La justicia le ordenó al Estado que autorice el ingreso al país de una paciente oncológica

La justicia le ordenó al Estado que autorice el ingreso al país de una paciente oncológica

Fue tras revocar un fallo y hacer lugar a un hábeas corpus presentado luego de que le reprogramaran en cuatro oportunidades su vuelo de regreso desde Estados Unidos. Había ofrecido hacer una cuarentena más extensa y costearla junto a la supervisión de médicos.

Lourdes Marchese

Lourdes Marchese

La sala 6 de la Cámara del Crimen revocó una resolución del 30 de junio e hizo lugar la acción de hábeas corpus interpuesta en favor de Valeria Paula Caccamo, y dispuso que la Jefatura de Gabinete, mediante la intervención de los organismos pertinentes dentro del término de 24 horas de notificada, proceda a coordinar las medidas que autoricen su urgente ingreso al territorio argentino, quien deberá someterse a los controles previos y posteriores al viaje.

Fabián Bergenfeld y María Agustina Pighin interpusieron la presente acción en beneficio de Valeria Paula Caccamo, una mujer de 54 años que se encuentra en Phoenix, Arizona, Estados Unidos, porque se veía afectaba su libertad ambulatoria al no poder regresar a la República Argentina en función de lo establecido en las disposiciones administrativas 643/2021 y 683/2021 de la Jefatura de Gabinete de Ministros de la Nación. 

Los representantes afirmaron que su situación se agravaba debido a que padece de hipertensión arterial, hipotiroidismo, insuficiencia renal y carcinoma de células claras (cáncer renal).

En la presentación judicial precisaron que el 20 de mayo de 2020, Caccamo fue intervenida quirúrgicamente para extirpar un riñón, motivo por el cual debía ser controlada cada seis meses. Pero atento a que su vuelo de Aerolíneas Argentinas había sido reprogramado en cuatro oportunidades, 11, 12 y 19 de julio y 8 de agosto, teniendo recién fecha probable de regreso para el próximo 24 de agosto, tuvo que cancelar los turnos médicos convenidos que tenía y debía hacer lo propio con el asignado en el mes de agosto, pues era el mismo día en que viajaría.

Además remarcaron que en Estados Unidos se aplicó las dos dosis de la vacuna Pfizer -el 29 de mayo y el 21 de junio-, conforme le había recomendado su médico. Agregaron que tenía previsto retornar al país el 11 de julio, ya que se le había vencido su seguro internacional de asistencia al viajero y que tuvo que adquirir los medicamentos en farmacias de la ciudad en que se encuentra desconociendo si le producirán efectos colaterales.

Con esos antecedentes, requería reingresar al país de manera urgente para continuar el específico tratamiento que su dolencia requiere.

Además manifestaron que "tendría que haber regresado al territorio nacional el pasado 11 de julio, pero debido a las decisiones gubernamentales adoptadas con posterioridad a su partida, su vuelo fue reprogramado en cuatro oportunidades, desconociéndose si efectivamente podrá hacerlo el próximo 24 de agosto, esto es cuarenta y cinco días después de la fecha original lo que podría generar un probable agravamiento en su estado de salud.”

En su resolución, los magistrados concluyeron: “Podemos concluir que la oposición que pretende hacer valer el Estado nacional a través de sus representantes y del Ministerio Público Fiscal carecen de solvencia para dejar de contemplar la crisis que también transita un paciente oncológico que lleva más de setenta (70) días fuera del país, con las consecuencias en su salud que ello puede traer aparejado, como un claro supuesto de cuestión humanitaria que permita una excepción al límite de ingreso al país, cuando en la actualidad parece sólo limitado a un arbitrario número fijado por la autoridad Aeronáutica, ya que la Migratoria y la Jefatura de Gabinete de Ministros aseguraron ser ajena a ello”. Es por eso que ordenaron de forma urgente el regreso al país de la mujer.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?