El desastre que viven algunas provincias y la decisión del Gobierno frente a la bajante

El desastre que viven algunas provincias y la decisión del Gobierno frente a la bajante

La bajante histórica del río genera pérdidas millonarias y pone en riesgo el suministro de agua potable. Se creó una partida de $1.000 millones para rescatar la situación.

MDZ Política

MDZ Política

El Río Paraná vive su peor bajante desde 1944, lo que provoca pérdidas al sector productivo de siete provincias e inconvenientes en las localidades de la cuenca.

Por este motivo, anoche, en una reunión encabezada por el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, se determinó que el Ministerio de Obras Públicas destinará una partida de $1.000 millones para asegurar el agua potable en la zona afectada.

Los fondos estarán destinados a las “tomas de agua sobre el río Paraná y arroyos interiores; la adquisición de bombas y dragados, adecuación de canales, cañerías de conducción y aducción e impulso, y pontones para tomas temporarias”, según informaron.

Además, se creó el Programa de Emergencia Hídrica, que verificará el abastecimiento de agua potable y la generación de energía eléctrica en los ríos Paraná, Iguazú y Paraguay.

En la reunión, además del jefe de Gabinete,  también participaron la ministro de Seguridad Sabina Frederic y Juan Cabandié, de Medio Ambiente, además de funcionarios de Obras Públicas y de Interior.

La falta de lluvias en las cuencas de los ríos Paraná e Iguazú, en Brasil, son las causas que llevan a los bajos niveles de agua. Además, las precipitaciones son menores a la media mensual desde 2019.

Esta situación ya genera problemas en Formosa, Chaco, Corrientes, Santa Fe, Entre Ríos, Buenos Aires y Misiones. Se estima que las pérdidas son millonarias y, según un informe de la Bolsa de Comercio de Rosario, el costo a fines de agosto será de US$315 millones para el complejo agroindustrial del Gran Rosario.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?