La rosca que involucra a una tercera fuerza y apunta al kirchnerismo

La rosca que involucra a una tercera fuerza y apunta al kirchnerismo

Se produjeron contactos entre representantes de Cambia Mendoza y el frente Vamos Mendocinos!, en donde el oficialismo busca negociar el retiro de las candidaturas de este sector para impedir el acceso de más legisladores K al Congreso. Desde esa tercera fuerza negaron que vayan a bajarse.

Marcelo Arce

Marcelo Arce

Una negociación muy reservada comenzó a tejerse en los últimos días entre representantes de Cambia Mendoza y dirigentes de Vamos Mendocinos!, para que los candidatos de esta fuerza, que cosecharon un resultado magro en la PASO, desistan de sus candidaturas en noviembre y terminen ampliando las chances del oficialismo para lograr sumar más legisladores nacionales oficialistas al Congreso.

El Gobierno, claro está, es el principal interesado en que esto suceda. No se involucró personalmente en la rosca, pero Rodolfo Suarez la avala y está dispuesto a avanzar si es que se concreta. El objetivo es convencer a los libertarios, a la Coalición Cívica y, fundamentalmente a los dirigentes del PD, para “que se sumen a la victoria”, tal como se supo. En esencia lo que busca Cambia es que los candidatos nacionales de este sector, con Gustavo Gutiérrez al frente, se corran de la competencia para permitir no solo que sean cuatro los diputados oficialistas en llegar al Congreso, sino que a su vez, en la misma movida, impedir el acceso de legisladores provenientes del kirchnerismo.

En este juego existe además un ingrediente extra: parte del PD que no rompió con Suarez y con Alfredo Cornejo, es quien también impulsa la negociación para que Carlos Balter y Gabriel Llano se corran bajo el argumento de que, con lo sucedido en la última elección, el partido quedó al borde de la disolución.

Los contactos existieron, aunque uno de los fundadores del espacio en cuestión, Hugo Laricchia, del Mendoexit, buscó desestimar rápido cualquier posibilidad de arreglo. Ante la consulta de este diario apareció una publicación suya en Twitter, en donde ratificaba que los candidatos del frente que lograron sortear el filtro de la PASO seguirán hasta noviembre.

Las terceras fuerzas no lograron romper con la polarización en Mendoza y ninguna de ellas quedó posicionada como para crecer de tal forma que les permita aspirar a una banca nacional. Pero del juego que hagan en las próximas semanas, dependerá si el Gobierno consigue aumentar la distancia con el peronismo. O si este logra acortar diferencias.

A decir verdad, por fuera de radicales y peronistas, la gente manifestó su descontento el pasado día 12 votando mayoritariamente en blanco. Esta franja trepó al 11% y sumó más de 113.000 sufragios que formarán parte del caudal electoral a convencer. Bastante por debajo de ese porcentaje, irrumpió el Partido Verde con el 5,6% y el Frente de Izquierda con el 4,9%. Vamos Mendocinos! cosechó un 3,4% lo que representó algo más de 30.000 votos.

Un movimiento más preciso ya se concretó entre estos sectores. Es el acercamiento entre el Partido Verde y el Partido de los Jubilados, que demostró tener buen músculo electoral: esta fuerza, que presentó boleta corta sin candidatos a legisladores nacionales, rondó entre el 3% y el 5% promedio según el distrito que se contabilice.

Mientras monitorea el escenario de las terceras fuerzas, el Gobierno se prepara para encarar el tramo final de la larga campaña electoral que ya tuvo su primera etapa entre agosto y septiembre. Y que ahora se encamina hacia la segunda, que se llevará a cabo entre octubre y noviembre. Nuevamente, como ocurrió durante la semana anterior a la PASO, el Gobierno decidió no divulgar el resultado de la encuesta que, solo diez días después de la elección, realizó Martha Reale para intentar pronosticar el escenario que se avecina.

Más allá del hermetismo, según algunos resultados que sí trascendieron, Cambia Mendoza apunta a consolidar la diferencia de 18 puntos que obtuvo en las internas abiertas y, tal como aseguró a MDZ un integrante del equipo de la campaña oficialista, “no se espera que haya demasiados cambios en el resultado de noviembre en relación a lo que sucedió en septiembre”.

Algo si cambiará entre una historia y la otra, sin dudas. Lo más importante que sucederá ahora es que Suarez y su Gobierno se mostrarán más involucrados, a diferencia de la última campaña. Fue característica la forma en que el Gobernador “descansó” en los desaciertos políticos de Alberto Fernández para no mover demasiadas piezas en el tableo electoral, bajo el amparo de los sondeos que le mostraban que, con el escándalo del Olivosgate al frente de esos errores, cada traspié del presidente redundó en más votos para el oficialismo mendocino.

Ya desde estos próximos días el Gobernador pisará más el territorio con visitas a los departamentos, en donde además empezarán a jugar y fuerte los intendentes partidarios. Y se estima que hacia finales de esta semana se concretará una reunión de Gabinete ampliado en donde Suarez buscará que sus ministros “salgan a la calle a explicar la gestión”.  

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?