El día en que Anabel alineó a una tropa que la niega, solo con argumentos

Un dato positivo: en Diputados la discusión por el fondo anticíclico vitivinícola giró en torno a ideas y dejó de lado las "chicanas".

Política MDZ

Anabel Sagasti en conferencia de prensa.

Los peronistas con "prosapia" partidaria ignoraron -metidos de cabeza en calcular sus pasos en el año electoral- el acto en que la senadora nacional Anabel Fernández Sagasti presentó propuestas alternativas a las del gobierno de Alfredo Cornejo en materia vitivinícola. Esperaban que pasara inadvertida, que el proyecto del Gobierno se cayera, que los diferentes sectores del mundo de la vid y el vino fueran al frente o pretendían -en todo caso- no quedar ni ayudando a Cornejo ("pegados") ni como culpables porque el fondo anticíclico vitivinícola no saliera. Apostaron a... nada.

Sin embargo, ayer en Diputados se cuadraron ante los argumentos que había brindado la legisladora nacional cristinista, que en los últimos meses afina una estrategia propositiva para alejarla de la imagen de militante y subirse al podio de los que pueden llegar a gobernar.

Allí también se jugaron las internas partidarias, en las que todos están metidos, con mayor o menor repercusión. Los "otros" peronistas, los que no acompañan a Sagasti, recién se reunirán este fin de semana pero está en duda si definirán en ese encuentro una agenda de problemas y posibles soluciones, sino que buscan a alguien capaz de enfrentar en unas paso a la senadora nacional que ya está lanzada. Si lo hicieran, entrarían enrril propositivo importante para Mendoza, y no solo para su empleo a futuro, cuando tengan que buscar de qué vivir.

Por ahora puede decirse, no sin sorpresa, que primó la racionalidad al discutir en torno a propuestas, más allá de las múltiples diferencias que pueda haber en torno a la vitivinicultura, y ni qué hablar sobre el endeudamiento, sus formas, sus cifras y sus plazos.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?