Los políticos que saltaron la grieta y militan en un partido opositor

Los políticos que saltaron la grieta y militan en un partido opositor

En Mendoza, muchos políticos pasaron de cantar la marcha peronista a abrazar a referentes del PRO; otros prometieron enfrentar al kirchnerismo y hoy integran el Frente de Todos; hay quienes fueron históricos radicales pero se entusiasmaron con Sergio Massa. Todo cambia, también en la política.

Laura Fiochetta

Laura Fiochetta

El exintendente y actual concejal Ricardo Mansur volvió a ser noticia esta semana por una denuncia que hizo contra la gestión de su exsocio político, el actual jefe comunal, el radical Miguel Ronco. Y aunque Mansur no saltó la grieta - enojado con los radicales, se fue con el Partido Verde y ahora fundó el espacio departamental Sembrar-, otro grupo de dirigentes en Mendoza emigraron en los últimos años a una fuerza opuesta. Exradicales que ahora cantan la marcha peronista, exkirchneristas que son del PRO y demócratas que pasaron al justicialismo. Todos siguen ejerciendo la actividad política, aunque cambiaron la camiseta, de ideas y de compañía.

Durante mediados de los 2000, para referirse a la dirigencia política que cambiaba de partido pese a ser elegido por otro (no es el caso de Mansur, claro) se aludía a una persona. a Eduardo Lorenzo Borocotó,  un médico pediatra que está jubilado y que hace 16 años, cuando era legislador nacional, quedó estigmatizado por haber cambiado raudamente de fuerza política. Después de haber sido legislador por el partido del exministro de Economía Domingo Cavallo, pasó a ser diputado por el PRO. El 23 octubre de 2005 obtuvo una banca, pero antes de asumir tuvo una reunión vinculada a un asunto de salud pública con el exjefe de Gabinete del por entonces presidente Néstor Kirchner, el actual primer mandatario Alberto Fernández. Después de ese encuentro, Borocotó anunció su partida del bloque macrista y armó un mono-bloque independiente, cercano al kirchnerismo.

Luego, el lenguaje que siempre tiene intenciones, hizo lo suyo. La "borocotización" de la política fue un término que se usó durante muchos años para aludir a los cambios de partido. Con el transcurrir de los años y los escenarios políticos,- vino la Concertación en 2007 y muchos antikichneristas de hoy fueron radicales K- ese antecedente quedó en el pasado, ya que casi nadie se siente con derecho al recuerdo público de la lejana decisión de Borocotó.

Sin embargo, la grieta política, entre quienes son kirchneristas o antikirchneristas,  sigue profundizándose y en estos últimos años hay quienes han sabido saltarla, alejados de los prejuicios; convencidos de que del otro lado se está mejor, o por motivos personales diversos.

Corría octubre del año 2005 y el diseño de la cartelería callejera que utilizaba el kirchnerismo, que llevaba dos años de vida, era precario. También porque en esa época estaba permitido el abuso del Photoshop. Carteles de grandes dimensiones de un Kirchner photoshopeado, pegado a un Enrique Thomas candidato a diputado nacional llenaban las calles céntricas de la Ciudad de Mendoza. En esa elección legislativa, Thomas logró ingresar al Congreso y años después se convirtió en el presidente del Instituto Nacional de Vitivinicultura.

Hoy es diputado provincial y hace muchos años que mira al kirchnerismo desde la vereda de enfrente. Trabaja para la precandidatura presidencial de su jefa política: la presidenta del PRO Patricia Bullrich. Es que se pasó al PRO e integró durante el Gobierno de Mauricio Macri (2015-2019) el gabinete de Bullrich cuando era ministra de Seguridad. En esa instancia, crearon un vínculo estrechísimo y ahora es un crítico antikirchnerista.

Un compañero de Thomas en la Legislatura de la provincia, tiene una historia política parecida. Rolando Baldasso hoy es senador del PRO, sin embargo, este dirigente de Luján de Cuyo tuvo un pasado de cruzar los dedos en v (de la victoria peronista), con cargos técnicos en los gobiernos peronistas pero con poder de decisión. Estuvo a cargo de Vialidad durante la gestión de Arturo Lafalla (1995-1999), acompañó a Celso Jaque (2007-2011) y fue parte de Aysam, y su papel más visible fue haber sido el ministro de Infraestructura del Gobierno de Francisco Paco Pérez (2011-2015).

Pérez llegó a ser gobernador en parte gracias al performance electoral que tuvo la vicepresidenta Cristina Fernández en su reelección. “A dónde para el 54”, era la frase que repetía la militancia para graficar el abrumador triunfo electoral de 2011.

El tiempo, quizá como casi todo en la vida, es versátil. El Gobierno de Paco terminó con un peronismo golpeado ya que el triunfo del radical Alfredo Cornejo afectó a un PJ que estaba muy cuestionado no sólo  por su accionar en el Ejecutivo provincial, sino también en varios departamentos. Con Cornejo en la provincia y el devenir de la alianza Cambia Mendoza, asumió el referente del PRO Omar De Marchi en la intendencia de Luján de Cuyo. Baldasso se convirtió en el secretario de Obras de De Marchi, un reconocido antikirchnerista y cuatro años después, en senador provincial por el partido de Macri.

En Santa Rosa, cuentan que una radical canta en voz alta la marcha peronista. Se trata de la concejal Débora Quiroga, quien en 2019 decidió apoyar la candidatura de la actual intendenta Flor Destéfanis, una importante referente kirchnerista. Hace tres años Quiroga argumentó que respaldaba a Destéfanis porque “en la calle nos piden que trabajemos juntas por el bienestar de Santa Rosa y así lo haremos”. Ahora cuando se pregunta en el departamento, los militantes peronistas aseguran que “entona la marcha” junto a ellos.

El actual diputado provincial José Luis Ramón mantiene su bloque Protectora, sin embargo, cuando ingresó en la Cámara Baja en el Congreso de la Nación en 2017 era un acérrimo antikircherista. Entabló una relación política con el actual ministro de Economía y expresidente en Diputados Sergio Massa, que se notó en sus votaciones. Saltó la grieta: en las elecciones legislativas del 2021 y entró a Diputados en la lista del Frente de Todos.

 

El exdiputado provincial y exintendente de Luján de Cuyo Omar Parisi (hoy alejado de los cargos políticos) y la actual diputada provincial Marisa Garnica (están casados) dejaron su partido de toda la vida, el PD, para dar un salto que parece no tiene vuelta: se hicieron kirchneristas. En el medio Parisi se peleó con su exsocio político, De Marchi, con quien además tenía una relación casi familiar.

En realidad ambos lujaninos dejaron de ser demócratas. En el caso de De Marchi fue parte de la camada que emigró al PRO como los exlegisladores Carlos Aguinaga y Roberto Pradines (hoy su hijo Gabriel es diputado provincial). 

Entre los referentes dentro del Frente de Todos local que tiene Massa se encuentra un exlegislador radical. Se trata de Alexandre Maza, quien fue diputado provincial y durante muchos años jugó en la interna de la UCR en su departamento: Junín. Ahora integra Fuerza Renovadora que encabeza la peronista Gabriela Lizana.

Un caso paradigmático de los últimos años fue el del exlegislador Eduardo Martínez Guerra. Era del Partido Intransigente (PI) y en las elecciones este espacio fue con el Frente de Todos, aunque unos meses antes de las elecciones del 2021 se acercó a Cambia Mendoza y lo echaron del PI. Pasó de hacer una alianza con el kirchnerismo al antikichnerismo. Todo cambia. 

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?