Suarez insiste con su jugada por la deuda, para tener un 2023 holgado

Suarez insiste con su jugada por la deuda, para tener un 2023 holgado

El Gobernador autorizará por Decreto el canje de la deuda en dólares por deuda en pesos. Aunque la maniobra tendrá destino de judicialización, aseguran que es legal. Quieren esquivar una posible devaluación y aprovechar la "inundación de pesos" que licuaría ese pasivo.

MDZ Política

MDZ Política

El 2023 está cerca en el calendario, pero las incertidumbres sobre lo que puede pasar no se despejan. El cambio de año también renueva las obligaciones financieras para Mendoza y comienza el camino del pago de deuda en dólares, cuyo peso se acható respecto al préstamo original, igual inquieta. Por eso el gobernador Rodolfo Suarez ultima detalles para forzar un canje sui generis de la deuda en dólares por deuda en pesos a través de emisión local y compra de dólares: buscarán deuda en pesos, comprar dólares al Banco Central y cancelar así el pasivo que toca el año que viene. La maniobra es resistida por la oposición y tiene el visto negativo de Fiscalía de Estado, pues el Gobierno busca hacerlo sin aval legislativo especial. 

Suarez dijo ayer que avanzarán, pues para ellos la ley de Administración Financiera los avala para "rolear" la deuda con ese mecanismo. En lo financiero ven una oportunidad: la deuda en pesos tiende a "licuarse" por la propia inflación y hasta los rumores de devaluación, cosa que corre por el carril contrario respecto a los dólares. La intención de Suarez es tener un 2023 holgado: hay ahorros, tendrá los dólares de la compensación por los perjuicios de la promoción industrial (1023 millones en total) y si logra pesificar la deuda en dólares, ganará más oxígeno. 

El ministro Fayad es quien impulsa el mecanismo de canje. 

En 2016 Mendoza contrajo obligaciones por 500 millones de dólares para cubrir la virtual "convocatoria de acreedores" que tuvo cuando dejó Francisco Pérez el Gobierno y lo tomó Alfredo Cornejo. Los vencimientos de capital de esa deuda eran pesados y se renegoció para aplanar la curva. Aún así, entre capital e intereses, por año Mendoza debe pagar unos 120 millones de dólares. El contexto económico hace inviable tomar deuda en el exterior, pero en el Gobierno explican que "sobran los pesos" en Argentina para canjear ese pasivo. 

Suarez avanzará con la maniobra financiera a través de  un Decreto. Esa norma se publicaría antes de fin de año para luego comenzar a buscar quienes le presten los cerca de 20 mil millones de pesos que necesitaría Mendoza. El futuro de ese proceso tiene un destino cantado: la Suprema Corte de Justicia de Mendoza. Y, en ese camino, volverán las especulaciones sobre la composición y la postura política de cada ministro del Tribunal. 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?