Todos unidos garcharemos

Todos unidos garcharemos

La frase de la precandidata a diputada nacional por el Frente de Todos marca el nivel de los políticos que tenemos en el país.

Nicolás Attias

Nicolás Attias

La frase de Victoria Tolosa Paz nos muestra el pobre nivel de la dirigencia actual que nos conduce sino fuera por el drama social que hay detrás de tamaña definición

"Los peronistas no son ni buenos, ni malos; son incorregibles", dijo alguna vez Jorge Luis Borges, con una precisión quirúrgica y premonitoria de muchos desvaríos que varias generaciones de argentinos aún siguen pagando, en término de costos políticos, económicos y sociales.

El movimiento del General siempre dio para todo. Para cobijar ideologías totalmente opuestas y dirimir sus diferencias a los tiros, para luego "evolucionar" y utilizar el relato que más agradara para la época. Un movimiento verticalista de puertas abiertas para recibir a los militantes más caracterizados, y a los outsiders cuya estrella sirviera para engordar las urnas.

Desclasados, encausados, saboteadores, profesionales y vividores de la política. Arribistas, trepadores, moralistas, gremialistas, punteros, republicanos, anticomunistas, montoneros, imberbes, brujos. Los muchachos, y muchachas peronistas (alguien debería actualizar la famosa marchita, tal vez con asesoramiento de la ministra Gómez Alcorta) vienen de todas las estirpes.

“Los peronistas somos como los gatos. Parece que nos estamos peleando y en realidad nos estamos reproduciendo”. Esta frase de Juan Perón vino a reflejar la tensión permanente que acompañó al fenómeno movimientista. Y ahora la candidata new age bonaerense Victoria Tolosa Paz la vino a remixar con una fuerte inyección de libido: "en el peronismo siempre se garchó".

Este comentario pretendidamente cómplice y burlesco no pasaría de lo chabacano y anecdótico si no contuviera un subtexto realmente dramático, que afecta a toda una nación, a un tejido social descompuesto, a generaciones de jóvenes que según Tolosa están "hartos de los aforos y quieren bailar", pero en realidad están tan sumergidos en la pobreza, que no comen ni estudian, y a la única danza que puedan aspirar es a la del paco. ¿A quién se garcha o se garchó el peronismo?    

Los acusados de abuso dentro del oficialismo, en una ilustración realizada por Japaz.

Y otra lectura dramática de esta definición de Tolosa Paz la aporta el ingeniero e influencer mendocino Mario Japaz, célebre por su descarnada mirada del peronismo. "Son el partido con más denuncias por abuso sexual, violaciones y violencia de género". Y cita en su posteo los nombres de los denunciados: Gustavo Matías, de la Cámpora, acusado de abuso sexual; el fallecido periodista Lucas Carrasco, que tenía una denuncia por violación y también militaba en La Cámpora; Angel Constantino, intendente peronista de Entre Ríos, implicado en una violación; el licenciado senador José Alperovich acusado por violar en reiteradas oportunidades a su sobrina, y que todo el peronismo parlamentario apañó.

Entonces, Tolosa, el disfrute y el goce de un pueblo va de la mano de su respeto y de su cuidado; lo otro es simplemente avalar el baile del chacal.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?