombies en la escuela, charla TED de Juli Garbulsky. ¿Cómo se sienten los adolescentes cuando están en la escuela? Se lo pregunta él, nos lo preguntamos todos. Este pibe de 19 años, a quien su madre sigue retando cuando sale sin abrigo, terminó no hace mucho la secundaria, actualmente estudia la licenciatura de Matemática y en esta charla comparte una visión muy particular que invita a pensar distinto en el futuro de la educación.  

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?