De la expropiación estatal al abandono: el desgarrador presente del centro de esquí Penitentes

De la expropiación estatal al abandono: el desgarrador presente del centro de esquí Penitentes

Vandalismo y desidia. A tres años de la expropiación por parte del Estado, el icónico paraje de montaña se ha convertido en un pueblo fantasma. Sus antiguos propietarios denunciaron robos, exigen que les restituyan bienes muebles y reclaman una indemnización. Imágenes.

Mariano Bustos

Mariano Bustos

Durante décadas en centro de esquí Los Penitentes fue un atractivo turístico icónico de la provincia. Cada invierno miles de mendocinos subían a la montaña para esquiar en las pistas de San Antonio, Valle Azul o el Acarreo. También para hacer trineo o al menos a pasar el día en la nieve disfrutando la oferta gastronómica y el paisaje. A tres años de que el Estado expropiara Penitentes, el lugar se ha convertido en un pueblo abandonado y existen denuncias penales por el robo de herramientas y elementos de valor.

Los restos de uno de los carteles del centro de esquí.

La última temporada de esquí en Penitentes fue en el año 2016. En mayo del 2017 el Gobierno decidió no renovar la concesión y en el 2018 se aprobó en la Legislatura la expropiación de los inmuebles. En ese momento se hablaba de un "Plan Estratégico de Montaña" y se avanzó con una "expropiación de urgencia" con el objetivo de reactivar el turismo de montaña y mejorar la calidad del servicio que se ofrecía en el lugar. Hasta el momento nada de eso ocurrió.

La temporada del 2016.

Desde entonces, esa ciudad de invierno comenzó a apagarse. Los puestos de trabajo que se generaban en cada temporada invernal dejaron de existir. Los servicios se fueron restringiendo y de a poco Penitentes se fue transformando en una suerte de pueblo fantasma.

Foto tomada el 10 de julio.

"Se llevaron hasta los calefones de la hostería", remarca Emilio López Frugoni, quien supo tener junto a su familia la concesión del centro invernal.

"Hemos hecho una denuncia por el vandalismo", manifestó el abogado José Carretero, quien además sostiene que existen bienes muebles que deben ser restituidos a los propietarios, como es el caso de dos máquinas pisanieve.

La máquina lleva años sin usarse.

A eso, se suma el reclamo judicial para que se indemnice a los propietarios de Los Penitentes SA por la expropiación de sus inmuebles. "Se han robado una fortuna en herramientas. Ocho calefones de la hostería, handies, fichas eléctricas de las máquinas pisanieve. Alguien tiene que hacerse responsable porque esos bienes estaban bajo custodia del Estado", expresó Carretero.

Una moto de nieve en medio del depósito.

Más allá de la situación particular de los privados que administraron durante décadas el centro de esquí, llama la atención el estado de abandono en el que se encuentra un paraje que supo ser sinónimo de turismo invernal.

 

Lo que estaba pensado como un impulso para potenciar el centro de esquí con una nueva concesión se terminó convirtiendo en un dolor de cabeza. Un desafío que será cada año más difícil de afrontar. Quien se haga cargo del centro de esquí deberá realizar una inversión millonaria para poner en condiciones los medios de elevación, adquirir máquinas pisanieve y reparar los inmuebles que se han visto afectados por el vandalismo y el paso del tiempo en un paraje hostil como es alta montaña.

Este año el Gobierno provincial pretendía otorgar una adjudicación por un año para que al menos funcionara como parque de nieve, pero tampoco ocurrió. Sin embargo, en el Ejecutivo provincial afirman que se trabaja para en el futuro pueda constituirse el "Centro Integral de Montaña" que integraría a Penitentes. Mientras tanto, las postales son angustiantes.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?