Opinión

El error de los medios nacionales y provinciales al analizar la marcha universitaria

Como sucede con frecuencia indebida, los medios no estuvieron acertados en el análisis de la importante manifestación universitaria.

Fernando Díaz - Criterio.news jueves, 25 de abril de 2024 · 10:42 hs
El error de los medios nacionales y provinciales al analizar la marcha universitaria

El egocentrismo central de los medios de Capital Federal y la falta de buena lectura de los medios del interior y sus periodistas, pusieron el foco central en la marcha de la ciudad de Bs As. Incluso le dieron mucha más centralidad que las masivas manifestaciones en ciudades importantes donde Javier Milei había arrasado en las recientes elecciones.

Córdoba y Mendoza fueron un claro ejemplo de ello. Multitudinaria presencia de jóvenes, con recatada presencia y no relevante de dirigentes políticos y ausencia de palco con la presencia de representantes y actores de la trágica situación actual nacional, montándose en la importante demostración de descontento juvenil. El tren fantasma tuvo punto de partida en la ciudad de Bs As. Recorrido corto con finalización en Plaza de Mayo y el palco con mayoría de compañeros y compañeras. Todes.

Si sumamos Santiago del Estero, Río Cuarto, Tierra del Fuego, más otras ciudades con presencia relevante de jóvenes preocupados por la educación pública, el análisis más ajustado a lo sucedido debía partir de lo ocurrido en las diferentes ciudades del interior del país.

Fue en esas ciudades donde ocurrió lo trascendente. Ahí se disparó la munición pesada que penetró en Javier Milei. Fuego amigo propio. La mayoría votantes del león libertario. Poca casta y ventajeros de toda ocasión.

Las balas entraron. Del posteo del león bebiendo ”lágrimas de zurdos” al más recatado, real y conciliador publicado en el día de ayer, titulado Causas nobles. Motivos oscuros.

”Vamos a garantizar los fondos para el funcionamiento de las universidades y vamos a auditar como se utilizan esos fondos. Porque ese dinero surge del esfuerzo que hacen la mayoría de los argentinos que viven debajo de la línea de la pobrezä y no puede ni debe ser utilizado para engordar los bolsillos de algunos que han hecho un negocio de la educación pública”.

El resto fue ataque a la casta, con individualización de nombre y apellidos y reiteración de su camino inalterable. La educación pública tendrá sus fondos y las universidades no cierran.( exceso verbal y de conveniencia política de opositores aprovechados).

Ese concepto es el medular. Los fondos se garantizan. Tarde, pero las balas entraron, porque en simultáneo se depositó en el secretario de Educación el diálogo con los rectores. Desplazado el imprudente y maltratador Alejandro”Galleguito” Alvarez, subsecretario de Políticas Universitarias, que destrató en forma insólita a los rectores.

Inconcebible la estrategia y el accionar del gobierno para encarar el tema de los recursos  universitarios en medio del tremendo ajuste y cuando sobresale el No hay plata. Error de apreciación y gestión jugando de  local. Maltratando a su propia hinchada, que le proveyó gran cantidad de votos. También deben tener en cuenta la situación precaria de la economía las autoridades univesitarias. El estrépito en las calles puso a la luz demasiada erogación inconsistente.

También increíble el error comunicacional de los medios de alcance nacional y de los medios del interior del país. Análisis central en la movilización capitalina, el tren fantasma de los aprovechados y el insólito palco de Plaza de Mayo. Prevaleció el egocentrismo capitalino y la desidia o impericia provinciana.

Las balas que perforaron la coraza libertaria y obligaron a retroceder velozmente “en chancletas como dirían los muchachos de la popu” provinieron  fundamentalmente de los jóvenes libertarios del interior del país. Tropa  propia y primer impacto penetrador. Veremos como sigue. 

El resto vale, pero fue secundario. Cristina, Kicillof, Massa, Lousteau, Grabois. D Elía, Espinoza, los barones del Conurbano, los burócratas sindicales, los troskistas de la CTA y diversos miembros de la Casta, se montaron en la reacción mayoritaria y justificada de los estudiantes, aún con el error de afirmar que se iban a cerrar los claustros. Lo de siempre y no trascendente.

El periodismo, capitalino y provincial no estuvo a la altura. Puso la mira en el foco no central. Sucede con frecuencia.

Conclusión: el golpe se sintió. Hay que rebobinar, con urgencia y con certeza en lo que se decida, acordando con las universidades. El grito más estentóreo sonó en la propia casa, el lugar que confió y llenó de votos al león libertario. Y eso duele.

Los medios debemos poner la mira en el lugar exacto. No era la casta, ni sólo la movilización capitalina ni el palco cubierto de “poco presentables”. Estuvo en las muchas ciudades del país, repleta de votantes de Milei.

Archivado en