Polémica

Aborto: entre el acierto, el desatino y la estrategia

Diputados de La Libertad Avanza presentaron un proyecto para la derogación del aborto y reavivaron la disputa a nivel nacional.

Gonzalo Barrera
Gonzalo Barrera jueves, 8 de febrero de 2024 · 17:27 hs
Aborto: entre el acierto, el desatino y la estrategia
Proyecto de ley Marcha contra el aborto de 2018, cuando los "celestes" lograron la victoria en el Senado. Foto: Archivo

La Libertad Avanza presentó un proyecto de ley que deroga la Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE) y reinstaló la polémica. El documento cuenta con la firma de los diputados Beltrán Benedit, María Fernanda Araujo, Lilia Lemoine, Manuel Quintar y Oscar Zago, jefe de la bancada liberal.

Quién se sorprenda de la presentación de este proyecto de ley debe hacerlo por el momento elegido y no por el contenido. Para el Gobierno, este fue un tema de campaña y es fundamental, según la postura de Javier Milei del "respeto irrestricto por la vida del otro", entendiendo en ese "otro", también, a los nonatos.

Esto último, tiene sustento no solo ideológico, sino también jurídico. Según la carta magna argentina, en su última reforma de 1994, los tratados internacionales en materia de derechos humanos tienen jerarquía constitucional. Esto quiere decir que el Pacto de San José de Costa Rica debe ser tomado como ley suprema en la Argentina, siendo este un tratado que entiende por persona desde la concepción. Del otro lado de la vereda en la cuestión del aborto, no hay tratados internacionales, aunque sí posturas de organismos internacionales, pero sin el peso legal para hacer valer su postura ante una corte nacional.

A pesar de ello, el debate por la ley fue dado en dos oportunidades en la Argentina. Primero en 2018, con triunfo "celeste" en el Senado, y luego en 2020, con victoria para los "verdes". Desde ese momento, es ley la IVE, aunque con una enorme cantidad de detractores.

Más allá de las ideologías, sentimientos y realidades subjetivas, el hecho es que es ley, pero ahora vuelve al debate y con varios puntos a tener en cuenta.

El acierto de los liberales

Para con sus votantes, volver a poner el tema en discusión es un acierto. Tras una derrota significativa en la ley ómnibus, el partido gobernante trae a colación una discusión en la que sabe que puede ganar adeptos y también a conciencia de que la mayoría de la población está en contra del aborto, principalmente en los sectores populares, donde se hizo muy fuerte durante las elecciones.

Oscar Zago, uno de los firmantes del proyecto. Foto: Télam.

Al mismo tiempo, una lectura simple de las elecciones muestra que la mayoría de los argentinos no eligió candidatos del progresismo. Ni Sergio Massa, ni Javier Milei, ni Patricia Bullrich destacan por esas posturas, hasta el propio Luis Petri, candidato a vicepresidente de Juntos por el Cambio, se manifestó contra el aborto. Ahí también, el La Libertad Avanza tiene una fuerte base para apalancarse a la hora de enviar el proyecto.

El desatino con el tiempo político

El Gobierno acaba de perder su primera gran batalla, en lo que parecía que sería una victoria sobre el "antiguo régimen". El golpe de la ley ómnibus fue tal que directamente se dio de baja, acusando a los que votaron en contra de "anti pueblo", postura al menos dudosa para la salud democrática.

Habiendo pasado desapercibido el primer movimiento "provida" del Gobierno, con la modificación de la Ley Mil Días, que protege al niño desde su concepción, parece innecesario dar este paso adelante después de la estrepitosa caída de la ley ómnibus, por lo que el Gobierno podría estar enfrentándose a una nueva posible derrota.

La estrategia que podría haber detrás

El Gobierno y los liberales llegaron al poder con un amplio margen de votos y, a pesar de la inflación y la crisis económica, cuenta aún con un gran apoyo popular. Quien diga lo contrario debe tener cuidado con no pecar de obsecuente, ya que la última expresión popularmente masiva fue el 10 de diciembre para la asunción de Javier Milei. Cacerolazos, marchas de la izquierda o de la Confederación General del Trabajo, no llegaron ni a acercarse a lo que fue el Microcentro porteño aquel día.

La consulta popular es la herramienta con la que el Gobierno presiona al Congreso por la representación. Foto: Walter Moreno.

Con eso en la cuenta, no tembló el pulso para decir que podrían llevar a las urnas la ley ómnibus, mediante una consulta popular o plebiscito. Este formato de democracia directa, herramienta constitucional de la Argentina, fue el mismo que propuso Javier Milei en campaña con respecto al aborto.

Ahora, ¿por qué la obsesión con la voz popular frente al Congreso? Volvemos al discurso de "la casta", como llama el Gobierno a los apoltronados en sus bancas del Poder Legislativo. "Si la ley ómnibus no sale por los 'antipueblo' del Congreso, será el pueblo quien la vote", sería, en resumen, la propuesta de Casa Rosada. Del mismo modo podría ser con el tema del aborto, buscando la voz popular en un tema que sabe que las encuestas lo acompañan.

Archivado en