El amor en tiempos de Coronavirus: ¿cómo afecta la cuarentena?

El amor en tiempos de Coronavirus: ¿cómo afecta la cuarentena?

La convivencia 24 horas al día por 7 veces a la semana está afectando las relaciones de pareja, así también como el vínculo sexual. ¿Y por casa cómo andamos?

Muriel Del Barco

Muriel Del Barco

"Sentirnos presos en una relación nunca fue un sentimiento sano", dice nuestra psicóloga de cabecera: Noelia Centeno

"Imaginarnos un viaje, una salida solos, ese cara a cara que proponemos los psicólogos en la terapia de pareja; era casi tortuoso en una relación que estaba rota, contaminada o desintegrada. La única salida en muchas relaciones terminar; cortar, disolver el vínculo", continua. 

¿Por qué creés que esta cuarentena está afectado a la mayoría de las parejas?

Es que el encierro los agarró desprovistos de herramientas para pasar los días obligados de familia y pareja. "El todo juntos", todo el tiempo generó en  muchos la sensación de asfixia, otros desesperación. Otro irritabilidad y ansiedad. 

El encierro no arruina parejas, o relaciones pero si exacerba lo que no funcionaba. Magnifica lo dañino y lo tóxico. 

¿Osea que esto saca a la luz temas que no estaban resueltos? 

Claro. Las parejas teñidas por la indiferencia afectiva, con el transcurrir de los días se aislarán en si mismo. Lo más agresivos, se mostrarán críticos con los demás, incluso en cosas absurdas. Les molestará hasta el polvo de una mesa y harán difícil la convivencia. 

O por ejemplo: aquellos más quejosos se mostrarán más deprimidos y poco entusiastas a las situaciones de pareja, a la iniciativa del otro de ponerle onda. O el que cuando se enojaba no te dirigía la palabra, estará en su salsa ... No te hablara por días enteros quizás por qué no le gustó como colgaste la ropa o porque le pediste que ordene las medias. 

Toda acción en la convivencia forzada 24/7 puede ser una bomba que detona. 

¿Entonces qué debemos hacer para pasarla mejor a pesar del encierro?

Es crucial volverse un experto en gestión de conflictos. Y en este punto llevan la delantera los positivos que encontraron la oportunidad para el aprendizaje y la observación del otro, como un trampolín para tomar una desición luego que se levanten las medidas. 

Este tiempo puede ser un paréntesis para reflexionar si quiero estar o seguir donde estoy y con quien estoy. 

Tiempo para filtrar lo que suma o lo que resta. Tiempo para hacer cosas en pareja en la casa, compartir momentos que no pude generar el espacio cuando estaba sumergido en la rutina. 

Están esos que en la oportunidad de la calma quieren intentar y darlo todo. Y luego decidir. 

¿Esas son las parejas más sanas?

Claro. O por lo menos los que aprovecharán para sanar esos vínculos que estaban en puntos suspensivos antes de estas medidas. 

Invítala a cenar, que se ponga linda, ponete lindo vos... Sacá ese vino y charlen.

Cocinen juntos. Compartan unos mates. Contable de tus sueños. De tus preocupaciones. Decile lo que ha hecho bien. Vean una peli juntos de la mano. ¿Quién te dice que en lo simple esté el reencuentro?

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?