El candidato que salió de su zona de confort y se empapa en el Conurbano

El candidato que salió de su zona de confort y se empapa en el Conurbano

Diego Santilli reconoce que "si no seguimos dando la batalla en la Provincia, nunca nada cambiará". Se siente a gusto en el ida y vuelta con los vecinos, recibe preguntas a quemarropa y se cuida mucho, casi al extremo, de nombrar o dar ejemplos con otros dirigentes del espacio.

Alejandro Cancelare

Alejandro Cancelare

Diego Santilli arma una campaña diferente según sea el distrito a recorrer. En donde hay una sola lista que lo representa a nivel local, empieza a ser acompañado por Horacio Rodríguez Larreta, como sucedió ayer en Tres de Febrero, con el intendente Diego Valenzuela, y hoy, con Lucas Delfino, en Hurlingham. En este distrito, parece, también habrá una mirada especial por la licencia de su intendente, Juan Zabaleta.

En cambio, se modifica el formato cuando visita distritos donde su fuerza, el PRO, tiene más de un contendiente. Sucedió en General San Martín, en la que participó de reuniones con Andrés Petrillo, apoyado por Jorge Macri, y otra más “vidalista”, representada por Ramiro Alonso López y Santiago López Medrano, más cercana al "colorado". Por la tarde, en Ituzaingó, tendrá que hacer lo mismo con Gastón Di Castelnuovo, apoyado por Ramiro Tagliaferro, el ex de María Eugenia Vidal, y Gabriel Pozzuto, también bajo el cobijo de Macri, quien es más Jorge que Macri.

MDZ estuvo en varios tramos de su recorrida, realizada durante todo el día. Santilli habló con pequeños y medianos empresarios, comerciantes, se juntó con vecinos y hasta dialogó con ellos vía zoom.

Nada parece sorprenderlo, pero sí se asombra por tantos relatos sobre inseguridad o cuestiones más mínimas, como arreglos de calles, falta de iluminación y el abandono del Metrobús, que servía para la conexión y seguridad de los que utilizan diariamente el transporte público desde la Provincia hacia la Ciudad de Buenos Aires. Santilli detallaba que esto ocurría en La Matanza o en General San Martín, pero no es así. El abandono se da por igual en gestiones administradas por intendentes peronistas o del PRO.

Diego Santilli realizó una extensa recorrida por la Provincia.

En cada encuentro con vecinos, a Santilli también le quedó claro, aunque nunca lo dijo, varios aspectos personales y partidarios. Que la gente no recuerda sus inicios en el peronismo porteño, junto con Cristian Ritondo, entre otros dirigentes de la vanguardia actual del PRO. Nadie le recriminó ese pasado cuando al mismo tiempo bombardeaban en reproches porque “esa gente gobierna hace sesenta años y nos llena de pobreza”.

Tampoco le recriminan que haya dejado la administración porteña para ser candidato en la Provincia de Buenos Aires. Todos los asistentes, presenciales o virtuales, reconocen que quieren vivir como lo hacen los vecinos del otro lado de la General Paz y asumen que él es uno de los principales responsables de esa transformación.

Esta idea es afianzada por los comentarios de Santilli, quien en todo momento remarcó los avances en materia educativa, sanitaria, productiva y planificación urbana que modificaron varios barrios de la Ciudad. “Y nunca nos desentendemos de los problemas. Los abordamos, los atacamos y los solucionamos, como lo hicimos con la Seguridad, los índices delictivos y la lucha contra el narcotráfico”.

También le quedó claro que sus votantes están dispuestos hasta darle su voto al “pato Donald con tal que no gane el kirchnerismo”, como lo expresó un asistente en San Martín, cuando recriminaba que “no conozco a nadie del partido en esta localidad” pero “igual los voto”, agregó. 

La invitación para los encuentros con vecinos no fueron realizados por los dirigentes locales. Estos aportaron un listado pero luego, el esquema diseñado por Federico Benedetto, en las usinas de la campaña santillista, termina usando esos datos. Y hay muchas cuestiones que fallan, como se lo hizo saber un funcionario en la mañana del lunes, cuando le recordó que “en el conurbano, se necesita más que un Excel para que la gente acompañe”.

Santilli estuvo con vecinos y atendió a los medios.

También se lo dijo en San Martín un aliado que prefirió no participar de estos encuentros “armados tan PRO”. “Estamos dispuestos a escuchar todo lo que nos digan, nos guste o no”, expresó Santilli y quedó más que claro durante algo más de una hora de ida y vuelta. Los invitados tenían muchas ganas de hablar y decir, además de escuchar. Los reproches eran muchos, y el candidato se sintió cómodo en ese ida y vuelta, donde sostuvo que “tenemos que aprender de los errores. En la Ciudad lo demostramos, por ejemplo, en el primer día de vacunación para los mayores, donde hubo un caos. Al otro día corregimos y todo funcionó perfectamente”.

“En la gestión debe pasar lo mismo. La experiencia pasada no anduvo del todo bien y aprendimos mucho. No vamos a repetir esos errores”, aseguró. En ningún momento hizo referencia a Mauricio Macri, salvo cuando habló de cómo se resolvieron las inundaciones que sufría la Ciudad. “El proyecto lo había hecho Aníbal Ibarra y nosotros lo ejecutamos”, recordó.

Cuando un jubilado preguntó qué iban a hacer sobre los ingresos de los pasivos, fue Graciela Ocaña, a su lado, la que recordó la pedrada sufrida cuando se trató la reforma que luego derogó el actual Gobierno y que “hubiera permitido que las jubilaciones y pensiones hubieran subido por encima de la inflación”.

“Vamos a dar la pelea. Yo no estoy dando este paso si no tuviera ganas, fuerza y voluntad. Es acá, en la Provincia, donde tenemos que dar las peleas de fondo y eso lleva tiempo. Vengo a aportar mi experiencia legislativa y de gestión para empezar a solucionar los problemas históricos que tienen los bonaerenses”, expresó Santilli, sabedor de algunos prejuicios que sobrevuelan por la ida de Vidal a la Ciudad.

En ningún momento habló de la controvertida PASO en la que compite contra Facundo Manes. La gente no se lo preguntó. Sólo se refirió al tema y fue porque los periodistas le preguntaban sobre la interna de Juntos. “En varios lugares, Juntos va un poco separado”, disparó una colega local. Santilli, a diferencia de varios observadores, parece no tenerle prejuicio a esta situación. “Las PASO se hicieron para competir y así nació nuestro espacio, en una competencia entre nosotros, la UCR y la Coalición Cívica.

La interna en la Provincia es con Facundo Manes.

“Sí es fundamental hacerla con mucha responsabilidad, racionalidad y sentido común. Nuestra diferencia con otros candidatos es la capacidad de trabajo, nuestra experiencia, el hacernos cargo de los temas y abordarlos”, expresó el candidato PRO ante una pregunta sobre Facundo Manes, su rival en la PASO.

Ante la insistencia de MDZ, sobre la decisión del neurocientífico de incorporarse a la actividad política, Santilli consideró que “es muy bueno que participe y se involucre. Nosotros siempre hemos sumado espacios que siempre nos han acompañado”. En ningún momento lo nombró.

Las recorridas, oficiales o con vecinos siempre terminan de la misma manera. Con gente esperando sacarse una foto con él, algo que acepta con gusto. 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?