La energía de Necochea y Bahía Blanca

La energía de Necochea y Bahía Blanca

Buenos Aires tiene un gran potencial en energías renovables. Un Parque Eólico es una infraestructura formada por aerogeneradores que convierten las corrientes de aire en energía eléctrica y que ayuda a la sostenibilidad del planeta.

Diego Valenzuela

Diego Valenzuela

Impresiona ver a lo lejos el parque eólico en Necochea, con el maravilloso contexto del mar: fue inaugurado en 2020 y se encuentra a quinientos kilómetros de la ciudad de Buenos Aires. Es llamativo porque cuenta con once generadores distribuidos en 158 hectáreas en Punta Negra que pueden abastecer hasta cuarenta mil personas de energía, en una ciudad que cuenta con más de noventa mil habitantes. El parque está radicado allí donde finaliza la zona urbana de la ciudad, en Avenida 10 y calle 225.

Hoy día, por su imponente altura y vista desde casi toda la costa, los molinos se han convertido en otra de las postales características de la ciudad como así también el puerto y otros tantos puntos turísticos como son el parque Miguel Lillo, la escollera sur, el Lago de los Cisnes, las termas de campos Médanos Blancos, el Faro Quequén y el Complejo del Casino, entre otros.  

Volvamos al Parque Eólico. Esta contundente obra entró en operaciones en febrero de 2020, justo un mes previo a la cuarentena, y tuvo financiamiento proveniente de Dinamarca y Holanda, países más que desarrollados en esta temática. Concretamente, para su construcción, se obtuvo un financiamiento otorgado por el banco de desarrollo FMO (Holanda) con la garantía de la agencia oficial de crédito a la exportación EKF (Dinamarca).

Un dato muy importante es que el factor de capacidad del Parque Eólico Vientos de Necochea se encuentra entre los más altos del mundo con un 47,6%; esto significa la relación entre la energía efectivamente generada por un parque en un período de tiempo y el máximo que sería posible producir, en las condiciones ideales, en el mismo período. Este dato habla no solamente de la calidad del viento de la zona sino también del buen desempeño y disponibilidad de la tecnología de un parque, evitando la emisión de setenta y nueve mil toneladas de dióxido de carbono (CO2). Estos datos posicionan al Parque como un orgullo de la Provincia. 

Por otro lado, ubicado a pocos kilómetros de la ciudad de Bahía Blanca, la novena más poblada del país, el Parque Eólico La Genoveva cuenta con veintiún molinos de viento que generarán energía para abastecer a casi cien mil hogares.  La Genoveva está ubicado en el kilómetro 705 de la Ruta Provincial 51 y obtendrá una reducción estimada de emisiones de carbono de doscientas cuarenta y dos mil TN por año.

Es sorprendente saber que casi la mitad de la inversión se concretó durante el 2020, en un contexto de pandemia mundial, que conllevó implicancias operativas, económicas y financieras. El proyecto se concretó con un financiamiento en un plazo de 15 años, otorgado mediante la Corporación Financiera Internacional (IFC), miembro del Banco Mundial, y durante los meses que implicó su construcción empleó a cuatrocientos cincuenta trabajadores de manera directa e indirecta.

Esta experiencia de parques eólicos en nuestra provincia de Buenos Aires tiene que ver con el promocionar las energías renovables como son el viento y sus molinos, la luz solar y los paneles, iniciativas que buscan combinar la energía y el cuidado de la casa común y demostrar que esto es posible con creces.  Ya no es algo a futuro, el potencial de las energías renovables es un activo en el presente para los bonaerenses, el cual se potencia con la llegada a través de Saliqueló del gas de Vaca Muerta.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?