Declasificado: La CIA, tras los pasos del dinero de Eva Perón al MNR en Bolivia

Desde hace dos años, junto al diario Oxígeno en  Bolivia, MDZ viene revisando y organizando los archivos desclasificados de la CIA en aquel país y que involucran de algún modo a la Argentina. Aquí, un dato en el que aparece una de las mujeres más icónicas de la Argentina, que -de estar viva- estaría cumpliendo cien años: María Eva Duarte de Perón.

Gabriel Conte y Mariano Bustos

La mención a Eva Perón.

Un informe "top secret" y "estrictamente confidencial" de la CIA que entró en la lista de documentos desclasificados recientemente, adjudica un protagonismo preponderante de Eva Perón al movimiento que catapultó hacia el poder en Bolivia a Víctor Paz Estenssoro, quien asumió la primera de sus cuatro presidencias tras arribar al aeropuerto de El Alto el 15 de abril de 1952, tras seis años de exilio en Argentina y Uruguay. Sucedía tres meses antes de la muerte de la dirigente política y primera dama argentina que -de acuerdo con los reportes de la embajada de Estados Unidos en la capital argentina- lo había ayudado a construir su Movimiento Nacionalista Revolucionario (MNR).

Los documentos de la CIA dan cuenta de reuniones secretas realizadas en La Paz. En esos encuentros concretados "en una casa", en donde se señala la presencia del dirigente boliviano Federico Álvarez Plata "se planeó mandar una delegación secreta a la frontera  Argentina, en Villazón, cerca del 15 de marzo de 1951".

Federico Alvarez Plata fue un prominente político del MNR, abogado, inició su carrera política dentro del MNR como abogado ad Honorem de sindicatos mineros que fueron organizados en la década de 1940, como otros dirigentes de ese partido, terminó exiliado en la Argentina a su retorno a Bolivia, una vez que triunfó la revolución emenerrista ocupó el cargo de Ministro de Economía.

En ese lugar y momento, la insurgente Ela Campero les entregó a "tres personas que viajaban como si se tratara de hombres de negocios" -según el reporte secreto- una no determinada suma de dinero recolectado en Argentina para poder encarar el proceso electoral. El informe cifrado en su carácter de secreto como "25X1A" de tan solo dos carillas y que se remite a dar cuenta del espionaje estadounidense en un "Secret MNR Meeting", del 29 de marzo de 1951 dio a entender que el vínculo con la líder argentina era Campero y que "prometió fondos Eva Perón para que lo MNR la use en las elecciones".

Las elecciones a las que se referían se desarrollaron el 6 de mayo de 1951, ante la abrumadora mayoría que obtenía Víctor Paz Estenssoro el gobierno detuvo el conteo de votos y 10 días después propició un golpe de Estado para que asuma una Junta Militar de gobierno, que gobernó hasta que el 9 de abril de 1952 (denominado día de la Revolución Nacional en Bolivia) el MNR tomó el poder de forma violenta.

El encabezado del documento con lo tachado por la CIA.

Las actividades de Campero ya venían siendo monitoreadas por la CIA desde 1949. En sus reportes confidenciales, dieron cuenta del momento en que probablemente inició sus vínculos con la política en Argentina: como propagandista del MNR cuando era perseguido en Bolivia en 1949, ella consiguió asilo en la Embajada argentina en La Paz.

Al parecer, las actividades del grupo impulsor del MNR -en la clandestinidad- estuvo monitoreado al detalle, ya que se dan cuenta de sucesos que ocurrieron dentro de sus reuniones. La CIA dio cuenta, además, de las instancias un encuentro realizado el 15 de febrero de 1951 y reportó la lista de asistentes a la casa del ya mencionado Álvarez, jefe legal de la fuerza política: José Lucio Quiroz, Jorge Ríos Gamarra, José Fellman Velarde, Fernando Álvarez La Serna, Matilde Olmos, Pellegrina de Eguino "y otras dos personas". Uno de los temas fue, nuevamente, la búsqueda de fondos en la frontera con Argentina.

Los fondos

La mención a Eva Perón.

En Buenos Aires, en tanto, la Fundación Eva Perón informaba sobre asistencia a otros países, pero no los registraba como respaldo partidario ni político, sino como "ayuda a los sectores más necesitados". En los registros que se han publicado aparece Bolivia como destino de su ayuda económica, entre otras diez naciones: Crocacia, Egipto, España, Francia, Israel, Uruguay, Paraguay, Honduras, Japón y Chile.

La Fundación funcionaba con fondos, edificios, personal y vehículos del Estado. De hecho, las partidas presupuestarias no ejecutadas de cada ministerio eran obligatoriamente transferidas a la Fundación, que se transformó en un gran "banco" o "gobierno paralelo". El resto de los recursos provenían de aportes de distinta índole: estaban los obligatorios impuestos por leyes nacionales sobre los jornales de los obreros argentinos dos veces al año y las "donaciones" de empresas privadas: aparecían como "voluntarias" pero representaban en los hechos expropiaciones del gobierno nacional.

Los vínculos

El documento se abrió al conocimiento público.

El politólogo italiano especializado en estudios sobre fascismo, peronismo y religión, Loris Zanata, dejó impreso en su libro "Eva Perón: una biografía política" los vínculos de la Fundación Eva Perón y de la CGT (Confederación General del Trabajo) con el MNR de Bolivia. Escribió: "En el marco de una masiva propaganda de la prensa peronista sobre aquel 'ejemplo peronista' que estaba desenvolviéndose en La Paz, hubo ayudas, visitas de delegaciones obreras, promesas de créditos y otras medidas".

El sindicalismo boliviano antes de 1952 era incipiente, los grandes empleadores eran las compañías mineras y miembros del MNR eran parte de la Federación Obrera del Trabajo (FOS) que organizaba -entre otros- a los sindicatos de los campamentos mineros.

A partir de la Revolución de 1952 fue fundada la Central Obrera Boliviana, el 17 de abril de ese año, es el mayor ente del sindicalismo boliviano, a partir de su creación monopolizó las luchas sociales en Bolivia, históricamente fue un actor poderoso enfrentando a los empleadores y al gobierno, aunque actualmente se la considera cercana a la gestión de Evo Morales.

En tanto, el politólogo Pablo Vázquez recordó el origen de la relación entre Juan Domingo Perón y el MNR boliviano. En un artículo publicado por un medio partidario, remontó ese vínculo a que "Perón tuvo muy en cuenta, en su formación ideológica durante su etapa en la milicia, la influencia boliviana. Desde su seguimiento como oficial de Estado Mayor del Ejército Argentino de la Guerra del Chaco (1932 – 1936) y la influencia de las empresas petroleras extranjeras atizando el conflicto entre países hermanos". Agregó que "tras la derrota boliviana un grupo de de oficiales se agruparon en la Logia Rapela (Razón de Patria) y tomaron el poder en base a un frente entre indígenas, campesinos y mineros. Se destacaron, según lo estudiado por Carlos Piñeiro Iñiguez, las medidas de los dos presidentes surgidos de la revolución: el gobierno de Daniel Toro, de 1936, expropió la Standard Oil y creó el Ministerio del Trabajo; mientras que Germán Busch, en 1937, promulgó el Código del Trabajo, fomentó la organización de sindicato de mineros y creó el Ministerio de Minas y Petróleo.

Las noticias de Perón en Yacuiba.

Esta experiencia fue estudiada y apoyada por grupos nacionalistas populares de la época como FORJA, con Jauretche, Dellepiane y Scalabrini Ortiz, así como por el socialista Manuel Ugarte". Agregó que "también Perón se sintió convocado por dicha revolución, ya que tuvo intercambio epistolar con Busch y dio asilo a Toro y a los integrantes del Movimiento Nacionalista Revolucionario (MNR)" y que "se vinculó desde el gobierno de la Revolución del 4 de junio de 1943 con el golpe en Bolivia, el cual tuvo muchos puntos de contacto a nivel ideológico, dado por Gualberto Villarroel, donde dio cabida a Paz Estenssoro y otros dirigentes del MNR, y a su vez, Carlos Montenegro, el ideólogo del MNR, tuvo un trato estrecho con Perón, amén de realizar aportes intelectuales en revistas de cultura locales como Sexto Continente".

"Tras su asunción como presidente agregó el autor-  Juan Perón planteó una política de acercamiento con Sudamérica a través de su Tercera Posición, esbozada en 1947, y que se materializó en el caso de Bolivia en su encuentro con el presidente Enrique Hertzog. En viaje en tren desde Buenos Aires Perón junto a Evita llegaron el jueves 23 de octubre de 1947 a Yacuiba, en la frontera argentino – boliviana. Se homenajeó al Líder de los trabajadores argentinos y a su esposa con un desfile militar, luego visitaron los yacimientos petroleros de Sanadita, ratificaron un acuerdo comercial entre ambas naciones y recibieron el afecto del pueblo boliviano".

(*) MDZ agradece el trabajo sinérgico con los colegas del diario Oxígeno de La Paz, Bolivia.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?