Omar De Marchi detalló su plan hacia 2023 para transformar a Mendoza

Omar De Marchi detalló su plan hacia 2023 para transformar a Mendoza

El diputado nacional y referente del PRO en la provincia reconoció que el partido elabora un programa de gobierno con cuatro ejes centrales. Habló de la relación con la UCR y resaltó que su objetivo es sumar a más fuerzas en un gran acuerdo provincial.

Gianni Pierobon

Gianni Pierobon

gmpierobon@gmail.com

El PRO de Mendoza vivió un suceso significativo esta semana con la inauguración de la nueva sede provincial del partido, en un acto que implicó una demostración de fuerza política. Omar de Marchi, principal referente local del espacio, reveló que este hito fue uno de los primeros pasos de un proyecto apuntado que el PRO lidere la transformación de Mendoza.

En una entrevista con MDZ, el diputado nacional mendocino reveló que en las próximas semanas presentará AMA Mendoza (Agenda Mendocina para la Acción) un organismo encargado de diseñar un plan de gobierno sobre cuatro ejes centrales: vivienda, educación, empleo y transformación digital.

Si bien para muchos es indicado como un número puesto en la carrera por la Gobernación en el 2023, De Marchi sostiene que “no estoy tan preocupado por ser candidato a gobernador, como por liderar un proceso de transformación en Mendoza”.

Reconoce que la UCR ha llevado adelante un “buen gobierno” en la provincia pero resalta que se ha centrado en administrar y que la etapa que viene debe ser de transformaciones. En este sentido, asegura que el PRO está en condiciones de encabezar ese proceso. Asimismo, destaca que es necesario tender puentes con fuerzas políticas que trasciendan las fronteras de Cambia Mendoza, con el objetivo de conformar un “gran acuerdo” provincial.

También se refirió a la carrera presidencial de Juntos por el Cambio y resaltó que hay tres figuras del PRO que están muy por delante de los eventuales postulantes del radicalismo.

-¿Qué significó el lanzamiento de la nueva sede del PRO?

-Una nueva casa no significan solo cuatro paredes, sino que es el lugar donde vamos a concentrar nuestros equipos técnicos y nuestros dirigentes. Y es allí donde se cobijan las ilusiones, sueños e ideas de lo que queremos que suceda en Mendoza.

-El partido tendrá una mayor cantidad de legisladores a partir de mayo, ¿qué rol va a jugar el bloque en la Legislatura?

-Pasamos de un solo legislador allá en el 2014 a nueve en la actualidad. Ha sido un crecimiento exponencial. Nuestro rol va a tener mucha responsabilidad, vamos a acompañar al gobierno provincial. Y vamos a tratar de introducir en la agenda provincial temas que tienen que ver con la agenda de la gente. Vamos a tratar de corrernos de la agenda de los políticos y trabajar en los temas sensibles de la provincia.

Somos parte de Cambia Mendoza, no somos un espacio distinto. Pero evidentemente vamos a influir de una mayor manera a como lo hemos hecho hasta ahora.

-¿Cómo tomó que ningún dirigente radical haya participado de la inauguración de la nueva sede del PRO?

-Supongo que habrán tenido algún otro compromiso. Tenemos una buena relación y el respeto es mutuo.

-¿Ese edificio fue también una sede de la UCR?

-Eso dicen. Nosotros la hemos alquilado hace poco y no preguntamos los antecedentes de la casa.

-¿No hubo ningún mensaje implícito en la elección del lugar?

-No. Es una casa muy cómoda, está muy bien ubicada y tiene los espacios que necesitamos para que se desarrolle el enorme canal de juventud y mujeres que tenemos y es la sede central de la Fundación Pensar.

-¿Cuál es el desafío del frente para lo que viene?

-Tenemos que ampliar la base de Cambia Mendoza. Hay partidos que no han participado y que nosotros consideramos que tenemos que conversar con ellos. Hay muchos espacios con los cuales coincidimos en muchos temas. El partido de Carlos Iannizzotto, que es una persona muy valiosa. Con el Partido Verde y el Partido Demócrata Progresista y la Coalición Cívica hablamos. Por supuesto que el aporte invalorable del Partido Demócrata. Con Rodolfo Vargas Arizu que, que está moviéndose con Republicanos Unidos, también tenemos mucho diálogo. Y hay muchísimos sectores del peronismo no kirchnerista con quienes tenemos, en Mendoza, valores muy similares. Estamos abiertos a construir una enorme mayoría que permita avanzar con las transformaciones profundas que Mendoza necesita.

-¿Piensa que usted puede ser el nexo para sumar a esos sectores?

-No se trata de relaciones personales. Se trata de poner un plan de desarrollo para Mendoza arriba de la mesa e intentar que la mayoría coincida. Se trata de escuchar mucho a quienes pueden hacer aportes y entre todos construir una gran mayoría, porque las transformaciones que Mendoza necesita son profundas y para eso hacen falta consensos amplios.

-Durante su discurso en ese acto afirmó que el PRO tiene el desafío de gobernar Mendoza y tienen la vara alta por el buen gobierno actual, ¿Cuál es la estrategia para disputarle el liderazgo del frente al radicalismo?

-Nosotros reconocemos que Mendoza tiene un buen gobierno. Muy concentrado en administrar y con administraciones buenas. Creemos que tiene que llegar una etapa en la provincia de fuertes transformaciones. Hablamos de transformaciones concretas y vamos a trabajar en un plan que va a concentrarse en los cuatro ejes de desarrollo de Mendoza. La etapa que viene es animarse a transformar, no solamente administrar bien, sino animarse a hacer más cosas en la provincia.

-¿En qué consiste ese plan?

-De la mano de un equipo de expertos y técnicos estamos trabajando en un proceso de planificación que va a culminar con los ejes de desarrollo de la provincia en el mes de noviembre. Es un plan que se llama AMA Mendoza (Agenda Mendocina para la Acción) y lo vamos a presentar en las próximas semanas. Va a ser un plan de gobierno con foco en cuatro ejes centrales que son la vivienda, la educación, el empleo y la transformación digital. Detrás de cada uno de ellos está lo que consideramos que tiene que ser el motor de la próxima Mendoza.

-¿La intención es que este plan lo pueda desplegar el próximo gobernador?

-La idea es que este plan sea la hoja de ruta que un gobierno necesita para que el desarrollo se traduzca en realidad y no quede solamente en la mención de un discurso. Para gobernar hacen falta tres cosas: liderazgo, plan y equipos. Si falta alguna de estas tres patas el resultado final nunca es bueno. Y nosotros estamos dispuestos a trabajar en la construcción de un liderazgo en el próximo tiempo, de un plan de gobierno y en el tránsito ir detectando talentos para conformar buenos equipos.

-Entonces, ¿Trabaja para gobernar Mendoza?

-Nosotros vamos a trabajar en articular un plan y detectar buenos equipos. El año próximo, en asocio con todos los que coincidan con este plan, definiremos ya electoralmente cómo nos paramos en la cancha el año que viene. No estoy tan preocupado por ser candidato a gobernador, como por liderar un proceso de transformación en Mendoza. Han habido algunos buenos gobiernos en la provincia hasta ahora. A partir del próximo tiempo necesitamos animarnos a tener la mejor provincia de la Argentina. Eso implica asumir riesgos. Hay quienes le tienen miedo al fracaso, por eso no se animan a cambiar.

-¿Cree que le falta impronta al Gobierno provincial actual?

-El gobierno de Rodolfo Suarez es un buen gobierno. Que le está tocando, a su vez, transitar una etapa muy compleja. Pero superado este momento hay que animarse, hay que asumir riesgos y hay que plantear una Mendoza productiva, vigorosa, que genere más empleo, traiga inversiones y se anime a bajar impuestos. Creo que hay que sumar a este barco a muchísima gente que está afuera.

-¿Por qué está afuera esa gente?

-No lo sé. Seguramente porque por ahí hay que meter más diálogo y profundizar en los acuerdos. En lo personal, estoy convencido de que Mendoza necesita un acuerdo mucho más amplio del que hoy existe en Cambia Mendoza. Hemos ido perdiendo solados en el camino y hay que volver a convocar a todos. Mendoza necesita un gran acuerdo para tener consensos fuertes que permitan avanzar con transformaciones profundas.

-¿Hay posibilidades de que el PRO abandone el año que viene este armado político?

-No. Lo que pasa es que nadie es el dueño de Cambia Mendoza. Lo que vamos a discutir de cara al 2023, y será el año que viene, es cuáles van a ser los frentes políticos que se articulan en la provincia. Puede que otros se vayan, como el radicalismo, no lo sabemos. Cambia Mendoza es un frente político en el cual estamos muchos, pero es circunstancial. El año que viene se evaluará la conformación de los espacios electorales. Nosotros estamos trabajando en la construcción de un gran consenso provincial. No pasa por una cuestión electoral sino de articulación de un acuerdo mucho más amplio en la provincia.

-¿Hay un desgaste luego de estos años siendo socios políticos?

-Yo tengo la mejor relación con todos los sectores y obviamente con el radicalismo. Cuando hablo de acuerdos amplios incluyo al radicalismo. Necesitamos sumar, no restar.

-¿Van a haber PASO en Cambia Mendoza en el 2023?

-Entiendo que sí y sería lo ideal. Pero no quiero adelantarme a lo que va a ser un escenario político del año próximo.

-Alfredo Cornejo dijo que no hay espacio para "aventuras individuales" en Cambia Mendoza durante la asunción de las nuevas autoridades de la UCR en Luján, ¿lo sintió como un mensaje apuntado a usted?

-No sé a quién se refiere. Tenemos una relación de mucho y mutuo respeto. Habría que preguntarle a él a quién se refirió. En mi caso tengo un respeto personal por Cornejo que lo hago público permanentemente.

-¿Cuándo considera que es el tiempo prudente para lanzar una candidatura?

-Eso será el año que viene. Durante este año hay que tratar de trabajar en propuestas concretas armando buenos equipos y tratando de articular con todos los referentes políticos de la provincia para poder armar una buena base de consensos y un gran acuerdo que le permita a Mendoza poder avanzar.

-¿El PRO está preparado para liderar Cambia Mendoza y gobernar la provincia?

-El PRO, junto a diferentes sectores con quienes seguramente vamos a coincidir en un programa de gobierno, claro que estamos preparados para transformar la provincia de Mendoza.

-¿Que figuras de Juntos por el Cambio ve mejor posicionadas en la carrera presidencial?

-Creo que Horacio Rodríguez Larreta, Patricia Bullrich y Mauricio Macri son los tres con mejores chances de liderar una candidatura presidencial dentro de todo el espacio de Juntos por el Cambio a nivel nacional. Me parece que el radicalismo también comparte lo que digo. No pasa por lo que yo diga, sino por las encuestas. Evidentemente el nivel de aceptación que tienen Rodríguez Larreta o Bullrich es 10 a 1 con cualquier candidato del radicalismo.

-¿No ve a ningún radical en esa carrera?

Gerardo Morales evidentemente quiere. Lo están motorizando a Facundo Manes. Puede surgir alguien como Martín Lousteau que tiene altos niveles de conocimiento, porque el desafío fuerte es ser conocido y el segundo es ser bien conocido.

-¿Y a Cornejo cómo lo ve?

-Lo veo bastante más lejos, en realidad.

-¿De qué manera cree que se va a resolver la candidatura del PRO?

Yo aspiro a que haya un gran acuerdo el año que viene dentro del PRO, llegado el momento, entre Rodríguez Larreta y Bullrich, pero si no están las PASO. Tienen perfiles complementarios por lo tanto sería muy bueno una fórmula común.

-¿Y a Macri en qué lugar lo ubica?

-Macri ha asumido una posición de acompañamiento y de fortalecimiento del espacio, en una actitud de mucha responsabilidad.

-¿Cómo analiza la disputa interna entre Alberto Fernández y Cristina Kirchner?

Me parece que Alberto y Cristina están actuando con una enorme irresponsabilidad, porque la pelea de ellos se traduce en más pobreza y en más problemas para el país. Si las dos personas que se pusieron de acuerdo para conducir la Argentina dos años y medio atrás no son capaces ni siquiera de hablar, es muy poco lo que podemos esperar de mejora de la situación nacional en adelante. Estoy preocupado por el rumbo que ha tomado la Argentina.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?