El verdadero plan de Cristina y Máximo Kirchner para después de las elecciones

El verdadero plan de Cristina y Máximo Kirchner para después de las elecciones

La vicepresidenta y su hijo se niegan a avanzar antes de los comicios de noviembre con el acuerdo con el FMI y el ajuste económico.

MDZ Política

MDZ Política

Con las elecciones legislativas cada vez más cerca y una recuperación económica que no termina de encontrar un rumbo sostenido, la vicepresidenta Cristina Kirchner y su hijo Máximo Kirchner se niegan a avanzar en dos aspectos fundamentales para la Argentina antes de los comicios de noviembre: el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el ajuste presupuestario.

Desde que regresaron al poder en diciembre del 2019, Cristina y Máximo Kirchner sabían que el gobierno de Alberto Fernández debía alcanzar una renegociación de la deuda con los acreedores, pactar con el FMI por los pagos del millonario acuerdo stand-by firmado en la presidencia de Mauricio Macri y aplicar un estricto plan de ajuste económico. Sin embargo, solo se cumplió con el primer punto, mientras que la pandemia de coronavirus y la profundización de la crisis hicieron el resto y retrasaron cualquier movimiento en ese sentido.

Aunque el organismo internacional insiste en que el arreglo está superditado a que el Gobierno y la oposición logren un amplio consenso político, en el kirchnerismo prefieren no saber nada hasta fin de año, advirtió Carlos Pagni: "Creo que más allá de las facilidades que pueda ofrecer el FMI y la Secretaría del Tesoro de Estados Unidos, Cristina y Máximo Kirchner no quieren alentar el acuerdo con el Fondo antes de las elecciones no solo para no dar malas noticias, sino porque además quieren saber con cuántos votos cuentan para ir a un programa antipático, para el que Cristina Kirchner puso a Alberto en la Presidencia".

"Ese programa de ajuste va a ser viable en la medida en que el Gobierno tenga respaldo electoral. Si Cristina y Máximo Kirchner ven que los votos son pocos, van a tratar de resistir y avanzar por otras vías. Es decir, a más votos, más acuerdo; a menos votos, menos acuerdos", resumió Pagni en el canal LN+.

De todos modos, esta arriesgada maniobra tiene algunos límites, explicó el conductor: "Cristina Kirchner es una populista que no tiene en cuenta la restricción presupuestaria y solo piensa en gastar para quedar bien con su base, pero sabe que sus límites son el tipo de cambio, el dólar blue y la corrida cambiaria". 

"Después de la elección, en el kirchnerismo van a mirar los resultados y cuánto es el margen que tienen para gastar algo del capital electoral en una corrección económica y un acuerdo con el Fondo. Si los números son peores de los que esperan, van a tener reticencias a un acuerdo pero habrá que ver cómo se comporta el mercado de cambios, porque también éste puede pulverizar el capital político", concluyó.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?