Polo judicial: el nuevo edificio para fiscales está casi listo

Polo judicial: el nuevo edificio para fiscales está casi listo

La obra del Polo Judicial está en la etapa final. El edificio del Ministerio Público Fiscal tiene algunas particularidades que los distinguen del resto.

Redacción MDZ

Redacción MDZ

La obra del Polo Judicial Penal de la provincia parece encarar su tramo final. La construcción de los 3 edificios que se erigen detrás del Penal de Boulogne Sur Mer ha alcanzado la etapa de terminaciones y detalles.

Los 33000 metros cuadrados nuevos que se desarrollan alojarán a los funcionarios y empleados del Ministerio Público fiscal y la Suprema Corte de Justicia, como así también darán lugar al Establecimiento de Detención Transitorio (ES-TRA-DA), duplicando la capacidad de funcionamiento del Poder Judicial de la provincia. Adicionalmente se ha construido un túnel de comunicación entre los tres edificios y el Establecimiento Penal San Felipe.

Un año atrás, cuando comenzaban las obras, era improbable pensar que finalizando el 2019 la provincia de Mendoza estaría próxima a contar con una infraestructura judicial emblemática a nivel nacional.

El edificio que rápidamente fue tomando forma y que hoy está prácticamente terminado es el del Ministerio Público fiscal. La particularidad de esta edificación que la distingue del resto, radica en la tipología constructiva elegida. El proyecto fue pensado para materializarse mediante elementos premoldeados de hormigón buscando priorizar la rapidez de ejecución y la calidad que se puede garantizar a partir de ésta.

Ceosa-Tolcon fue la UTE contratada por el Gobierno de la Provincia para la construcción de la nueva “casa de los fiscales”. A medida que la contratista fue ejecutando las fundaciones del edificio in situ, PREAR Pretensados Argentinos S.A. (empresa subcontratada por la UTE para la ejecución de la estructura premoldeada) fabricaba columnas, vigas, losas y paneles en su planta industrial de Maipú. De allí, en sólo 3 meses, partieron más de 350 camiones transportando elementos premoldeados de hormigón a la obra, algunos con pesos superiores a las 50tn.

El edificio cuenta con 15.000 m2 de superficie cubierta, con dos niveles de subsuelo y cinco niveles emergentes. La tipología constructiva premoldeada adoptada para la construcción del mismo, comparativamente con la tradicional obra in situ, ha planteado un cambio de paradigna en el proyecto de grandes obras, en las que se desea controlar al máximo el plazo y la calidad de ejecución como así también, reducir los imprevistos asociados que traen aparejadas las mismas.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?