Argentina se define

Juntos por el Cambio: a 27 días de la PASO comienza a imponerse el Teorema de Baglini

Las elecciones San Juan, San Luis y ahora Santa Fé plantean un horizonte de cambios en la política argentina. Cómo impacta la cosecha de Horacio Rodríguez Larreta en las mediciones. La opción de los electores hacia opciones probadas.

Rubén Rabanal
Rubén Rabanal martes, 18 de julio de 2023 · 09:10 hs
Juntos por el Cambio: a 27 días de la PASO comienza a imponerse el Teorema de Baglini
Horacio Rodríguez Larreta obtuvo triunfos clave de sus candidatos en tres provincias imporantes Foto: Prensa Larreta

Los ritmos de la política suelen moverse en olas que no siempre siguen el mismo ritmo, pero hay una regla que se repite en la historia: a medida que se acerca el momento de la decisión final el electorado comienza a mirar más la seguridad conocida que la apuesta por quienes proponen cambios revolucionarios pero sin certezas. Podría decirse que es una aplicación extensiva del Teorema de Baglini a la conciencia de elector.

Algo de eso comenzó a verse en la PASO de Santa Fé, donde después de los cambios de signo que se vieron en San Luis y San Juan, la apuesta no fue por la debutante Carolina Losada, sino por Maximiliano Pullaro. Son todas elecciones provinciales, esta claro, pero el volumen que significa en el porcentaje nacional voto santafecino y la proximidad con la PASO del 13 de agosto le den al proceso un tono definitorio.

En este caso la regla electoral puede aplicarse a la interna de Juntos por el Cambio y, una vez más estaría verificándose: se diluye la diferencia conceptual entre halcones y moderados que marcó la pelea entre Horario Rodríguez Larreta y Patricia Bullrich a medida que se acerca el resultado final.

Claudio Poggi rompió con la hegemonía Rodríguez Saá en San Luis.

El jefe de Gobierno porteño ya no está siendo medido por sostener posiciones duras o blandas, sino más bien por su vocación de mantener el dialogo a futuro dentro de Juntos por el Cambio (ya no tanto hacia el Frente de Todos) que comenzó a generar cierta ola de tranquilidad en el electorado de la coalición. No es una sensación de la política, sino lo que están detectando mediciones que no definen aun un ganador claro en la PASO presidencial de JxC, pero si una variación de las tendencias que se verificaban hace tres meses.

A Larreta lo ayuda también el collar de resultados en San Luis donde apostó claramente por Claudio Poggi y en San Juan por Marcelo Orrego en San Juan, ambos casos donde claramente cambio el régimen local frente a cacicajes históricos del peronismo. Tambien debe sumarse a esa grilla el acuerdo con José Luis Espert para abrir la oferta a posiciones mas claras del liberalismo, el festejo Larreta en Corrientes por la victoria legislativa donde el gobernador Gustavo Valdés no tuvo problemas en sacarse foto esa misma noche con el jefe porteño.

En su haber Larreta suma también la amarga pelea que tuvo dentro de Juntos por el Cambio en Córdoba, cuando se rechazó el acuerdo con Juan Schiaretti. No es seguro que ese entendimiento pudiera haber cambiado el resultado que llevó a la derrota a Luis Juez, pero la duda juega a favor de las posiciones del porteño, sobre todo porque muchos creen que la idea de una apertura al peronismo local mejoró ese resultado más allá de los esperado.

Marcelo Orrego dio la sorpresa en San Juan.

A ese recuento de la estrategia de Larreta debe sumarse la confirmación de la fórmula con el jujeño Gerardo Morales, que lleva en su mochila como triunfo la epopeya de haber controlado el estado paralelo de Milagro Sala en su provincia y ahora contener una rebelión local alimentada por el kirchnerismo desde Buenos Aires utilizando a la izquierda como mano de obra útil. Todo eso fue ganancia para electorado opositor que buscaba posiciones más duras y también para el radicalismo del interior que esperaba la ratificación de ese lugar en la fórmula.

Mas allá de todo ese armado, llega ahora el turno de los electores. En Santa Fé optaron por el candidato apoyado por Larreta en un claro guiño a una gestión conocida, pero además rechazando las acusaciones de Losada contra su oponente que claramente ponían en riesgo la posibilidad de retomar el camino de la unidad tras la PASO. Fue esencial para el radicalismo local no solo apoyar a Pullaro por su propuesta, sino también por la imprevisión de Losada en su mirada al futuro y la ausencia de su past perfomance en términos de administración. Ese es casi el único interrogante que le queda por delante a la interna grande de Juntos por el Cambio a 27 días de la elección que quizás definirá el futuro del país.

Archivado en