Alianzas, traiciones y espías en la cuenta regresiva del armado de frentes electorales

Alianzas, traiciones y espías en la cuenta regresiva del armado de frentes electorales

El miércoles 14 de julio vence el plazo para presentar los frentes ante la Justicia Electoral. Por estas horas se vive una vorágine intensa de conversaciones entre diferentes espacios.

Mariano Bustos

Mariano Bustos

la semana que viene vence el plazo para presentar ante la justicia electoral los frentes que competirán en las elecciones. Por eso será un fin de semana frenético para los partidos políticos. La situación en el Frente de Todos y en el Frente Cambia Mendoza es absolutamente distinta. En el primer espacio por el momento no hay grandes urgencias y los problemas comenzarán a crecer a medida que se acerque el cierre de listas del 24 de julio. Pero en el oficialismo mendocino se viven horas dramáticas y hay amenazas que podrían cambiar de lleno las estrategias electorales. Sobre todo, tras el anuncio del PRO de la autorización para negociar con otros frentes y el coqueteo que existe con otros espacios.

Son varias las incógnitas que deberán resolverse antes del próximo miércoles. El lunes José Luis Ramón lanzará su candidatura en Protectora pero hay quienes dan por hecho que en realidad competirá dentro del Frente de Todos. En la vereda de enfrente, en Cambia Mendoza, hay dudas sobre la continuidad de Omar De Marchi. "Hay que ver qué hace Omar", se escucha en varias reuniones.

El enigma De Marchi es por estas horas lo que mantiene en vilo al mundillo de la política local. El PRO coquetea con la posibilidad de irse a otro frente y son varios los partidos que lo esperan ansiosos. Hay quienes se ilusionan con un gran armado de una tercera fuerza amplia y competitiva que venga a romper con la grieta y traiga una suerte de equilibrio a la Legislatura

El Partido Demócrata, el MendoExit, parte de la Coalición Cívica, el Partido Verde, el Partido Federal y otros espacios conversan con el objetivo de sumar fuerzas y ser una alternativa electoral que entienden necesaria para la provincia. Aseguran que el radicalismo ha concentrado el poder de forma peligrosa debilitando las instituciones. "La Corte, los fiscales, el Tribunal de Cuentas, la Legislatura, todo es manejado por una sola persona", disparan apuntando al exgobernador Alfredo Cornejo.

Mario Vadillo y Marcelo Romano aspiran a integrar un nuevo frente.

Cornejo será cabeza de lista en la boleta de la UCR dentro de Cambia Mendoza y sería acompañado por Julio Cobos como candidato a diputado nacional. Las encuestas le dan un amplio margen a esa fórmula por sobre los candidatos del peronismo y de ratificarse en las urnas el oficialismo mendocino ampliaría su poder y conservaría amplias mayorías en la Legislatura.

Para romper esa situación y aportar una voz nueva a la discusión que no sea ni radical ni kirchnerista, apuestan a unirse todos y competir en el cuarto oscuro. Incluso, se ilusionan con salir segundos y conseguir una banca en el Senado de la Nación, dejando tercera y fuera de carrera a Anabel Fernández Sagasti.

La senadora nacional es la presidenta del PJ y la persona con más llegada al gobierno nacional. Creció bajo el ala protectora de Cristina Kirchner pero supo construir poder de forma gradual hasta derrotar en las PASO del 2019 al peronismo tradicional mendocino. Hoy, ayudada por el apoyo de Alberto Fernández y Cristina, es la llave que abre puertas en la Casa Rosada y los intendentes la necesitan. No solo los oficialistas, también los radicales. Pero esto no quiere decir que todos estén cómodos con esa situación.

En ese contexto, la presencia de un frente que tenga peronistas como Carlos Iannizzotto aparece como una alternativa electoral permeable para recibir algunos votos disconformes con el modelo kirchnerista.

El anhelo de quienes impulsan un nuevo frente es contar con nombres de peso como el de Iannizzotto, Gustavo Gutiérrez, Jorge Difonso, Marcelo Romano e incluso el propio De Marchi.

Sin embargo, está claro que existen diferencias ideológicas entre el PD, el peronismo disidente, el MendoExit, la Coalición Cívica, el Partido Verde y -llegado el caso- el PRO. Un ejemplo de ello es el desarrollo de la minería, algo a lo que el Partido Verde se opone pero el resto de los espacios -salvo Jorge Difonso que también suena como un jugador que podría sumarse- se oponen.

Para sortear ese tipo de dificultades plantean abrir una PASO dentro de esa tercera fuerza y que las listas se terminen conformando en base al voto ciudadano. Así resuelven también los problemas que podrían surgir a la hora de determinar cabezas de lista, candidaturas a legisladores provinciales, etc.

Mientras tanto, hay miradas sospechosas y cada paso que se da se mide milimétricamente desconfiando de alguna trampa. "Otros espacios te mandan topos para romper los acuerdos", denuncian.

Por lo pronto las tratativas continúan y las reuniones en domicilios particulares y cafés no se detienen a pesar del feriado. El reloj de arena comienza a agotarse y dentro de cinco días se acabará el misterio y se conocerán los "equipos" que saldrán a competir en las PASO. Para saber los nombres de los jugadores habrá que esperar hasta el 24 de julio.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?