El Frente de Todos tiene una gran preocupación y no es la crisis económica

El Frente de Todos tiene una gran preocupación y no es la crisis económica

La preocupación expuesta por Máximo Kirchner frente a otros dirigentes del Frente de Todos hace unos días, reveló que, si no solucionan la inflación, se agravará la crisis de representatividad que tiene el oficialismo. Ya no hay piso previsto para contener sectores que creían que siempre lo votarían.

Alejandro Cancelare

Alejandro Cancelare

Dos estudios de opinión de consultoras que trabajan con referentes oficialistas y opositores revelan una preocupación que varios dirigentes habían comenzado a notar: que sus supuestos votantes ya no se sentían representados por ellos y que Javier Milei y su antipolítica no sólo invade sobre los antiguos seguidores de Cambiemos sino, casi por igual, ahora también afecta al peronismo más tradicional.

"Sí, tenes razón. Cada vez nos cuesta más hablarle a los nuestros. Ya no basta con presentarle el fantasma de la vuelta de Mauricio Macri. Para la gente ya todos somos lo mismo", reflexionó hoy un importante dirigente del oficialismo de la provincia de Buenos Aires que está preocupado, como todo el oficialismo, por el futuro electoral del Frente de Todos y empiezan a abrazar, como única variante de impacto, la suspensión u eliminación de las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias.

Un dirigente radical que no quiere aparecer en las listas de candidatos pero que conecta con todos los sectores partidarios sostiene, sin embargo, que "la política no alcanza a individualizar el fenómeno de Sergio Massa. Él no se está preocupando por la macro, sino que está intentando poner en orden, de manera particular, todos los desajustes puntuales que tiene la Economía. Si le sale bien, lo cual es factible, representará un gran problema para todos nosotros", dijo hoy en un off con MDZ.

Algo de esto también dejan traslucir los dirigentes del peronismo bonaerense, aunque la mayoría hace mucho tiempo que no habla personalmente con él. Su nueva función en Economía le provocó un estallido en su agenda diaria, donde la política dejó de tener la prioridad de antes. 

El laboratorio oficialista no descansa. Aunque tampoco puede encontrar demasiadas novedades. Salga como salga, con mayor o menor inflación, todos confían que Massa encuentre algo de paz para la desquiciada economía argentina y confía, en el modo más optimista, conseguir una inflación mensual del 4% a partir de marzo. Si no, por lo menos, que no explote todo por el aire. Sea como sea, su buena voluntad y predisposición lo pondría como candidato a presidente. ¿Lo acompañaría Anabel Fernández Sagasti? Dudas.

La única certeza es que Axel Kicillof será el candidato a gobernador. Si repite él sería más que probable que lo haga Verónica Maggario, siendo Martín Insaurralde el compañero de fórmula para senador nacional de Cristina Fernández de Kirchner. A ellos los sostendrán todos los intendentes del peronismo, inclusive los que hoy son ministros y tienen licencia en sus municipios. 

En este contexto, la supuesta suspensión de las PASO queda como la última "bala" de plata porque provocaría "el desbande de la oposición". Por ahora, todas hipótesis ante una realidad que remarca que, según la gente consultada en todas las encuestas, lo que hace la política es todo un "circo". El juicio por los fondos otorgados a Lázaro Baez en la Causa Vialidad, o el atentado sufrido por la vicepresidenta son, para la mayoría de los sondeos, parte del "mismo triste espectáculo que da la política". 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?