Qué pueden ganar los que pierden y perder los que ganan

Más allá de quiénes resulten electos como candidatos, hay otros datos que importan para afianzar o cuestionar liderazgos. 

Avatar del Pablo Icardi

Pablo Icardi

Omar De Marchi queda en segundo lugar dentro de cambia mendoza.

Alf Ponce/MDZ

*Nota Actualizada tras la oficialización de datos.

Las elecciones primarias arrojan como resultado obvio quiénes serán los candidatos a gobernador que competirán el próximo 29 de septiembre para suceder a Alfredo Cornejo. Pero no solo eso: también se redefinen posicionamientos internos en los dos frentes mayoritarios y también liderazgos. Por eso la lectura no es solamente lineal y surge una pregunta abierta a partir de la competencia interna: qué ganan los que pierden y qué pueden perder los que ganan.

En Cambia Mendoza el candidato Rodolfo Suarez, apoyado por el Gobierno, obtuvouna victoria amplia, con casi el 30% de los votos. De Marchi, por su parte, no llegó al  15% del total de votos al que aspiraban, y se quedó en 12%. En el radicalismo festejaron que “duplicaron” en votos a De Marchi, hay algo que generó preocupación. La elección del dirigente del Pro le alcanza para meter candidatos por la minoría en algunas secciones. Es decir, De Marchi obligaría a “abrir” las listas de Cambia Mendoza. Para él podría ser un negocio político y una nueva dentro del oficialismo. Sin embargo, eso depende de cómo se tome el resultado. Por lo pronto, la cara sobria de De Marchi y el tibio abrazo que se dieron con Suarez no marca un gran entusiasmo. 

Igual a los radicales les podría haber nacido un rival interno que le pelee no el liderazgo, pero sí la unanimidad a Cornejo. 

Los votantes no son ovejas y la política no es matemática. Por eso no se puede decir que De Marchi sea el “dueño” del 12% de los votos de Cambia Mendoza y su apoyo será indispensable. Sin embargo, su impronta puede tener otro valor a lo que era antes de conformarse como precandidato.

En el peronismo esa disputa es mucho más áspera, porque la situación de paridad obligará a negociar mucho más y a pelear voto a voto por el nuevo armado de las listas. Incluso también podría dejar abierta la disputa por el liderazgo partidario, pues no parece que haya una diferencia que haga capitalizar a algún candidato un liderazgo interno inapelable. Mucho más si se tiene en cuenta que las listas de Anabel Fernández Sagasti y Alejandro Bermejo son diversas en cuanto a la pertenencia interna.

*La carga de datos fue errática y complicó los análisis realizados el mismo día de la elección. 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?