Penitentes: el Gobierno relacionó a López Frugoni con la dictadura

El presidente provisional del Senado, Juan Carlos Jaliff, sostuvo que los ex concesionarios del complejo invernal recibieron un beneficio "perverso" en 1978 y adquirieron "a precio regalado" las mejores hectáreas de esa zona. "Fueron dos decretos ley consecutivos del mismo día y la compra fue de tierras estratégicas. Estuvo todo pensado", agregó Gabriela Testa, titular de Emetur.

Avatar del Juan Carlos Albornoz

juan carlos albornoz

Juan Carlos Jaliff, presidente provisional del senado.

El Gobierno justificó este martes la expropiación de terrenos de Penitentes en que la empresa que los empezó a explotar en los años '70, de la familia López Frugoni, recibió un beneficio "perverso" de la dictadura.

Fue el presidente provisional del Senado, Juan Carlos Jaliff, quien tiró la frase más contundente: "Estamos corrigiendo lo perverso que hizo la dictadura militar", dijo Jaliff.

Jaliff también afirmó que López Frugoni adquirió "a precio regalado lo más importante: todos los terrenos que daban a la ruta, 51 hectáreas". Y agregó que esos terrenos "forman un cuerno y me parece que fueron infieles a los mendocinos cuando se firmó eso".

Las expresiones de Jaliff fueron una reacción a las acusaciones de la oposición, que en la sesión caliente de este martes, en la cual se aprobó el proyecto oficial, cuestionó el apuro del Ejecutivo por la expropiación y criticó la "toma" de las instalaciones de Penitentes por parte del subsecretario de Justicia, Marcelo D'Agostino.

Lo cierto es que, a su turno, la presidente del Emetur, Gabriela Testa, se mostró en línea con Jaliff. "El fallo de la Corte dice que el proceso de concesión de tierras no fue hecho permitiendo un concurso público. Fueron dos decretos ley consecutivos del mismo día y la compra fue de tierras estratégicas. Estuvo todo pensado", aseguró Testa al programa de radio Cambio de aire, de MDZ Radio.

Expresiones parecidas de la titular de Emetur ya provocaron un cruce de cartas documento entre el ex accionista de Penintentes SA Emilio López Frugoni y Testa.

Los viejos decretos ley de 1978 son el 4301 y 4302, ambos del 22 de noviembre de aquel año. El primero es por la venta de 51,37 hectáreas (cuatro fracciones de terreno donde fueron instalados los medios de elevación y de arrastre) y el segundo por "la concesión a título honorario" de 1037,6 Ha por 35 años con el fin de construir un centro turístico deportivo.

López Frugoni ha sostenido por su lado que en la compra y concesión no hubo ninguna irregularidad y asegura que su familia realizó inversiones millonarias en la zona de alta montaña.

Pero el Gobierno avanzó igual el año pasado con la quita de la concesión, previo rechazo de un pedido de prórroga que no fue aceptado porque los avales de Penitentes SA eran considerados insuficientes.

"La empresa ofreció como aval los terrenos, pero no era suficiente, porque los avales originales eran fondos de tres sociedades muy fuertes", dijo Testa.

La Corte provincial avaló la quita de la concesión y el Gobierno apuró entonces el proyecto de expropiación de terrenos. "Teníamos urgencia porque tuvimos que esperar hasta el 31 de mayo (fecha del fallo de la Corte) y teníamos un paquete de acciones armado con un plan de montaña", explicó Testa.

La funcionaria explicó también por qué se dejó la explotación de la hostería y el complejo en manos de privados, entre ellos Jorge Pérez Polo, dueño de Los Puquios.

"El senador Romano ha hecho una denuncia en Fiscalía de Estado que ya ha respondido el Ministerio de Gobierno. Cuando el Gobierno decide no prorrogar la concesión y tiene que tomar las tierras, se evaluó contratar una empresa de seguridad para custodiar el bien. Eso era muy oneroso y se decidió dejar a los administradores que estaban en el momento, que habían tenido un convenio con Penitentes SA, como custodios temporales", afirmó Testa.

También volvió sobre el episodio por el cual Pérez Polo consiguió un permiso precario para explotar Penitentes como un parque de nieve durante esta temporada. "Los medios de arrastre son privados todavía. Se acordó entre la interventora y Viento Blanco (la empresa de Pérez Polo) por los bienes, a lo que se dio el permiso precario hasta principios de agosto para que funcionara en vacaciones, ya que era difícil hacerles entender a los mendocinos que cerrara".

Hasta el rol de D'Agostino fue justificado por Testa. "Cuestionan la presencia de D'Agostino, pero lo cierto es que la concesión la hizo el Ministerio de Gobierno y D'Agostino es funcionario de ese ministerio", expresó.

Y agregó: "Los funcionarios nos tenemos que comer los costos porque estamos convencidos de que a la montaña hay que ordenarla".

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?