Entrevistas MDZ

Manuel Adorni: "Nada nos hará cambiar de parecer ni nos va a torcer las acciones que estamos tomando"

El vocero Presidencial habla en el medio de las turbulencias en los mercados, tras la aprobación de la Ley Bases y ante la expectativa por las nuevas reformas de la gestión libertaria.

Josefina Godoy Martínez
Josefina Godoy Martínez jueves, 4 de julio de 2024 · 07:30 hs
Manuel Adorni: "Nada nos hará cambiar de parecer ni nos va a torcer las acciones que estamos tomando"
El vocero presidencial habló de los principales temas que rodean al Gobierno en un momento clave de la gestión de Javier Milei. Foto: Analía Melnik/MDZ

En todo equipo de fútbol hay un arquero y un defensor. En ese sentido, en el gobierno actual Javier Milei es el arquero, como cuando era chico, y su defensor es Manuel Adorni, el vocero presidencial que defiende a capa y espada las ideas liberales que lograron que el economista llegara a la Presidencia.

Adorni es quien cuida 24/7 la comunicación del Gobierno, pero es también el que logra tener un feedback con aquella audiencia que decide escucharlo habitualmente a las 11 de la mañana, cuando comienza su conferencia de prensa en Casa Rosada. Él no solo las brinda para los periodistas acreditados, sino para todas aquellas cuentas en las redes sociales que lo siguen y que se autodenominan “club de fans de Adorni", atentas a cada paso y respuesta que da como responsable de la comunicación gubernamental. 

El periodista, quien pasó años “del otro lado del mostrador”, logró ganarse la confianza de Milei y de su hermana, Karina, y es el primero en dar la cara cuando la especulación crece, renuncia algún ministro o hay ruidos en los mercados. “Nada nos va a hacer cambiar de parecer ni nos va a torcer las acciones que estamos tomando”, le remarca a MDZ en el mismo momento en donde los mercados están en rojo y la televisión muestra cómo el dólar tiene una escalada. La gestión libertaria se mantiene firme, y admite tener un plan económico que logrará sacar a los argentinos de la miseria. 

-Antes de la aprobación de la Ley Bases había ruidos en los mercados y ustedes decían que era porque la ley no se aprobaba. Ahora se logró pero los ruidos siguen, ¿a qué se lo atribuís? 

-Primero te defino el contexto. Le llaman ruido a un ajuste del dólar en torno al 15%. En el mismo período del gobierno de Alberto Fernández, el ajuste del dólar fue del 160%. Son los mismos que hoy dicen que hay ruido con un 15%, 16%. Por otro lado, nuestra gobernabilidad la definimos de manera diferente, porque mientras en los gobiernos anteriores la gobernabilidad se daba porque un grupito de políticos, de diputados, senadores y gobernadores se ponían de acuerdo y gobernaban independiente de lo que le pasaba a la gente, nosotros la gobernabilidad nos la da otra razón, que es el apoyo de la gente. Parte de la política eso no lo entiende y sale a cuestionar nuestro programa económico. Lo cual de por sí es increíble, porque es gente que hace cuatro años te decía que no creían en los planes económicos, que no tenían y que el Estado presente en tal caso iba a terminar solucionando todo. A nosotros el ruido que provocan o que intentan producir determinados sectores minoritarios no nos importan. Cuando nosotros anunciamos déficit cero, e impulsamos la Ley Bases original, el dólar tuvo un salto que llegó hasta los $1.300, hubo un sector minoritario no nos creía hasta que le demostramos que no le mentimos y que decíamos la verdad. Demostramos que el equilibrio de las cuentas públicas estaba garantizado y el dólar se retrotrajo a los valores anteriores. Ahora está pasando lo mismo, anunciamos la emisión cero, vuelve a haber un ruido en el mercado y a este grupo minoritario le vamos a volver a demostrar que estaban equivocados. De todas maneras, si alguien piensa que el ruido que puede generar que haya una suba marginal del dólar nos va a cambiar el camino que estamos tomando, no nos conoce.

-¿Va a bajar el dólar en el corto plazo? 

-Nosotros estamos haciendo todo lo que hay que hacer. Entonces, como vemos la película completa, de principio a fin, y no nos detenemos por algunas fotos, cuando se den cuenta que vamos a cumplir con todo lo que decimos, hacemos y vamos a hacer, efectivamente eso va a pasar. No hay más pesos en la economía de lo que había ayer, no los va a haber nunca y no hay razón para que el tipo de cambio tenga que moverse más de lo que el Ministerio de Economía o el ministro (Luis) Caputo anunció en la última conferencia del viernes. Nada nos va a hacer cambiar de parecer ni nada nos va a torcer las acciones que estamos llevando adelante. 

-¿Cuáles son los impuestos que se van a bajar o eliminar, además del Impuesto País que anunció Luis Caputo? 

-En Argentina tenés varios problemas. El problema de la presión impositiva con un alto grado de informalidad hace que los que pagan impuestos paguen muchos más impuestos o la carga sea mucho mayor. Tenés una cantidad de impuestos insoportable, una carga administrativa y una carga en la burocracia estatal que no tiene ningún sentido. El objetivo es simplificar el sistema tributario. Va a ser el último paso de este plan que tenemos previsto. Nosotros siempre dijimos: primero DNU y Ley Bases, después vamos a avanzar en otras leyes y en todo lo que nos quedó de estas 3.200 reformas. En términos, al menos de comercio exterior, el primer paso es el Impuesto País, que el levantamiento del cepo lo va a eliminar definitivamente. Caputo dijo que cuando esté reglamentada y promulgada la Ley Bases iba a empezar con la reducción de este impuesto y el presidente dijo que primero vamos por el Impuesto País y después por retenciones. Después hay un montón de cuestiones que no se ven. Tenés una carga en regulaciones, prohibiciones y limitaciones que te fueron poniendo para complicarte la vida que también estamos eliminando todos los días. Todos los días se van retirando cuestiones de burocracia, restricciones que tenía el mercado y que ya no las tiene más. Después se seguirá con otros impuestos. De hecho, el propio ministro Caputo dijo que pretendemos eliminar el 90% de los impuestos porque tenés una gran carga de burocracia e inutilidad en esos impuestos y de a poco se van a ir eliminando. 

-Milei ya consiguió las facultades delegadas, ¿cuáles son los principales objetivos que quiere hacer el Gobierno? 

-No te voy a spoilear nada, pero lo cierto es que el dilema argentino de cómo sacar a la gente de la pobreza y cómo crecer, el mundo ya lo resolvió hace 80 años. Vos sacás a la gente de la pobreza con educación, con trabajo, con instituciones sólidas e intentando comerciar con el resto del mundo. Esta idea que nos han inculcado que es mejor encerrarnos a vivir con lo nuestro y comerciar con 47 millones de habitantes, sin comerciar con 8.000 millones de personas alrededor del mundo suena hasta estúpido decirlo. Pero, sin embargo, nos han inculcado esto durante muchos años. Entonces nosotros estamos trabajando sobre lo que el mundo ya descubrió como solución para la pobreza. La educación es fundamental, la inversión también es fundamental y estamos trabajando fuertemente en las instituciones, que son un valor fundamental. Las instituciones son la columna vertebral de la República, ni hablar de la Justicia, pero bueno hay cosas que se fueron olvidando en la Argentina y la verdad es que a veces cuesta comprender como otros gobiernos pensaban que Argentina avance, crezca y produzca cuando no se estaba prestando atención a ninguno de estos pilares fundamentales. Así que el objetivo es bastante más amplio que alguna medida que se pueda tomar aislada. Nosotros vamos a trabajar sobre los pilares fundamentales que consideramos que son necesarios para que el país crezca y vuelva a ser un país normal e integrado al mundo. 

-Hablando de la Ley Bases, hay ocho empresas públicas que entraron en la lista para poder ser privatizadas, ¿tienen algún esquema privatizador ya? 

-No, para nosotros es al revés. Todas las empresas son primero pasibles de privatizar. Hay que entender que el Estado no las puede seguir sosteniendo. No quiero tocar ninguna sensibilidad, pero pasó con el tema de Aerolíneas Argentinas, viajé bárbaro, es absolutamente sensacional el vuelo. Ahora, ¿eso lo puede seguir sosteniendo el Estado? Y la verdad que no. Si vos tenés un país donde la mitad de la gente es pobre no podés obligar a que ese tipo que no pone un plato de comida arriba de la mesa todos los días le financie el pasaje a una persona que sí puede pagarlo y que come todos los días. Es irracional. El Estado no puede seguir haciéndose cargo. Ahora la única manera de salvarlas es incorporando capitales privados, le guste a quien le guste. Si no se incorporan, vamos a hacer todo lo posible para que efectivamente las ineficiencias de esas empresas sean las menos posibles y para que la gente que subsidia directa o indirectamente esas empresas sufra lo menos posible. Acá no es una cuestión de pasiones, es una cuestión de sentido común.

-Télam pasó a ser una agencia de publicidad bajo tu órbita, y también estás a cargo de lo que sería Radio Nacional y TV Pública. ¿Qué van a hacer con esas empresas?

-Misma lógica, pero no es porque se me ocurra a mí, es porque es la decisión del Presidente de la Nación. Cualquier funcionario que tenga a cargo una empresa pública te va a decir exactamente lo que te digo yo: lo que se pueda privatizar se privatiza, lo que no se puede privatizar efectivamente entra en un proceso para achicar los brutales déficit y las ineficiencias que cada que cada empresa acarrea. A mitad de mes va a salir el decreto con toda la modificación de las empresas públicas, en virtud de la decisión de Guillermo Francos de que cada empresa quede a cargo del área de competencia, lo cual es razonable. 

-Hubo denuncias de despidos masivos en la línea 144 de asistencia a víctimas de la violencia de género. ¿Es algo que consideran que no debería existir más? 

-No, no. Nosotros aborrecemos la violencia de género, no es un tema menor la violencia de género. A nosotros nos preocupa, nos ocupa y lo que se ha dicho de que estábamos en contra de la mujer, de la violencia de género, son todas pavadas que dice algún sector, gente que todavía no dio vuelta a la página y no aceptó que un día las urnas los pasaron por arriba. Y espero que en algún momento lo terminen de comprender. Nosotros no descuidamos las funciones esenciales... ¿o alguien puede pensar que porque cerramos el Inadi no nos preocupa la discriminación? ¿Alguien puede pensar que porque cerramos el gigantesco Ministerio de las Mujeres no nos importan las mujeres ni la violencia de género? Estamos haciendo que el Estado y el recurso de la gente sea mucho más eficiente. Quien considera que estamos en contra de la mujer, bueno, es un imbécil. 

-Se habló de reforma electoral, ¿el Gobierno quiere eliminar las PASO? ¿Qué más tendría esa reforma electoral? 

-Cualquiera sabe que el sistema electoral en Argentina hay que modificarlo. Creo que hay un consenso de todos los sectores sobre que este sistema no va más. Después por supuesto en el medio tenés un debate que pasa por la eliminación de las PASO, que está claro que es un gasto muy grande de dinero para el contribuyente. A título personal, tal vez lo que te demuestran a veces las PASO es que terminan siendo una gran encuesta carísima para la gente, cuando las internas deberían ser dirimidas en cada partido político. La boleta única también es un tema que está en discusión y me parece que hay un consenso bastante generalizado. Es un gran debate institucional que vamos a dar en el corto plazo, pero en el Poder Legislativo. Nosotros siempre donde haya más libertad y más transparencia, ahí vamos a estar. 

-¿Están barajando la idea de que se baje la edad para votar y que los chicos de 13 puedan hacerlo si quieren? 

-No, no lo estamos barajando. Hubo una decisión de modificar la edad de imputabilidad (a los 13) y creo que algún medio o alguien de la oposición dijo que si se bajaba la edad de imputabilidad por ahí se bajaba la edad a los 13 también para votar. Nunca estuvo en los planes, nosotros no descartamos nada, nada de nada, pero no está en los planes ni en la agenda, ni se debatió. 

Adorni y el ya tradicional gesto fotográfico de Javier Milei. Foto: Analía Melnik/MDZ.

-Los viajes de Milei suelen ser muy criticados, porque se va mucho tiempo y, sobre todo, porque tienen como eje principal los eventos donde recibe premios.

-Creo que las críticas vienen por algo mucho más profundo y más penoso que es que hacia décadas que no teníamos un Presidente que muestre la Argentina en el mundo. Después de (Carlos) Menem no sé si hubo uno que lo haya hecho. Todos los viajes tienen algún condimento, como algún premio o ahora, por ejemplo, en Brasil. El fin de semana vamos a una reunión con empresarios de primera línea de Brasil y después se aprovecha el viaje y se participa de la de la CPAC (donde estará con Jair Bolsonaro). Todos los viajes tienen una razón de ser en términos de mostrar Argentina, lo demás corre por cuenta de quien lo dice. Quién crea que participar de un G7 no es relevante, bueno, no hay mucho para explicar. ¿Qué vas a explicar, que estás con los principales líderes del mundo mostrándole una Argentina mucho más libre, mucho más normal, que va a avanzar, que está abierta a recibir inversiones? Bueno, es decir un poco lo obvio. Aparte el Presidente odia viajar, va en contra de lo que quiso hacer toda la vida, no le gusta, no quiere viajar y lo hace solo por una cuestión de Estado. Porque extraña, quiere estar acá, por razones personales, pero efectivamente no es un amante de subirse un avión y empezar a volar. 

-Él busca vender a la Argentina, buscar inversiones...

-Es lo que viene haciendo y es lo que va a seguir haciendo, porque considera que es el camino. Y bienvenido que así sea porque un cambio de paradigma es mostrar Argentina al mundo. Es cierto los que critican son los que quisieron ver a la Argentina encerrada, ¿no? Bueno, nosotros queremos ver una Argentina abierta y los viajes son parte de eso también. 

-Está clara la afinidad que tiene el Presidente con Donald Trump, ¿va a apoyarlo en la campaña presidencial o será prescindente? 

-No, Javier Milei no va a emitir palabras. Él puede tener una afinidad a título personal, puede tener alguna preferencia y hasta puede tener una amistad con Trump. Pero no podemos intervenir en una elección de otro país, de ninguna manera. Eso no va a pasar porque somos respetuosos de los sistemas, de cómo eligen a sus presidentes en otros países, en esquemas democráticos y republicanos.

Mirá el video: la entrevista completa a Manuel Adorni desde Casa Rosada 

 

Archivado en