Bentogate

La familia de Walter Bento declaró y "ensució" la cancha con fuertes críticas al fiscal Dante Vega

Luciano Bento, Nahuel Bento y Marta Boiza se sentaron en el banquillo de Tribunales. Se los acusa de estar involucrados en las maniobras de lavado de activos conectadas a la presunta asociación ilícita liderada por Walter Bento, que cobraba coimas a cambio de otorgar beneficios procesales.

MDZ Política
MDZ Política jueves, 7 de septiembre de 2023 · 18:18 hs
La familia de Walter Bento declaró y "ensució" la cancha con fuertes críticas al fiscal Dante Vega
La familia de Walter Bento declaró este jueves Foto: Juan Ignacio Blanco/MDZ

En el marco de la megacausa que tiene como protagonista a Walter Bento, juez federal suspendido, este jueves prestó declaración por primera vez su familia, acusada de ser partícipe de las maniobras de lavado de activos conectadas a la presunta asociación ilícita liderada por Walter Bento, que cobraba coimas a cambio de otorgar beneficios procesales. Marta Boiza (esposa), Luciano Bento y Nahuel Bento (hijos) se sentaron en el banquillo de la sala de Tribunales. Aseguraron "jamás haber cometido ninguna conducta ilícita". Boiza, esposa de Bento, cargó con dureza contra el fiscal Dante Vega durante su intervención y relató una suerte de historia acerca de la enemistad entre el juez y el representante del Ministerio Público Fiscal.

Luciano y Nahuel Bento están acusados de formar parte de la maniobra familiar para lavar activos de origen ilícito con el objetivo de confundirlos con los ingresos legales que tenían. Marta Boiza está procesada y es juzgada en el juicio oral por enriquecimiento ilícito, lavado de activos de origen delictivo agravado por la habitualidad, y por ser funcionario público. Además, también está acusada de falsedad ideológica por dos hechos. 

Entre los bienes a nombre de Luciano Bento -sobre los cuales hizo mención en su declaración- figura uno de los locales comerciales de Il Mercato, un inmueble en Maipú del fideicomiso Bosque de Mayo, un departamento con cochera del fideicomiso Vista Cruz, un vehículo Audi A3, un vehículo BMW 120I y un Audi A1 Sportback, entre otros bienes.

Respecto a Nahuel Bento, el fiscal que instruyó la causa sostiene que "llevó a cabo, paulatinamente, diferentes actos de aplicación de activos provenientes de una actividad ilícita de sus progenitores e incorporó bienes en su patrimonio dándoles la apariencia de origen lícito".

"En ese contexto, Nahuel Bento toma parte activamente en el delito de lavado de activos al aceptar de sus progenitores una donación con derecho de usufructo a favor de éstos de un departamento con cochera y baulera que produce renta. También toma parte activa en el delito al adquirir a su nombre un bien inmueble (cochera) y cuatro automotores, dos de ellos de alta de gama y al concretar participaciones en un fideicomiso inmobiliario y en un fideicomiso comercial que producen renta, para lo cual recibe dinero de sus padres, adquiere los mismos por un precio inferior al de mercado con el fin de simular una capacidad económica acorde al valor de dichas operaciones e ingresan los fondos provenientes de esas operaciones al patrimonio adquiriendo apariencia de licitud", enumeran en referencia a la compra de un auto Audi A3 y un Audi S3 2.0 TFSI QUATTRO.

Nahuel Bento, Luciano Bento y Marta Boiza tenían inversiones en el fideicomiso Il Mercato con fines comerciales. Además, Nahuel y Luciano hicieron inversiones inmobiliarias en emprendimientos residenciales como el fideicomiso Bosque de Mayo para adquirir departamentos en Maipú y el fideicomiso Vistacruz de Godoy Cruz. Según el análisis del fiscal Dante Vega, el objetivo era mezclar fondos de origen ilícito con otros que ingresaban por el cobro de coimas percibidas por Walter Bento como líder de la banda delictiva que se encuentra sentada en el banquillo de los acusados.

Como contó MDZ en ocasiones previas, además de las inversiones comerciales e inmobiliarias también está en tela de juicio cómo costearon los Bento los cientos de viajes que realizaron al exterior. Incluso, el uso de tarjetas de crédito radicadas en Estados Unidos lo cual permite inferir que el "clan" tendría cuentas bancarias radicadas en ese país pero que no han sido declaradas. El destino más visitado por el grupo familiar es Estados Unidos, registrando un total de 211 viajes a Estados Unidos desde el año 2012 hasta el año 2021. Se alojaron en numerosas oportunidades en hoteles de lujo, desbaratando la defensa intentada por los coimputados referida a que los alojamientos se daban en “casas de familiares” o en “departamentos u hoteles en promoción”. Lo que complica a la defensa del clan Bento es que no hay comprobantes respecto a cómo se pagaban esos viajes. "Podemos considerar probado que los coimputados no han abonado los gastos realizados en los viajes al extranjero con ningún medio de pago bancarizado registrado en el país", sostuvo la fiscalía y reveló la existencia de tarjetas de crédito emitidas en Estados Unidos a nombre de Walter Bento, Marta BoizaNahuel Bento y Luciano Bento pero que no habían sido declaradas.

Walter Bento junto a su familia. Foto: ARCHIVO MDZ.

El primero en declarar fue Luciano Bento (28), quien dijo: "Jamás he cometido ninguna conducta ilícita. Lo que el fiscal me imputa es que todo mi patrimonio es ilícito, pero no ha tenido en cuenta tanto mis ingresos trabajando en el Poder Judicial como antes. Lo primero que se me imputa es haber recibido un departamento de 40 metros en la Torre Carolina hace más de diez años. Fue un regalo de mis padres y, por ende, no lo usé, no lo alquilé, no lo puse en circulación, no lo pude ni administrar ni cobré nada de ese departamento. Fue sólo un simple regalo. En segundo lugar, se me imputa la compra y venta de distintos automóviles, pero acá Fiscalía no ha tomado en cuenta mis ingresos anteriores al Poder Judicial. Todos mis autos fueron comprados con mi esfuerzo. Mi primer auto se lo compré a mi hermano en cuotas. El segundo lo compré con la venta de mi primer auto, más cuotas. Mi tercer auto, con la venta de mi auto anterior, más ahorros que yo tenía de mi trabajo. El último y actual auto lo compré con la venta del anterior. Para que quede claro: no tengo cinco autos, tengo solo uno. Para tener uno tengo que vender el anterior".

Y añadió: "En tercer lugar quiero hablar de mi participación en el fidecomiso comercial. La verdad es que del tema sé poco y nada y sólo escuché a mi hermano mencionarlo en una cena familiar como una buena oportunidad por lo cual mis padres me donaron el dinero producto de la venta de la casa anterior para que yo pueda tener una participación en ese fidecomiso en 8 o 9 metros en un espacio. Un tiempo después, mi madre me cedió parte de sus espacios. En cuarto lugar, respecto a un departamento ubicado en Bosques de Mayo, quiero aclarar que no existía nada en Maipú. Era un lugar desértico. No supe nada y también me lo contaron en familia como una oportunidad. Entonces mis padres me donaron el dinero -también producto de esa casa- para poder adquirir el departamento en pozo, que es una unidad de 50 metros para alquiler temporal".

"En quinto lugar se me imputa haber comprado un departamento en el complejo Vistacruz y quiero que sepan que lo he comprado en pozo gracias a mis ahorros, con mi trabajo y en cuotas mediante depósitos de transferencia de mi cuenta a sueldo. Nada más lícito que eso. Después mis padres me donaron el dinero para poder comprar la cochera en ese complejo. Voy a volver a declarar una vez que estén las medidas probatorias, pero para finalizar quiero decir que no he participado en ninguna conducta ilícita, lo cual ya está probado en el expediente, sumado a las prueban que quedan realizar", cerró.

Al serle consultado si iba a responder preguntas de la Fiscalía, dijo que lo hará "después de que se realicen las medidas probatorias sobre la parte patrimonial".

Walter Bento y Luciano Bento. FOTO: ARCHIVO MDZ.

Posteriormente fue el turno de Nahuel Bento (31), que manifestó inicialmente: "Voy a declarar ahora, no obstante, voy a seguir la misma línea de mi hermano. Me interesa volver a declarar una vez que se hayan efectivizado la totalidad de las medidas probatorias respecto a la parte patrimonial. En esa oportunidad, quiero responder todas las preguntas que consideren pertinentes las partes".

"En relación a mi persona, quiero dejar en claro que nunca he participado en ninguna actividad ilícita ni ninguna conducta tipificada en el Código Penal. De ninguna manera. Para llevar adelante esta imputación lo que se ha pretendido es mezclar el patrimonio familiar de los hijos con los padres, soslayar préstamos e ingresos, ventas de autos o utilizar comparaciones con cuestiones como Mercado Libre, que no son parámetro de absolutamente nada", sumó.

"El primer hecho, que es un departamento en Torre Carolina, fue una donación que tiene clausula de revisión y que hasta el día de hoy se podría retirar. Lo compraron mis padres. Yo no manejé un solo peso. No lo compré, no lo administré y no lo usé. La idea era irme en algún momento a vivir solo y nunca lo hice. El día que se realizó esa donación era 27 de diciembre, el día de mi cumpleaños. Era, para mí, un motivo de felicidad. No sé qué cabeza le puede entrar a alguien que un padre quisiera involucrar a un hijo en una maniobra de lavado de activos. Bueno, sí sé en qué cabeza...", comentó al hacer referencia indirecta a al fiscal Dante Vega.

También esgrimió: "Se me imputan maniobras respecto a cuatro vehículos. Uno me lo regalaron mis padres y los otros tres los compré yo". Luego, explicó que esos autos tenían "muchísimos problemas". "Un juez federal que en su casa tiene un sólo vehículo le regala a su hijo de 19 años un auto usado y el hijo no tiene por qué estar sospechando absolutamente nada. Es más afirmo que para mí ese dinero es lícito. En la requisitoria fiscal aseguran que es dinero ilícito, pero las pruebas no dicen eso", destacó Nahuel Bento.

Marta Boiza y Nahuel Bento. FOTO: ARCHIVO MDZ.

Marta Boiza, esposa de Walter Bento, apuntó contra el fiscal Dante Vega en gran parte de su declaración y hasta lo acusó de que "jamás en su vida va a dejar de hacer daño porque tiene un problema psiquiátrico".

"Tengo 58 años y empecé a trabajar a los 17. Me casé muy jovencita a los 23 y me fui a vivir a Buenos Aires. Yo trabajaba en el Banco de Previsión Social de Mendoza. Con ese trabajo pedí el traslado y me fui. Mi marido tenía trabajo allá. Teníamos muy buenos sueldos. A los tres meses, mi marido concursó para otro trabajo y ahí crecimos muchísimo económicamente. Tenía un trabajo muy estresante y fue por eso que nos volvimos a Mendoza en 1992. En Buenos Aires teníamos departamento nuevo y auto 0km. Acá compramos una casa divina, un auto 0km y teníamos prácticamente el doble de esas propiedades en ahorros en dólares. Sólo teníamos 27 y 29 años. Para nosotros era la oportunidad de cambiar de trabajo y poder ejercer la profesión", comenzó Boiza.

En relación a su ingreso a la Justicia, relató: "Trabajé unos años en una Secretaría Penal y a los poquitos meses el Dr. (Gerardo Walter) Rodríguez me llevó como secretaria privada. Desde allí me desempeñé hasta que se jubiló". A partir de ese momento, contó cómo surgió la enemistad entre el fiscal Dante Vega y Walter Bento

Boiza hizo hincapié en la época en la que estaba vacante el puesto del Juzgado Federal N°1, tras la destitución de Luis Leiva. Para la esposa de Bento, el fiscal Vega quería ese cargo que finalmente quedó en manos de Walter Bento. En ese orden, mencionó "la fiesta que había hecho Vega festejando que mi marido iba a ir al Tribunal Oral y a él le iba a quedar el cargo del Juzgado N°1, donde estaba ternado también", que no terminó ocurriendo. "Cuando se enteraron que sacaron el pliego, Vega me dijo 'vos sabías'. Nunca más me saludó, a pesar de que entraba al despacho del Dr. Rodríguez".

Asimismo se dirigió en tono desafiante sobre el fiscal Dante Vega, lo cual provocó que el Tribunal le llamara la atención."Yo tengo un hijo con capacidades diferentes. No tengo un hijo 'retrasado mental', cómo dijo él. Es muy duro. Yo he sufrido mucho por mi hijo. Pero esta gente no para de hacer daño. Este hombre jamás en su vida va a dejar de hacer daño porque tiene un problema psiquiátrico, psicológico, adicto (sic).¿Qué le pasa?", señaló. En tanto, Boiza acusó a Vega de un día haberle dicho en el ascensor "a vos, a tu marido y a tus hijos los voy a meter presos".

Continúa la causa Bento en Tribunales. FOTO: Juan Ignacio Blanco/MDZ.

"Seguramente tuvo que inventar el enriquecimiento, el lavado mío y de mis hijos para poder traernos acá. Si ni siquiera puede probar el cohecho, ¿cómo va a probar el enriquecimiento? No tiene pruebas porque nosotros somos personas honestas. Toda la vida hemos trabajado. Todo lo tenemos fruto de nuestro esfuerzo. Yo lo dije: nosotros estábamos muy bien económicamente y no necesitábamos hacer nada incorrecto. Vivimos bien. ¿Para qué queremos más de lo que ganamos? Si ganamos lo suficiente. Todo el Poder Judicial gana mucha dinero. Hasta los ordenanzas andan en 0 kilómetros", agregó

También acusó a Vega de "haber tenido viajes con Diego Aliaga", el fallecido exdespachante de aduana que tiene un rol clave en la causa desde su inicio.

"Tenemos una familia bien constituida. Nosotros amamos a nuestros hijos y ellos a su padre. Creo que el Dr. Vega no puede decir lo mismo. Quizás, esa falta de familia o de amor es lo que le produce el odio que tiene en su cabeza. No sé si debería estar trabajando en un Ministerio Público. Deberían hacerle una pericia psiquiátrica", finalizó Boiza que, al igual que sus hijos, no respondió preguntas del Ministerio Público Fiscal.

Archivado en