Conflicto de intereses

Intereses propios, reclamos y dudas: la relación entre gobernadores y Javier Milei

Desde la caída de la ley ómnibus el vínculo entre "unitarios y federales" se tornó cada vez más difícil. Cuáles son los reclamos y los intereses propios de esta novela de "tire y afloje".

Josefina Godoy Martínez
Josefina Godoy Martínez jueves, 29 de febrero de 2024 · 06:21 hs
Intereses propios, reclamos y dudas: la relación entre gobernadores y Javier Milei
La mesa que se reunió un día y que ahora no puede llegar a conseguir acuerdos Foto: Prensa Casa Rosada

La relación entre los gobernadores y el Poder Ejecutivo nacional sigue en un constante tire y afloje desde la caída de la ley ómnibus en el Congreso, la primera mancha del Gobierno de Javier Milei, que no dudó en tomar represalias contra aquellos "responsables" del infortunio. Los líderes de las provincias se posicionaron de distintas maneras a pesar de estar frente a un presidente que los tilda de "extorsivos", siguen abiertos al diálogo pero no toleran las agresiones del Gobierno ni las medidas que afectan directamente sus propios intereses, razón por la cual se encuentran cada vez más lejos de Balcarce 50. 

Hace 20 días que el vínculo entre Nación y las provincias comenzó a volverse hostil por el decaimiento de la Ley Bases y Puntos de Partida para la Libertad de los Argentinos. La noticia enfureció al presidente libertario, que no dudó en arremeter nuevamente contra la "casta". 

En ese marco, comenzó a generarse un mapa político en donde cada mandatario provincial se paró en un lugar distinto frente a las decisiones de "El Loco", que no quiere a los traidores y que comenzó a tomar medidas que perjudican -o en todo caso generan malestar- en las provincias. 

La ley ómnibus parecía ser un tema saldado en el vínculo de provincias y Nación, pero la denuncia de Chubut volvió a iniciar la polémica con más fuerza y la espuma volvió a subir. El conflicto evoluciona, se profundiza, mejora y empeora constantemente, en el medio de un contexto social y económico crítico, en donde todos quieren ganar. 

La ley ómnibus cayó en el Congreso y generó una ola de consecuencias para el Gobierno Nacional. 

Las medidas que más tensión vienen generando entre el Gobierno y las provincias 

  • La quita del Fondo de Compensación al Transporte Público al Interior 
  • La negativa de coparticipar el Impuesto PAIS
  • El intento dd suba de retenciones al campo y a la industria 
  • La eliminación de las transferencias discrecionales a las provincias 
  • El congelamiento de las obras públicas 
  • La baja del Fondo de Incentivo Docente 
  • El aumento de tarifas
  • El deseo de ir contra los fondos fiduciarios 

Ejemplo del enojo que estas medidas generan, y que son vistas por algunos como las represalias que el Gobierno tomó contra las provincias, se encuentra la denuncia penal que presentó Misiones contra el Estado Nacional para exigir "el cobro inmediato de los fondos adeudados que le corresponden” como el Fonid y el reclamo de Chubut en la Justicia para que cese la retención de fondos coparticipables por parte del Gobierno, algo que tuvo un poco de calma el miércoles cuando desde Nación enviaron los fondos retenidos

Este último asunto generó que, a pesar de la buena relación que algunos gobernadores tienen con la Casa Rosada, todos (dialoguistas, tensos, cercanos, amigos o enemigos) salieron a manifestarse en apoyo al mandatario chubutense, Ignacio Torres. El único que no lo hizo fue Osvaldo Jaldo de Tucumán, el primero en cuidar su relación con Nación. 

"Algún dinero evita preocupaciones; mucho, las atrae", dijo alguna vez el filósofo chino Confucio, y no se equivocaba. El conflicto entre las provincias y el Gobierno gira completamente en torno a los fondos que Milei destinará -o no- a las provincias, en medio del ajuste porque "no hay plata". 

Nunca se sabe cuándo puede estallar otra vez la relación, porque desde el Gobierno confirmaron que cortarán todas las transferencias discrecionales a las provincias y estas no dejarán de defender su propia tierra. 

El comunicado de Chubut y las provincias del Sur contra el Gobierno. 

Qué postura toma el Gobierno 

Desde el Gobierno advierten que cada mandatario provincial deberá realizar lo mismo que se está haciendo a nivel Nación, es decir, comprometerse con "la reducción del gasto público en todo el territorio".

El encargado de mediar es el ministro del Interior, Guillermo Francos, quien se esmera por acortar la distancia entre ambas partes. Reuniones en grupos grandes, pequeños, individuales, Francos busca una y otra vez que el diálogo y el consenso reinen en esta historia. Esta semana se juntó con Leandro Zdero (Chaco), Gustavo Sáenz (Salta) y Alberto Weretilneck (Río Negro).

Pero en ese contexto, Milei no da el brazo a torcer y sigue, a través de redes sociales, apuntando contra los mandatarios provinciales, los "degenerados fiscales". 

En este marco, hay que recordar que los gobernadores juegan con un "as bajo la manga": Milei asumió sin ningún gobernador de su partido ni mayorías en el Congreso, por lo que es clave para su gestión acuerdos con las demás fuerzas políticas. 

Francos intentó apaciguar las aguas entre algunos gobernadores con una reunión en Salta, con la presencia de la vicepresidenta Victoria Villarruel.

El mapa político que muta constantemente 

Los distintos bloques políticos, como muchos otros aspectos que no están funcionando "como siempre" en este nuevo Gobierno, no están actuando de forma homogénea según sus ideologías básicas, y hay gobernadores como Osvaldo Jaldo y Raúl Jalil -pertenencientes al PJ- que se acercaron más a la Casa Rosada a pesar de las diferencias. 

Otros, sin importar el signo político, creen que las medidas de fuerza no son la salida al conflicto pero sí advierten, como el gobernador de Río Negro, Alberto Weretilneck, que el problema no es que existe una falta de interlocutor, sino que es la actitud del presidente la que no permite avanzar en el conflicto: "Empezó con los diputados, siguió con los periodistas, la gente de la cultura y los gobernadores", lanzó en una conferencia de prensa. 

Los mandatarios se habían posicionado en distintos lugares frente a la pelea contra Milei, pero la relación cambia todo el tiempo: el viernes pasado estaban todos alineados a favor de Torres por los fondos coparticipables, pero hoy -y luego de que la Justicia fallara a favor de Chubut- el panorama vuelve a cambiar, las tensiones se aflojan pero no se calman. Algunos toman fuertes represalias y otros se muestran resignados, frente a un Gobierno que también los llamó "caprichosos" por defender sus propios intereses. 

En detalle: algunos de los límites que los gobernadores tienen frente al Gobierno Nacional 

A pesar de que todos los mandatarios provinciales explican que están abiertos al diálogo y pretenden generar consensos con Nación, en detalle cada uno lucha más o menos por distintos intereses. Ejemplo de ello es Rogelio Frigerio que esta semana aclaró que las provincias deben contar con "los recursos que por ley y por Constitución" le corresponden y trabajar "espalda con espalda" con Nación.

Según fuentes allegadas, la idea de Frigerio es "encontrar puntos en común con el Gobierno y trabajar en un acuerdo fiscal". Enfatizan en que no hacen "eje en las demandas y reclamos" y que los recursos que no negociará son aquellos que "le corresponden a la provincia por derecho". 

Algunos de ellos son el dinero obtenido por la Represa Hidroeléctrica Salto Grande, la Compensación de la Caja de Jubilaciones provincial, la Compensación por la quita de impuestos coparticipables -en recompensa de la quita del Impuesto a las Ganancias durante la gestión pasada- y la Compensación por el Pacto Fiscal 2017. 

El comunicado de Juntos por el Cambio en apoyo a Chubut. A pesar de ello, muchos salieron a aclarar su intención de diálogo a pesar del apoyo a Torres. 

Maximiliano Pullaro, el gobernador de Santa Fe, también se mantiene en la postura de cuidar los intereses provinciales frente a Nación. El gobernador se manifestó en contra de las retenciones al campo y a la industria, y "gestionó para que no se apliquen, hecho que finalmente sucedió". Para Pullaro hay que defender siempre "todo lo que afecte a los intereses de la provincia". 

Por otro lado, en Mendoza, el Impuesto a las Ganacias es uno de los puntos que más preocupación genera porque es una "pérdida importante", según explican desde el entorno del gobernador Alfredo Cornejo. Es uno de los gobernadores que más diálogo tiene con el Gobierno, sorprendió el último viernes al firmar el comunicado de Juntos por el Cambio contra el accionar de Milei en la discusión con Torres. No obstante, el domingo pasado, habló puntualmente sobre la advertencia de Torres en materia energética y mostró sus diferencias.

Milei no afloja su postura frente a las exigencias de los gobernadores. 

Por último, otra provincia consultada por MDZ fue Misiones que confirmó que -además de su preocupación por la quita del Fonid que ya fue llevado ante la Corte- tiene inquietud por el Fondo Compensador del Interior para el transporte público. Ambos fondos están contemplados en el presupuesto 2023 y prorrogados para este año. El último, que se encarga de subsidiar el transporte público, preocupó tanto a Misiones que aseguró el envío de una nota a Nación para exigir que se revierta la cuestión. 

Una telenovela política 

Al principio, cuando el cortocircuito entre Gobierno y provincias comenzó, se podían definir de una manera más concreta si un gobernador era "amigo" o "enemigo" de la gestión de Javier Milei. Hoy, al menos a esta altura, las clasificaciones están difusas y los vínculos entre funcionarios no responden ni a alianzas políticas ni a principios básicos, todas las escenas se desenvuelven en un constante "tire y afloje".

 

Archivado en