Harry Styles es el hombre de hoy: lo andrógino... ¿es el nuevo paradigma masculino?

Harry Styles es el hombre de hoy: lo andrógino... ¿es el nuevo paradigma masculino?

Si bien las grandes triunfadoras en los Grammy fueron mujeres, como Beyoncé o Taylor Swift, el ex integrante de One Direction acaparó las cámaras, su presentación es la más reproducida en redes sociales y sus looks fueron los más comentados. ¿Hay un "nuevo hombre" en los tiempos del género fluido?

Federico Croce

Federico Croce

Sus fans se lo preguntan en las redes sociales, y tanto en Twitter como en Instagram e incluso en TikTok el desafío que se expande desde la noche del domingo 14 de marzo es el siguiente: ¿Cuántas veces es "demasiadas veces" para volver a ver la actuación de Harry Styles en los Grammy?

Harry en los Grammys.

Es que hay una suerte de competición entre sus seguidores en el mundo entero que consiste en reproducir y reproducir los videos en donde el joven canta "Watermelon Sugar". Incluso algunos contestan "¡El límite no existe!".

Harry en los Grammys.

Lo cierto es que el ex miembro de la banda One Direction inauguró los Premios Grammy 2021, y las redes sociales estallaron con su canto, su baile, su look y su boa esponjosa. Algunos exagerados llegaron a compararlo con David Bowie, pero digámoslo: ¡todo bien Harry, pero para eso sí te falta mucho! Si es cierto que El Duque Blanco es el máximo ídolo de esta estrella que hoy asciende sin parar.

El estilo andrógino que ya ha mostrado Harry Styles ha hecho que se escriban sobre él ríos de tinta. Para algunos es un fashionista, para otros es un payaso, están los que opinan que actúa, y están los que atrasan diciendo que no se anima a clarificar su orientación sexual. De hecho, al hablar del tema el cantante dice "No es que no lo hablo porque retengo una respuesta, o no quiero compartirla. ¿A quién le importa? ¿Tiene sentido hablar de esto?".

Harry en una de las galas del Met, en New York City.

“¿Estoy actuando una ambigüedad sexual para intentar ser más interesante? No", dice categóricamente Harry. "En términos de cómo quiero vestirme, tiendo a tomar decisiones por simple gusto. Quiero verme de cierta manera, no porque me haga ver gay, o me haga ver heterosexual, o me haga ver bisexual, sino porque creo que así es como me veo bien".

La moda andrógina, esa que mezcla indumentaria masculina y femenina hasta difuminar las fronteras, y que no pretende disfrazar el sexo de cada cual, sino jugar con la ambigüedad; llegó hace años, y muchos diseñadores la abrazaron con beneplácito. Sin embargo, fueron primero las mujeres las que la adoptaron, que se animaron a los esmóquines, a los sacos tipo blazer, a las camisas y corbatas, y a los pantalones típicos de hombre. Mucho tiempo después comenzaron a enamorarse de esta tendencia algunos señores, y claro, los prejuicios estuvieron a la orden del día.

Styles es el protagonista de una de las últimas tapas de la revista Vogue. Se trata de la primera en la que figura un varón en soledad, en los casi 130 años de la revista. Allí una vez más jugó con esta tendencia andrógina. La fotografía fue tomada por Tyler Mitchell, y en ella el cantante inglés tiene un saco de corte de smoking negro pero debajo usa un vestido blanco diseñado por Alessandro Michelle para Gucci colmado de femeninas gasas junto a un miriñaque. 

Primero allá por el año 2000, aparecieron los metrosexuales, y muchos se horrorizaron: ¿Cómo puede haber hombres tan "finos"? ¿Cómo que la barba es un adorno? ¿Cómo que ahora los varones se depilan, o usan cremas?

Harry Styles va más allá, y junto a un puñado de otros artistas abraza una nueva onda dentro de la industria de la moda que hoy los más chicos cada vez tienen más clara: la confusión de los sexos, o mejor dicho, la universalización de las prendas. 

"Simplemente creo que la sexualidad es diversión", afirma Harry. La realidad es que este chico de 27 años está haciendo una fuerte declaración en el mundo de hoy, con su forma de actuar. Declara con su desenvoltura y estilo algo que para algunos es obvio, pero para otros, una revelación: que la "hombría" no se define, para nada, por lo que tenés puesto. Y que el gusto por otro ser humano, que la elección sexual o las cosas que nos gustan hacer en la cama no tienen nada que ver con lo que nos ponemos.

Harry hoy dice claramente algo que, si lo pensamos es muy obvio: no hay nada de malo en que un varón heterosexual deje el pudor de lado y amplíe sus elecciones, sus posibilidades en cuanto a lo estético. Ya no hay normas, reglas, códigos que digan cómo ética y estéticamente debe vestirse un hombre de hoy para que se lo tilde de "hetero", "bi" u "homo". De hecho, con sus ironías y sus miradas divertidas este chico muestra que incluso ya es estúpido, es totalmente ridículo seguir pensando que "la que va" es la chombita y el pantalón de gabardina. 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?