El PRO bonaerense despidió a Vidal con límites y fastidio por su mudanza

El PRO bonaerense despidió a Vidal con límites y fastidio por su mudanza

María Eugenia Vidal es apuntada por los intendentes y gran parte de la dirigencia del PRO de la provincia de Buenos Aires como la responsable de la crisis en JxC. Ese malestar se refleja al evitar que su gente esté en las listas y hasta hubo un Zoom muy tenso con diputados provinciales.

Beto Valdez

Beto Valdez

La mayoría de la dirigencia del PRO de la provincia de Buenos Aires coincide en apuntar contra María Eugenia Vidal como responsable de la crisis política de Juntos por el Cambio en ese territorio que se encamina a una interna que va a dejar heridos. Se percibe, decepción, malestar y hasta tensión en un Zoom con legisladores. “Mariu no pensó en el proyecto político, nos dejó en banda y encima exigía lugares para su gente en las listas”, comenta con enojo un intendente de ese espacio político.

La interpretación de la mayoría del PRO es que la ex gobernadora provocó un gran problema político al negarse a encabezar la lista de diputados de JxC en la provincia de Buenos Aires, al ser la única figura de consenso. “Ella nos metió en esta interna ridícula y desgastante, si no volvía a CABA no aparecía Facundo Manes y mucho menos tenía que desembarcar Diego Santilli”, dicen en la Legislatura bonaerense.

Foto: Twitter
La imagen de la "unidad"

Por eso los intendentes del espacio le transmitieron en los ultimas horas que, como ella decidió cambiar de distrito, en Buenos Aires se terminó el vidalismo. Concretamente, le pusieron límites a sus exigencias iniciales que era poner una docena de sus allegados en las listas de diputados nacionales y provinciales. “Ya bastante cargos está pidiendo en el gobierno de CABA como para que se le haga también un lugar en Buenos Aires”, comentan en el entorno de Horacio Rodríguez Larreta. Al jefe de gobierno porteño lo une una larga amistad con la ex gobernadora pero la dilación y su manejo le resultó extenuante, según admiten sus allegados. 

Enojos y facturas 

El primer indicio de los límites a sus pliego de condiciones fue la negativa a poner en la lista de senadores provinciales de la Primera Sección Electoral a su ex marido, Ramiro Tagliaferro, quien se encamina a encabezar la lista de concejales por Morón, distrito que gobernó entre 2015 y 2019. “Pobre Ramiro, el no tiene la culpa, es un gran cuadro político y paga por estar en la lista de exigencias de María Eugenia”, sostiene uno de los jefes comunales de esa fuerza política. 

 

Hay sectores que sostienen la reelección de Carolina Piparo.


Hasta ahora el único que le está cumpliendo a la ex gobernadora es el intendente de La Plata, Julio Garro, quien sostiene la candidatura del vidalista Fabian Peredchonik para liderar la lista de diputados provinciales de la Octava Sección. Otros sectores sostienen la reelección de Carolina Piparo enfrentada con el jefe comunal de la capital provincial. Incluso, algunos de los integrantes de “La Territorial”, la corriente de los sin tierra, tampoco están logrando sus objetivos de entrar en las listas seccionales por su origen vidalista.

Por eso la actual candidata por la Ciudad de Buenos Aires decidió el jueves pasado hacer un Zoom con un grupo de diputados provinciales para explicarles que muchos no iban a poder reelegir. La comunicación virtual fue muy tensa, pese a que los legisladores estaban “muteados”, según voceros que estuvieron presentes. Los gestos de desaprobación y enojo con Vidal se percibía a través de sus gestos ya que no podían hacer uso de la palabra. La situación se puso tan inmanejable que solo le abrieron el micrófono a una legisladora que descargó su ira contra la ex gobernadora hasta que fue “muteada” y Vidal solo atinó a decirle “gracias” con cara de pocos amigos. Sus allegados hicieron todo lo posible para “blindarla” y evitar que trascendiera el episodio incómodo para quien supo ser la jefa de los que hoy la critican sin piedad. 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?