Patricia Bullrich se mete en el barro con Joaquín de la Torre como guía

Patricia Bullrich se mete en el barro con Joaquín de la Torre como guía

En un acto que el propio Joaquín De la Torre convalidó como su lanzamiento formal para ser candidato a gobernador, Patricia Bullrich estuvo en Cuartel V, Moreno, una de las zonas más inseguras del Gran Buenos Aires y donde el narcotráfico domina el día a día. La puja ya es directa en el seno PRO.

Alejandro Cancelare

Alejandro Cancelare

“Si vos me preguntas a mí, quién tiene que ser el futuro gobernador del espacio, es Joaquín. Sabe de lo que se trata, tiene relación con todos, con los intendentes de Juntos y con los del peronismo y sabe lo que es gestionar”, le había dicho, en la mañana de este jueves, un importante referente del grupo chico de Patricia Bullrich a MDZ en una habitual charla sobre cuestiones generales y particulares a la vez.

Sin embargo, no todo está tan claro y cada uno tiende a poner un poquito más de peso para su propia estrategia, lo que puede corroer una relación que siempre debe estar basada en la confianza. Porque a la información oficial provista por De la Torre, que lanzó su candidatura a gobernador con el apoyo de Patricia Bullrich, también cerca de la presidenta del PRO relativizan este hecho al decir que “ya era candidato, pero no es el único”.

Efectivamente, Javier Iguacel, el primero que se sumó al lado de Bullrich cuando nada hacía suponer que la exministra de Seguridad se iba a transformar en el fenómeno que es hoy para el PRO y que hace crujir a Juntos por el Cambio, estuvo acompañando a Bullrich en Moreno.

“No te confundas… quien hace crujir todo es Mauricio (Macri) quien cree que puede ser candidato y sabe que, a la larga o a la corta, Horacio (Rodríguez Larreta) acordará con él pero la que no lo hará es Patricia”, dice el mismo dirigente que hace tiempo dejó de frecuentar la sede porteña de Uspallata.

El acto de lanzamiento del senador provincial y exintendente de San Miguel fue en el distrito lindero al cual él administró y luego delegó el día a día en Jaime Méndez, actual intendente. En esta localidad, administrada por el Movimiento Evita a través de Mariel Fernández, es donde mayores diferencias de votos consigue el Frente de Todos y el peronismo en general elección tras elección, junto con La Matanza, José C. Paz y Florencio Varela. Esto, fundamentalmente, porque la oposición siempre se equivoca en focalizar el problema y hace una danza de candidatos más que innecesaria. Además, no dota de consistencia estructural para dar una de las batallas decisivas en un territorio que, además de la intendenta, tiene como bases oficialistas al jefe de la CTEP, Edgardo “Gringo” Castro, socio de Emilio Pérsico en todo lo que es el manejo de las cooperativas del plan Potenciar Trabajo, y Demián Contreras, hoy en la cima de Ferrocarriles Argentinos por decisión de Sergio Massa.

En uno de los barrios más conflictivos y atravesados por la lucha narco, Cuartel V, De la Torre organizó un acto con todo el folclore y la liturgia peronista, en la que Bullrich sobresalió y se sintió más que cómoda. Por eso el discurso de la exministra impregna en estas barriadas que habitualmente conviven delincuencia, marginalidad y falta de oportunidades. Y reviste importancia porque la propia Fernández surgió de ahí y pudo llegar a la intendencia con los proyectos que manejó. 

Uno de los temas que el exintendente de San Miguel expone como parte principalísimo de la desconexión que el oficialismo tiene con la realidad es la utilización del lenguaje inclusivo o, directamente, la deformación del idioma. Con carteles en vía pública que ironizan sobre este tema, De la Torre explicó que el “Digo 'basta de todes'” lo expreso porque me parece una locura que en la agenda de los políticos progres el “todes” sea un tema cuando tenemos 40% de pobreza. Es un idioma inventado y ridículo”.

“Hay que poner orden porque la provincia de Buenos Aires necesita orden. En las cuentas y en las calles. En las cuentas, es sentido común: no se puede gastar más de lo que entra. Si soy gobernador, voy a eliminar 10 ministerios, entre ellos especialmente el de la mujer y el de medio ambiente. Hay que poner orden en las calles, porque no podemos seguir viviendo con miedo a caminar, con miedo a que nos entren a nuestras casas, con miedo de ir a trabajar, con miedo de salir a la noche, porque no sabemos si nos van a matar para robarnos el celular”, indicó.

A tono con la idea fuerza bullrichista, también indicó: “No nos va a temblar el pulso para despejar las calles cuando haya un piquete y para echar del Estado a los que cobran y no trabajan. Tampoco nos va a temblar el pulso en solicitar las fuerzas nacionales si fuera necesario para combatir el narcotráfico. Nosotros no tenemos miedo, no somos tibios”.

En ese punto, Patricia Bullrich volvió a destacar el trabajo realizado por Joaquín de la Torre en San Miguel en materia de seguridad, donde “se logró bajar en un 65% el delito en un municipio del segundo cordón del conurbano, y eso es gracias a un sistema que funciona como consecuencia de la voluntad política local de hacerse cargo del tema”.

La estrategia de la presidenta del PRO ya no depende de nadie más de sí misma, al menos sostienen en su entorno, que presumen que sería más factible para Macri convencer a Rodríguez Larreta de que se sume a su proyecto de que pase lo contrario, que Bullrich termine declinando su propia candidatura. “Eso no va a suceder. Ya está. Mide más que todos. No hay bajada”, sintetizó.

Por eso niegan que tenga algún nivel de concreción, aunque en política todo es posible, que haya una estrategia de V, como pretenden los intendentes del PRO y los radicales, y, mucho menos, una Y. Traducción. Que no haya discusión a nivel municipal o desde el gobernador para abajo.

“Nosotros presentaremos candidatos propios en todos los distritos. Sino, nadie cuidará nuestra boleta” porque, hasta el momento, la diferencia en la estructura sigue siendo en favor del alcalde porteño.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?